Volvió el vendaval rojiblanco

Es una pena, más triste que un dueto de José Luís Perales y Alex Ubago. ¿Cómo puede ser que un club como el Atlético de Madrid no tenga la consideración de acreditarnos? Tan solo vamos a informar sobre el equipo, promocionar al conjunto, a las jugadoras, a las secciones inferiores. Ni siquiera ganamos un céntimo de euro con el trabajo. Es puro altruismo y amor por este deporte. ¿Qué piensan los encargados? Además algunos de los que cubren la información del club son socios, es decir tienen el acceso gratuito presentando su carné. No lo entiendo, por más vueltas que le doy no lo entiendo. Espero que recapaciten y pongan solución a esta sinrazón.

Partido grande en el Centro Deportivo Wanda de Alcalá de Henares ya que no solo se jugaban los tres puntos de rigor, la segunda plaza estaba en liza. El Levante, un auténtico equipazo, de haber conseguido el triunfo se hubiera aupado a ese puesto de privilegio. Soñar con dar caza al Barcelona más que una película de aventuras parece una de ciencia ficción.

El Atlético de Madrid volvía a la liga convaleciente del golpe recibido en Sevilla, donde fue apeado de la Copa de la Reina por el Betis, en los penales, eso sí, pero fuera de la competición al fin y a la postre.  Cierto temorcillo recorría las pobladas gradas del estadio. Los corazones colchoneros acostumbrados a vivir expandidos las últimas temporadas, transitan por esta con cierta constricción.

Una vez la pelota comenzó a rodar por el tapete la lucha en el centro del campo fue encarnizada, como debe ser entre dos equipos que querían el premio máximo. Con el transcurrir del tiempo y el devenir del juego, fueron las colchoneras las que acabaron por imponerse. A base de buen juego, verticalidad, combinaciones mágicas, movimientos continuos desarbolaron en primer lugar el medio del terreno y tras ello pusieron en peligro la integridad de la portería visitante. Como decía el titular de la crónica, volvió el vendaval rojiblanco. El Levante resistió hasta el minuto 21, donde un tiro desde dentro del área de Meseguer, me niego a llamarla Mesi, al menos hasta que al astro argentino lo llamen Silvia, se convirtió en el primer gol del partido. Ludmila fue la asistente de este tanto y casi a renglón seguido del segundo obra de Duggan. Para redondear la gran mañana de la estrella brasileña, ella misma consiguió el tercero en un pecado mortal de exceso de confianza de la defensa levantina.

Las locales persistieron en su dinámica de juego y tan solo casi al final cuando bajaron un poco ritmo, el Levante pudo igualar las fuerzas. Fruto de este equilibrio nació el gol que recortaba distancias en un momento psicológico, faltando escasos segundos para la conclusión del primer periodo. Tras tanto sufrimiento las visitantes marchaban al vestuario con un sabor de boca menos amargo insuflando optimismo cara a la segunda mitad. El Atleti no profesaba el mismo credo, y lo dejó muy claro desde el comienzo, ya que dos minutos después y tras una serie de combinaciones ponían el cuarto gol en el luminoso. La ventaja volvía a parecer un abismo insalvable. No cayeron las colchoneras en una relajación que pudiera poner en aprietos la victoria. No cesaron en la idea de seguir mancillando la red de Paraluta. Las levantinas adolecieron de más fuelle para acercarse a los dominios de Gallardo.Las locales persistieron en su dinámica de juego y tan solo casi al final cuando bajaron un poco ritmo, el Levante pudo igualar las fuerzas. Fruto de este equilibrio nació el gol que recortaba distancias en un momento psicológico, faltando escasos segundos para la conclusión del primer periodo. Tras tanto sufrimiento las visitantes marchaban al vestuario con un sabor de boca menos amargo insuflando optimismo cara a la segunda mitad.

El Atleti no profesaba el mismo credo, y lo dejó muy claro desde el comienzo, ya que dos minutos después y tras una serie de combinaciones ponían el cuarto gol en el luminoso. La ventaja volvía a parecer un abismo insalvable. No cayeron las colchoneras en una relajación que pudiera poner en aprietos la victoria. No cesaron en la idea de seguir mancillando la red de Paraluta. Las levantinas adolecieron de más fuelle para acercarse a los dominios de Gallardo.

Llegamos al termino del encuentro con el mencionado cuatro a uno, con una lectura muy positiva por parte rojiblanca, y con un Levante que a pesar de la distancia no debería perder la fe de intentar lograr la plaza que las califique para la próxima edición de la Champions. Tarea difícil si el Atleti sigue mostrando las virtudes que hoy desplegó en el verde de Alcalá.

 

FICHA TÉCNICA

ATLÉTICO DE MADRID – Gallardo, Kenti, Laia, Tounkara, Menayo, Meseguer, Santos (Torrecilla 58´), Sampedro (Sosa 71´), Duggan, Charlyn (Olga García 80´) y Ludmila (Olga Ovdiychuck 60´).

ENTRENADOR – Dani González

LEVANTE – Paraluta, Gemma, Ona, Maitane (Andonova 75), Ivana, Jucinara,  Alharilla (Navarro 65´), Zornoza, Gálvez (Corredera 75´), Redondo y Esther.

ENTRENADORA – Maria Pry

GOLES – 1-0 Meseguer 21´. 2-0 Duggan 23´. 3-0 Ludmila 30´. 3-1 Laia (pp) 44´. 4-1 Charlyn 47´.

COLEGIADA – Xiomara Díaz

AMONESTACIONES – Tarjetas amarillas para la local Gallardo 72´, y la visitante Gálvez 65´.

 

Autor: Emilio Mahugo

Fotografía: Marccos Marín

 

Artículos relacionados