El EDF Logroño tiene aún mucho que decir en esta Liga Iberdrola (2-0)

Llegaban al encuentro dos equipos con una dinámica muy negativa, por un lado el Logroño que llevaba seis jornadas sin conocer la victoria y por otro lado el Espanyol que encadenaba ocho jornadas consecutivas sin llevarse los tres puntos. Este encuentro se presentaba clave para ambos, o bien uno de ellos rompía esa racha o los dos la alargarían un poco más, pero el equipo riojano se llevó los tres puntos en un partido donde mereció la victoria con total justicia.

La primera parte arrancó con el Logroño buscando con descaro adelantarse en el marcador, el equipo local salió con las ideas muy claras de que este partido tenía que acabar con victoria para ellas y así lo mostró desde el pitido inicial. Las ocasiones claras en esta primera parte no fueron protagonistas aunque Jade y Banda fueron dos quebraderos de cabeza para la defensa perica, sobre todo la internacional zambiana que con su velocidad fue una bala difícil de parar por parte del equipo visitante. La mejor ocasión de la primera parte llegaría a tres minutos del descanso precisamente por medio de Banda, que con un fuerte disparo obligó a Mariajo a emplearse a fondo. El Espanyol se animaría en los últimos compases de la primera mitad y obligó a Andrea a hacer una buena intervención en los últimos instantes del primer tiempo. No se movería el marcador y llegamos al tiempo de descanso con empate a cero.

La segunda parte fue un calco de la primera y el Logroño siguió buscando ese tanto que rompiera el empate. El tanto no se haría mucho esperar ya que en el minuto 60 Dorine conectaría un gran cabezazo tras un saque de esquina que acababa en el fondo de las mallas y servía para adelantar a las riojanas de forma merecida. El Espanyol no supo reaccionar a este gol y no generó demasiado peligro en la meta defendida por Andrea, fue el equipo local el que siguió generando las mejores ocasiones durante esta segunda parte. Finalmente en el minuto 80 la internacional zambiana Banda puso el gol de la sentencia y de la tranquilidad en una buena jugada que acabó con un buen tiro desde dentro del área tras un recorte previo. No hubo tiempo para más y los tres puntos se quedaron en casa.

Esta victoria sirve al Logroñés para abandonar el farolillo rojo y salir de los puestos de descenso, el equipo riojano ya piensa en la siguiente jornada donde vuelven a jugar en Las Gaunas ante el Granadilla Tenerife. Por su parte el Espanyol suma la novena jornada sin ganar y se sitúa a dos puntos del descenso, por lo que la preocupación en el seno espanyolista empieza a ser bastante alarmante. La próxima jornada recibe en casa al actual colista, el Málaga, en un partido que se postula como vital para ambos clubes.

 

Autor: Juan Ángel Valero

Fotografía: RCD Espanyol

Artículos relacionados