Victoria por la mínima para Osasuna

Enfrentamiento directo el que tenía lugar en Lleida una ventosa mañana de domingo en la que el viento sería protagonista a lo largo de todo el encuentro. En el primer tiempo jugaría en contra del AEM, circunstancia que intentaría ser aprovechada por el Osasuna para con una presión después del primer pase de salida de las locales intentar maniatar el juego de las locales impidiendo que desplazaran en largo puesto que cualquier intento de ello acababa con el esférico perdido por el lateral del campo. Por su parte el conjunto de Roger Lamesa intentaba poner el esférico sobre el verde evitando ese juego en largo aunque las dimensiones del campo en esta ocasión no suponían un punto a favor de sus pupilas puesto que el Osasuna estaba muy bien plantado sobre el campo con un 1-4-4-2 con una presión muy efectiva, al menos durante la primera media hora de juego. Y es que en ese momento la entrenadora visitante ordenó un cambio táctico no de sistema pero sí de la disposición del mismo con un rombo en el centro del campo que en permitió hasta cierto punto que con las bandas más liberadas el AEM encontrara esas triangulaciones con la que poder cruzar el campo en mejores condiciones y opciones cara al gol.

De hecho las mejores ocasiones del primer tiempo las tuvieron las locales, si bien en ambos disparos se encontraron con la excelente colocación e intervención de la cancerbera visitante. Primero tuvo que atajar abajo un disparo de Vane tras un par de regates de ésta en la frontal si bien su disparo final salió demasiado mordido. En la segunda clara ocasión sería 21 quien tras un recorte después de varias acciones sin concertarse en disparo se generaría el espacio suficiente para disparar en una situación clara para anotar, pero en esta ocasión la cancerbera volaría arriba para atajar el esférico.

En él área del AEM muchos toques de balón, muchos esféricos en los guantes de Mireya pero por centro mal aprovechados o balones con excesiva fuerza por la ayuda del viento. Eso si fue un área donde se produjeron algunas acciones polémicas reclamadas por las rojillas. Un par de empujones, especialmente el primero al inicio del encuentro que pareció muy claro, y un par de manos, una de ellas muy clara aunque la colegiada o no la vio o no la interpretó como que fuera una acción como para señalar la pena máxima.

Sobre el rectángulo de juego dos equipos con una de las plazas para la disputa de la segunda fase que da lugar a luchar por los puestos de ascenso a la Primera Iberdrola, separados por un solo punto en la clasificación con el conjunto local por encima con lo que el empate podía valerle para mantener la distancia, aunque con el Zaragoza al acecho de ambos conjuntos, por lo que se esperaba un segundo tiempo en el que ambos conjuntos fueran a por la victoria.

No cambiaron mucho las cosas en el segundo acto, aparte del echo que ahora el viento pareciera que podía favorecer más los intereses del AEM que lo tenía a su favor y quizá podía sacar partido en alguna acción. Pero quien mejor se adaptó a tener ese elemento meteorológico presente y activo durante todo el partido fue el conjunto rojillo, que quizás por esa necesidad de conseguir sumar de tres para sobrepasar a sus rivales de hoy en la tabla, más atendiendo a que tienen un calendario final quizás más complicado, permitido a las jugadoras pamplonicas llevarse el gato al agua merced al solitario gol logrado en el minuto 66 de partido. Sara Carrillo que se había peleado por cada balón durante el primer tiempo en un gran despliegue físico, encontraría un esférico que serviría perfectamente al espacio para su compañera en la punta de ataque Patricia, que superaría por velocidad a las centrales locales y colocaría la punta de la bota en el momento justo para superar la salida a achicar espacios de Mireya que no podía rechazar el esférico que acabaría recogiendo del interior de su portería.

El conjunto visitante supo jugar contra viento en la mayoría de las ocasiones y con una disposición de sus jugadoras que saltaban a presiones para impedir los desplazamientos desde la zona defensiva del equipo local a espaldas de las centrales rojillas que protegían las salidas de su cancerbera, muy acertada a lo largo de todo el encuentro. El AEM lo intentaba e introdujo cambios sacando todo lo que tenía en el banquillo en la búsqueda del empate, pero si bien es cierto que en el primer tiempo había dispuesto de un par de ocasiones con disparos entre los tres palos, en el segundo tiempo excepto un par de disparos de Andrea que no habían encontrado puerta, la precipitación había sido la tónica dominante en sus acciones de ataque. De hecho Maitane solo había tenido que estar atento a esos balones excesivamente directos y centrados y a atajar en dos tiempos el tiro de falta de Vane.

Así pues el Osasuna con esta victoria, la segunda en una semana en tierras catalanas, alcanza puestos de superar el corte y poder luchar por el ascenso, dejando a su rival de hoy por detrás que tendrá que remar a contracorriente para poder volver a alcanzar la privilegiada posición que ocupaba antes de iniciarse esta jornada.

Ficha técnica 

AEM: Mireya Giménez, Higuaín Haza, Janira Rodríguez, Iris Aixala, Ainhoa López (Inés Faddi 79’), Julia Miró (Cristina Beltrán 58’), Patricia Teixido (Nadia Dopico 58’), Vane Núñez, Barbara Pérez, Natalia Fernandez (Andrea Gómez 67’) y Calia María Ruano (Alèxia Melanie Blanco 58’).

CD Fundación Osasuna: Maitane Zalba, Garazi Facila, Josune Urdaniz, Marina Martin, Aitana Zumarraga, Patricia Zugasti (Serena Dolan 69’), Leyre Fernández, Vanesa Rodríguez, Iara Lacosta (María González 46’), Sara Carrillo (María Blanco 69’) y Paloma Fernandez (Celia Ochoa 84’).

Estadio: Recasens.

Goles: 0-1 Patricia Zugasti 66’.

Amonestaciones: Cristina Beltrán 85’.

Colegiada: Andrea Tena Colome (colegio catalán).

Asistentes: Florencia Andrea Muñoz Di Giovambattista y Meritxell Guardia Ferrer (colegio catalán).

 

Autor y fotografía: Enric Solé

 

Artículos relacionados