¡BASTA YA!

En el día de ayer nos hacíamos eco de un comunicado emitido por la RFEF. En él, el organismo presidido por Luis Rubiales, declaraba “competiciones profesionalizadas las oficiales de ámbito estatal Primera y Segunda de fútbol femenino”. Igualmente recordaban desde la RFEF que, hasta ahora, el fútbol femenino estaba considerado como aficionado, motivo por el cual y a consecuencia de la pandemia del Covid-19, decidieron dar por finalizada la competición. También informa dicho comunicado que la Federación ha modificado sus estatutos para hacerlo posible y que el CSD ha aprobado ese cambio. Continúa el comunicado federativo informando que se crearán “Comités Profesionalizados” y que en los cuales “se integrarán todos los clubes que participan en las mismas y que tendrán autonomía para gestionar los distintos aspectos de estos deportes, dentro de los órganos de la Federación”.

Pero, ¿qué significa ser competición profesionalizada en base al comunicado de la RFEF? Sobre este punto han surgido ciertas controversias que desde Reinas del balón queremos intentar aclarar a nuestros lectores. “La calificación de competición profesionalizada supone que en las bases de la competición habrá una serie de requisitos sobre la profesionalidad de las y los futbolistas”, así como “de los técnicos” reza literalmente el comunicado de la Real Federación Española de Fútbol.

Naturalmente, una competición profesional o profesionalizada, como se quiera llamar, debe tener, efectivamente, unos requisitos para ser consideradas como tal. Dice el comunicado de la RFEF que “en estas normas se fijarán también las condiciones mínimas de carácter laboral que deberán reunir los participantes, como el presupuesto de los clubes, posible presupuesto mínimo para la plantilla con contrato de trabajo del primer equipo, número mínimo de licencias profesionales, salarios mínimos para competir, dedicación mínima de las y los jugadores profesionalizados, etc…

ciberprotector

Aquí entramos en un punto polémico y que ha suscitado las previsibles controversias, ya que los clubes deberán, si quieren participar en una competición profesional, acatar esas normas, como tuvieron que hacer, a regañadientes, cuando la Federación decidió cambiar el modelo de competición.

A última hora de ayer, la ACFF (organismo formado por todos los clubes a excepción del FC Barcelona, Athletic de Bilbao y el futuro Real Madrid) emitió su propio comunicado al respecto para dar su opinión sobre el asunto. En él dicen lamentar “que se juegue con la profesionalización del fútbol femenino” y niega tal profesionalización ya que “La Ley del Deporte no reconoce la figura de competiciones profesionalizadas” y que es una simple denominación sin ningún efecto legal.

Finaliza el comunicado de los clubes manifestando que “la ACFF sigue insistiendo en la necesidad de calificar como competición profesional a la Primera División de Fútbol Femenino, tal y como fue solicitado al Consejo Superior de Deportes el pasado 21 de mayo”.

Era una respuesta previsible porque llevamos años viviendo situaciones así, para desgracia del fútbol femenino. Todos los actores futbolísticos y los que no lo son coinciden en la necesidad de profesionalizar el fútbol femenino. Así lo hemos visto o, para mejor decir, así han constatado ante la opinión publica durante las larguísimas, vergonzosas y finalmente tan infructuosas como humillantes para PROFESIONALES del balompié femenino para firmar el primer Convenio Colectivo del fútbol femenino de la historia.

Sea como fuere, la RFEF, máximo órgano futbolístico español ha sentado las bases para profesionalizar esta categoría futbolística. Creo que eso pocos lo dudamos. Es la RFEF la que tiene que dar el primer paso para que así sea y una vez dado el CSD aprobarlo y, quieran o no, acatar los clubes las directrices que establece dicha profesionalización.

El fútbol femenino merece un mejor trato y las futbolistas respeto. El fútbol femenino no necesita de personas que firman un Convenio Colectivo, nada menos que en el Congreso de los Diputados, con discurso incluido de la Sra. Presidenta de la Cámara, en un lamentable ejercicio de postureo, para luego no hacer efectivo dicho Convenio al no publicarlo en el BOE y expirar este 30 de junio. Las futbolistas, como bien saben ustedes, se declararon en huelga ante el ejercicio burlesco al que les estaban sometiendo demasiadas personas e incluso un Grupo Televisivo. El fútbol femenino no merece tantos falsos adalides por la igualdad de género que, sin embargo, cuando hay una iniciativa ajena para revertir la situación ponen el grito en el cielo debido a guerras televisivas y demás intereses económicos y personales. El fútbol femenino debe ser tratado igual que el masculino y las jugadoras con los mismos derechos y deberes que los hombres. Desde Reinas del balón seguiremos trabajando denodadamente para que esto se convierta en realidad.

 

Autor: Luis Fernando Ramos

Fotomontaje: Liliana Viáfara

Artículos relacionados