La capitana de las Matildas a Londres

Hace un mes la agencia que representa a Sam Kerr, A&V Sports, retuiteó una publicación del Herald Sun Sport que decía que Kerr se dirigía a Inglaterra, y que su destino más probable era el Chelsea FC. El mundo del fútbol femenino se abrió en una discusión sobre todas las posibilidades que tenía la australiana en ligas europeas. Sin embargo, hoy Samantha –capitana de las Matildas- es oficialmente Blue.

Sam y el Chelsea comparten el patrocinio de un grande de la industria deportiva: NIKE. Ella tiene un contrato que inició este año como líder de la marca en su país natal y Chelsea fue pagado para que todos sus uniformes fueran hechos por la marca. Un grande que pudo ayudar a que este acuerdo se hiciera posible. Gracias a la informalidad que rodea el mercado del fútbol femenino es difícil encontrar los detalles del contrato, los agentes involucrados y finalmente como quedaron sus derechos como jugadora. Ya en el pasado Crystal Dunn fue 18 meses al Chelsea y mientras tanto, en USA, se negociaba su paso del Spirit al North Carolina Courage.

Kerr es una jugadora que simplemente no podemos ignorar en el futbol femenino. Es máquina de hacer goles. Su récord de clubes y de selección son absolutamente ridículos: 89 goles y 23 asistencias en 130 apariciones: anotó a un ritmo de un gol cada 84 minutos. Este año fue la máxima anotadora de la NWSL con 18 goles, ninguno de los cuales fue de penalti, y se perdió un mes entero de partidos en la Copa Mundial Femenina (donde marcó cinco goles en cuatro partidos). Esos 18 goles fueron una marca que la Samantha del 2019 le rompió a la Samantha del 2017. En la liga de las campeonas del mundo y, considerada la más competitiva, es ella quien es la máxima goleadora histórica y la jugadora más importante de 2017 y 2019. 

Sam, de 26 años, llega a Inglaterra después de 6 años en USA, 3 equipos, 69 goles y 1 titulo con el Western New York Flash (ahora North Carolina Courage). Pero, en Chelsea, Kerr se une a la línea delantera que más goles a marcado en la presente temporada. Una línea ya formidable que incluye a la escocesa Erin Cuthbert, las inglesas Beth England y Fran Kirby, la atacante suiza Ramona Bachmann y la única contratación que hizo el Chelsea en verano: la goleadora Noruega Guro Reiten. Chelsea es uno de los clubes fundadores de la liga femenina. Siempre ha sido protagonista. Hace unos años, era la fuerza dominante indiscutible en el fútbol femenino inglés, ganando un triplete en la temporada 2017/18, y doblete en 2014/15. Desde entonces, el Arsenal y el Manchester City se tomaron muy enserio sus equipos femeninos y le quitaron protagonismo a las Azules. El equipo de Londres hoy marcha primero en la tabla de clasificación y la australiana es claramente un refuerzo para mantener este lugar para viajar el próximo año a la Champions League con una posición más dominante y que les permita finalmente vencer a los 2 grandes (Lyon y Wolfsburgo) que ya las detuvieron en semifinales en el pasado.  «Quiero el éxito del equipo y no quiero que sea fácil. Siento que Chelsea ha estado construyendo algo especial a lo largo de los años y quiero ser parte de eso, quiero levantar algunos trofeos” dijo Kerr. Jonna Andersson, que anteriormente tenía el número 20, ahora usará la camiseta número 25.

A la Barclays FA Women’s Super League se suma este refuerzo de ensueño, las nuevas negociaciones para transmisión por televisión, el lanzamiento de la APP gratuita; los nombres de otras jugadoras top, la histórica sintonía del mundial de futbol femenino en Inglaterra y el récord de asistencia conseguido este fin de semana en Wembley. Un impulso para el fútbol femenino en este país que seguramente se verá recompensado con un crecimiento significativo de las multitudes en los estadios cada fin de semana. Definitivamente los ingleses nos siguen enseñando, desde sus inicios, cómo funciona el negocio del fútbol. 

 

Autora: Liliana Viáfara

Fotografía: Nike

Foto de interior: Chelsea FC

Artículos relacionados