El FC Barcelona se impone 3-0 a un Atlético que quiso pero no pudo

Como previa a este partido los positivos aparecidos en el Barcelons B que obligaron a que Lluís Cortés tuviera que prescindir de algunas jugadoras de dicha plantilla que estaban en dinámica del primer equipo, especialmente Jana Fernández y destacando la ausencia de Gemma Font. La cancerbera canterana no podía ser convocada si bien su plaza, debido a que Sandra Paños estaba aislada también por un caso relacionado con el COVID, sería ocupada por una más que conocida suya, su hermana Meritxell Font.

Ya en el campo las rojiblancas salían al verde con una intención muy clara de presionar al cuadro azulgrana en bloques muy altos intentando juntar líneas para evitar el habitual juego de control y toque paciente de las azulgrana, intentando que el partido fuera más de idas y venidas y con constantes transiciones que no permitir el juego control azulgrana que hasta ahora había permitido al cuadro de Lluís Cortés acabar goleando en todos sus partidos.

El conjunto de Lluís Cortés se sintió incómodo desde el inicio en este nuevo escenario que le plantaba el conjunto colchonero, y de hecho en el primer cuarto de hora podía haber visto como por primera vez se le ponían por delante en el marcador. Primero en un robo en frontal ante una errática salida de balón que permitía la acción de ataque colchonera mal gestionado en su finalización por el ataque visitante. En otro robo precisamente en bloque muy alto permitiría la acción de disparo de Meseguer a la que respondía de forma excelente la cancerbera azulgrana que mandaba el esférico a córner. Más pletórica aún fue la acción siguiente de Cata. A la salida del saque de esquina el remate de Van Dongen acababa en el brazo de Marta Torrejón y la acción era señalada como penalti a favor del conjunto visitante. El lanzamiento desde los once metros sería efectuado por Duggan, pero ahí se haría grande Cata Coll que confirmaba su fama de portera con gran acierto para para lanzamientos de penaltis y arrebataba al conjunto colchonero la posibilidad de ponerse por delante.

Las pupilas de Lluís Cortés no renunciaban a su habitual juego e intentaban adueñarse del esférico situando a muchas jugadoras entre líneas para recibir e intentar superar esa presión y aprovecharse de ello, si bien cuando conseguían sus frutos no lograban encontrar la fluidez y claridad en ese último pase, en gran parte también por la agresividad defensiva de las colchoneras. Llegaban a las cercanías del área de Perrault-Magnin si bien sus acciones más peligrosas fueron un remate cruzado de cabeza de Jenni que no cogía fuerza ni dirección a portería, y una internada en el área de Aitana que buscando a Jenni con el pase atrás veía como Strom se interponía en su camino y malograba la ocasión local.

El conjunto colchonero lo estaba haciendo todo bien hasta que llegó un error defensivo garrafal en el minuto 31. En la salida desde línea defensiva primero un error de Van Dongen en el control del balón permitía que Aitana recuperase inicialmente el esférico, se resarcía la defensa holandesa pero entregaban nuevamente el esférico en esta ocasión a Hansen que encontraba perfectamente el hueco a espalda de una Van Dongen fuera de ubicación y Patri recibía para, tras superar la salida de la cancerbera colchonera con un gran regate disparar a portería en una acción en la que pareció que Tounkara podría haber hecho algo más para evitar el tanto. Por fin el equipo de Cortés rompía con la telaraña defensiva del conjunto colchonero.

Con un Barcelona ya más tranquilo sobre el verde llegaría una nueva pena máxima en esta ocasión a favor de las azulgrana por un claro penalti de Tounkara, y quien en esta ocasión no perdonaría sería Jenni quien colocaría el esférico lejos del alcance de la estirada de Perrault-Mignan que había adivinado la dirección del disparo pero no evitaba el segundo tanto azulgrana.

Sin hacer más méritos que su oponente y con los mismos disparos entre los tres palos el cuadro azulgrana conseguía poner tierra de por medio con las colchoneras. Evidenciaba todo ello la gran diferencia entre el conjunto de Lluis Cortés y el resto de equipos de esta liga española.

El cuadro visitante no bajaba los brazos y seguía con su guion de partido, aunque a diez minutos para el final tenían que bajar esa brutal intensidad defensiva para guardar fuerzas con las que competir en el segundo tiempo. Ello permitiría que el conjunto local pudiera tener más tiempo seguido el esférico bajo control, temperando un poco las pulsaciones para mantener a buen recaudo el excelente resultado que estaban obteniendo a costa de un excelente Atlético de Madrid. Antes del descanso bien podría haber llegado la sentencia definitiva en una media vuelta de Hansen en el interior del área al que nuevamente respondía Peyraud-Magnin.

