Real y Rayo empatan en Zubieta

La Real Sociedad y el Rayo Vallecano se repartieron los puntos en su duelo de la jornada 12 de Primera Iberdrola, al acabar 1-1 en un disputado encuentro en Zubieta en el que, sin embargo, el dominio fue txuri-urdin. Ambos equipos permanecen en la zona media de la tabla: el Rayo es sexto con 15 puntos y la Real octava, con 13 unidades.

En los minutos iniciales del partido fue el equipo txuri-urdin el que dominó el tempo, con acercamientos a la portería de Patricia Larqué que no pudieron materializarse. Fue en el minuto 24 cuando la Real gozó de una oportunidad más clara aún, con un disparo lejano de Palacios que desvió de forma espectacular Larqué para enviar el balón a saque de esquina. Y precisamente a la salida de ese córner volvieron a tenerla las de Gonzalo Arconada, con un remate de Latorre que se marchó desviado.

Siguió apretando el conjunto guipuzcoano, volvió a intentarlo Latorre en una jugada de elaboración junto a Nahikari, pero nuevamente Patri Larqué mostró su calidad para evitar a bocajarro el gol vasco. Y cuando mejor estaba la Real, varapalo para ellas. Oriana Altuve aprovechó desde 25 metros un balón dividido, fruto de una defectuosa salida de Sun Quiñones, para perforar la portería y colocar el 0-1 en el marcador, resultado con el que se llegó al descanso.

En el inicio del segundo período, mismo esquema: la Real dominaba y buscaba por todos los medios el empate, pero no cesaba de encontrarse enfrente con un correoso Rayo. Eva Alonso salvó un gol de Nahikari sobre la línea de cal, Palacios tuvo otra jugada que se estrelló en el larguero… y Leire Baños acabó encontrando la recompensa con el tanto que colocaba el 1-1 en el marcador.

Nahikari, la recién entrada Nerea Eizagirre, Latorre… Toda la Real se volcaba en el ataque y no lograba ponerse por delante, pese a seguir dominando en el juego. Ya en el tiempo añadido tuvo otra Nerea Eizagirre, que envió por encima del larguero en una última jugada que habría podido suponer la victoria donostiarra ante una afición de Zubieta que, sin duda, quedó con ganas de más.

 

Autor: Marcos Marín

Fotografía: Fátima Ortiz

Artículos relacionados