Camino de hacer historia en Budapest

Ya ni se sabe dónde puede estar el techo para este Lyon que, a pesar de las dificultades que ha tenido que vivir ante un correoso Chelsea en este enfrentamiento de semifinales, se planta en la que será su sexta final de Champions, de la que ha salido airoso en las cinco disputadas, tres de ellas de forma consecutiva.

Llegaban las francesas al Cherry Red Récords Stadium, que presentaba el récord de asistencia con algo más de 4700 espectadores, con la ventaja del triunfo por la mínima conseguida en Lyon la semana anterior y con las ideas claras de que el partido no sería fácil toda vez que las inglesas les habían hecho frente e incluso en algunas fases del encuentro en tierras francesas habían sido superiores al cuadro galo.

Fruto de ese plus de intensidad, que sabían que necesitarían para superar el último escollo antes de conseguir estar en la final de Budapest, fue el primer tanto conseguido por Le Sommer en el minuto 17. Una delantera francesa que persigue ser la máxima goleadora de esta Champions al mismo tiempo que quiere superar el registro anotador en el Lyon que tiene Camille Abily con 42 tantos.

Las inglesas, a pesar de tener el marcador en contra, actuaron como en el partido de ida en el que ya habían ido a remolque en el tanteador, y no bajaron los brazos en ningún momento del encuentro. Se sobrepusieron al mazazo del nuevo tanto del Olympique y fueron con ahincó a por el empate que lograron pasada la media hora de juego a través de Ji, quien ya en el partido de ida había sido la jugadora más regular de la escuadra inglesa.

Con el empate en el electrónico al descanso, el segundo tiempo se presentaba apasionante, con el cuadro inglés a sólo un tanto de conseguir igualar la eliminatoria y llevarla a la prórroga. Las pupilas de Reynald Pedros tenían una tarea difícil que afrontar si querían llegar a una nueva final y quizás dejaron que el partido entrase en un ida y vuelta continuo que podía complicarles la existencia o bien darles la sentencia definitiva con un nuevo gol. No obstante, ni lo uno ni lo otro más allá de la solidez defensiva de las visitantes, quienes consiguieron maniatar a las atacantes de un correoso Chelsea que vendió cara su eliminación y que, en ocasiones, estuvo a punto de dar la sorpresa. Pero, finalmente, la falta de acierto en los metros finales las condenó por segundo año consecutivo a quedarse a las puertas de la final de la máxima competición continental.

 

Alineaciones

Chelsea: Revertir, Mjelde, Bright, Eriksson, Andersson (Blundell 58’), Ingle (Spence 77’), Ji So-Yeon, Cuthbert, Carney, Kirby y Bachmann (England 62’).

Olympique Lyon: Bouhaddi, Bronze, Renard, M’Bock, Bacha (Fishlock 46’), Majri, Henry (Kumagai 84’), Marozsan, Cascarino (Van de Sanden 69’), Le Sommer y Hegerberg.

Tarjetas: Bachmann 35’, Bouhaddi 35’, Renard 72’, Henry 28’, Cascarino 32’ y Fishlock 64’.

Goles: 0-1 Le Sommer 17’, 1-1 Ji So-Yeon 34’.

Colegiada: S. Persson.

Asistencia: 4.760 espectadores.

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía:

Olympique de Lyon

Artículos relacionados