Se antojaba un segundo tiempo incierto. Seguiría el conjunto colchonero con esa presión alta, aunque teniendo que ofrecer algo más a nivel ofensivo si quería competir los puntos en juego, o por el contrario el plan no variaría y lo importante era no salir heridas de muerte del feudo azulgrana. Por su parte, las locales podrían imponer un mayor control de los tiempos del partido con la tranquilidad de verse con dos goles por delante o por el contrario seguirían inmersas en ese juego de idas y venidas jugando en otro escenario de partido pero confiando ciegamente de nuevo en la calidad y efectividad de sus finalizaciones.

Pues pareció una mezcla de todo lo que se podía esperar. Un inicio de segunda parte con un Atlético de Madrid esperando más atrás y dejando el esférico en poder de las azulgrana, esa situación en la que habitualmente se sienten tan cómodas, si bien con rivales sin tanta entidad ni tan incómodos como las colchoneras que parecían no tener fuerzas para pisar campo rival tras correr detrás del balón. Los primeros ataques de las azulgrana parecían encaminar el partido a un ataque constante de estas, pero pasados veinte minutos de juego y sin que hubiera pasado demasiado sobre el campo en ninguna de las dos áreas, las colchoneras se estiraron y las transiciones de Deyna buscando a Ludmila parecía que podían crear algún peligro frente al marco de una Cata Coll que se mostraba muy segura en todas sus acciones no permitiendo pensar en un posible gol del conjunto visitante. Además, los remates de estas o bien llegaban sin fuerza suficiente para superar su posición, o eran tapados por las defensas azulgranas bien posicionadas.

El partido entró en los últimos veinte minutos con cambios en ambos once iniciales que convirtieron el encuentro en un combate de boxeo en el que el balón iba de un campo al otro sin control por parte de ninguno de los equipos que intentaban golpear más, mejor y más fuerte que el rival, pero en el que en este tramo de partido salieron a relucir los seguros que tienen bajo palos ambos equipos con una acata Coll que desbarataba aquellas acciones en las que la defensa no era suficiente, y una Perrault-Magín que desbarataba las acciones de ataque azulgrana especialmente acertada en un remete en boca de gol de Oshoala.

Camino del final del partido llegaría el tercer tanto azulgrana en una rápida acción de juego en la que Hansen encontraría el pasillo generado por Oshoala con su movimiento de arrastre para Martens, quien no perdonaría en el uno contra uno. Ahora sí tocaba guardar la ropa e incluso el conjunto colchonero sacaba a Deyna del terreno de juego en unos compases finales que sirvieron para ver un disparo desviado de Keira y las últimas acometidas de ambos equipos antes del silbato final, con una frivolity de Cata Coll regateando a Ludmila dentro del área.

Ya en tiempo añadido llegaba la noticia de la suspensión del partido entre Sevilla y Éibar que puede afectar nuevamente al conjunto azulgrana, por cuanto por protocolo no debería de poder jugarse el partido de este fin de semana en casa del conjunto armero. Veremos que decide la jueza de competición al respecto y como puede afectar al ya de por sí denso calendario blaugrana caso de confirmarse el tercer partido suspendido del conjunto de Lluís Cortés.

Ficha técnica

FC Barcelona: Cata Coll, Leila Ouahabi, Mapi León, Andrea Pereira, Marta Torrejon (Ana María Crnogorcevic 86’), Patri Guijarro (Keira Hamraoui 77’), Alèxia Putellas, Aitana Bonmatí (Lieke Martens 63’), Graham Hansen, Jenni Hermoso (Assisat Oshoala 63’) y Mariona Caldentey (Vicky Losada 86’).

Entrenador: Lluís Cortés.

Atlético de Madrid: Peyraud-Magnin, Strom, Van Dongen, Tounkara, Laia Aleixandri, Silvia Meseguer, Moore (Knaak 46’), Amanda Sampedro (Laurent 71’), Tony Duggan (Leicy Santos 46’), Ludmila y Deyna Castellanos (Elena 85’).

Entrenador: Dani González.

Estadio: Estadi Johan Cruyff.

Goles:1-0 Patri Guijarro 31’, Jenni Hermoso 34’ (p),

Amonestaciones: Tounkara 33’, Ludmila 77’.

Colegiada: Olatz Rivera Olmedo.

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: FC Barcelona

 

Artículos relacionados