En deuda

La apertura del nuevo Reale Arena para el fútbol femenino se saldó con la victoria de un Athletic superior en el gran derbi vasco. Así, el equipo de Villacampa vuelve a puntuar pasándole sus dudas a la Real, que firmó su primera derrota ante un gran público en una cita llamada a ser especial.

Una de las novedades de la jornada era la vuelta de Sun a la convocatoria por primera vez esta temporada, pero la internacional de Hondarribia poco pudo hacer para dejar imbatida otro partido más la portería txuriurdin. Nada más empezar, cuando la mayoría de los asistentes ni se había percatado del pitido inicial, el Athletic ya se había convencido de herir al equipo local. Azkona, que puso en aprietos a Iraia en varias ocasiones, echaba en una profunda carrera la frágil banda izquierda de la Real para servir a Nekane, que remató a placer rondando el punto de penalti poniendo la ventaja sobre el marcador.

Así empezaría ya un partido en el que un Athletic mucho más enchufado y metido desde el inicio trajo de vuelta aquellos fantasmas de la Real en los derbis, que en juego y plantamiento, fue inferior. A pesar de que intentó dominar, no consiguió conectar en línea de tres cuartos con un centro bloqueado a merced de una Itxaso desbordada y fueron las visitantes las que pusieron el peligro encima del campo consiguiendo finalizar las jugadas. Las mejores ocasiones llegaron de Eunate y Oroz que probaron el estado de vuelta de Sun. Para las locales apenas un cabezazo de Nerea y un disparo de Kiana que se fue por lo alto resumieron el ataque del combinado blanquiazul.

Después del descanso el guion del encuentro apenas cambió, las constantes pérdidas de las gipuzkoanas favorecieron las incisivas contras de un Athletic que se encontraba bien ordenado atrás esperando. De hecho, quiso repetir lo acontecido tras el pitido inicial pero el larguero mantuvo la diferencia intacta al menos por el momento. Si por algo se caracterizó la segunda parte, ya bien entrada, fue por la escasa continuidad de juego. La Real, que lo intentó con un planteamiento diferente, dispuso de gran cantidad de córners a favor que no pudo convertir, ya que se vio superada tanto física como tácticamente con la buena lectura que hicieron las rojiblancas de los goles encajados a balón parado en los derbis. El Athletic, por su parte, interrumpió continuamente el juego con los calambres que sufrieron varias de sus jugadoras, abandonando el campo por las bandas acompañadas del cuerpo médico en los cambios.

La Real pudo tocar red en un remate de Baños que fue anulado por superar la línea de fondo en posesión de Kiana. Pese a los intentos de desborde y profundidad de Marta Cardona, que volvió a ser la mejor, el intento de la de Zaragoza de tirar del carro de la remontada se empezaba a asentar imposible, al menos esta vez. Fue la exrealista Cirauqui quien puso la guinda marcando sobre el 90 después de hacerse con un rechace y precisamente con una jugada muy similar a la del gol anulado anteriormente por parte del Athletic.

Ya en el descuento, la Real con el calor de la afición que no les dejó solas en ningún momento del partido, intentó achuchar los últimos 5 minutos que culminaron sin celebración. El ¨Nuevo Anoeta¨ que superó su asistencia con 28.367 aficionados, vio como el Athletic se reafirmaba con una de sus mejores versiones, sobre todo después del mal inicio y precisamente con una causa prácticamente a la carta, abandonando así los puestos de descenso a pesar de las lesiones y falta de gol.

 

FICHA TÉCNICA:

Real Sociedad: Quiñones; Lucía, Mendoza, Torre, Iraia (Claudia Blanco, min. 78); Cardona, Palacios; Cardona, Eizagirre (Mirari, min. 75), Latorre (Baños, min. 46), Bautista (Manu Lareo, min. 64).

Athletic: Ainhoa; Moraza, Gimbert, Garazi, Eunate; Damaris (Leia, min. 20); Azkona, Oroz (Marta, min. 76), Unzué, Nekane (Valdezate, min. 65); Ibáñez.

Goles: 0-1: Nekane (min. 1). 0-2: María Díaz (min. 89)

Árbitra: Acebedo Dudley. Mostró amarillas a Mendoza e Iraia.

Incidencias: 28.367 espectadores. Récord de asistencia en un partido del equipo femenino.

 

Autora: Noelia García

Fotografía: Fátima Ortiz

 

Artículos relacionados