«I have a dream»… y el sueño se hizo realidad

I have a dream Fútbol Arabia Saudí

Hace 58 años, el reverendo y activista Martin Luther King pronunció un célebre discurso. Este comenzaba con la famosa frase “I have a dream” (tengo un sueño), en relación a la necesaria igualdad entre todas las personas. Hoy podemos decir que, en materia de fútbol, comienza a hacerse realidad ese sueño en un lejano país de Extremo Oriente. Arabia Saudí.

El régimen saudí, históricamente, tiene muy limitados los derechos a las mujeres. Son tuteladas por los hombres. Además, deben vestir una túnica llamada abaya o, en su defecto, un pañuelo en la cabeza llamado Niqab.

Este país aplica una visión sumamente estricta de la ley islámica o sharía y hasta hace tres años la mujer no podía conducir un coche. En realidad, no la dejan transitar por el sendero de la vida. Siempre sometidas a la arbitraria voluntad de su guardián masculino, que le anula la voluntad.

Pero poco a poco se van abriendo puertas, despejando caminos. Estos todavía tienen muchas trabas, muchos qué dirán. Aún es demasiado conservador con las tradiciones que milenariamente han favorecido a los hombres, pero en algunas zonas comienza a modernizarse relativamente.

Como hemos mencionado unas líneas más arriba la forma de gobierno es la sharía, la ley islámica más estricta. A este movimiento político y religioso se le denomina wahabismo.

Arabia Saudí está regida por una monarquía absolutista. Es uno de los países con mayor desigualdad del mundo, aunque se quiere incorporar poco a poco a la mujer al mercado laboral para no depender solo del petróleo. Cuando lo hagan se darán cuenta del tiempo que han perdido hasta que se decidieron a hacerlo.

Y es que las tradiciones, por muy integristas que sean, están para romperlas a propia conveniencia. Ha habido muchos casos en el mundo de ello y los que habrá. Las autoridades de ese país están utilizando el deporte como vehículo integrador (que no integrista) de la mujer en la sociedad. Aunque más bien habría que decir para que la sociedad acoja a la mujer como otro ser humano.

El fútbol es uno de esos ejemplos. El 12 de enero de 2018 se permitió por primera vez el acceso de la mujer a las gradas de los estadios. Eso sí, escrupulosamente separadas del resto de personas.

Dos años después, el régimen saudí trató con la RFEF para que se disputase en ese país la Supercopa masculina. El estamento presidido por Luis Rubiales puso una condición. La celebración de la primera liga de fútbol femenino. Por supuesto accedieron a cumplir ese requerimiento y empezaron los preparativos para la disputa de esa competición.

A mediados del mes de septiembre, Arabia Saudí inauguró centros de entrenamiento para niñas y jóvenes saudíes. El propósito primero de los mismos era fomentar el deporte entre las mujeres. El objetivo último era mucho más ambicioso, impulsar la primera liga oficial y la primera selección de fútbol femenino de Arabia Saudí.

Así, la semana pasada anunció la Federación de Fútbol de Arabia Saudí la creación de la primera liga profesional femenina. Comenzará el día 22 de este mes de noviembre. Todo un hito histórico, que teniendo en cuenta en qué zona geográfica se produce, es comparable a la llegada del hombre a la luna. No deja de ser curioso que un país tan ultraconservador y opresivo en los derechos de la mujer, como Arabia Saudí, tenga una liga profesional antes que España.

En esta liga participarán 16 equipos pertenecientes a 3 regiones de Arabia Saudí. La Federación de ese país dijo en un comunicado que la competición nacional se celebrará en dos fases.

En esta primera edición, los partidos se disputarán en tres ciudades, las más abiertas. Estas son la capital, Riad; la localidad de Yeda, a orillas del mar Rojo; y la ciudad portuaria de Dammam, sita en el este de Arabia Saudí. Riad y Yeda contarán con seis de los dieciséis equipos participantes cada una, mientras que de Dammam jugarán cuatro.

Los tres primeros equipos de la tabla en Riad y Yeda y los primeros dos de Dammam se clasificarán para la ronda final del campeonato. Esta se celebrará en el estadio Rey Abdalá, en Yeda, a principios de 2022.

En declaraciones recogidas en un comunicado oficial al respecto, el presidente del consejo de dirección de la Federación, Hasan al Moshel, se mostró satisfecho. Manifestó que el lanzamiento de la primera liga era uno de los objetivos de ese organismo, desde 2017, cuando la Federación Saudí creó un equipo especial para el fútbol femenino. Hasta ese mismo año, ni siquiera se permitía enseñar Educación Física a las niñas saudíes en los colegios públicos.

Es un proyecto tan nuevo como ilusionante. De hecho, una directiva de la Federación, Lamia bin Bahyian, calificó de «indescriptible» el anuncio. «El sueño de la liga saudí para mujeres se hace realidad«, sentenció.

Desde Reinas del balón solo podemos expresar alegría ante esta noticia. Siempre lo es que los gobiernos apuesten por el fútbol femenino, por la igualdad, en resumidas cuentas. Es algo excepcional al tratarse de un país como Arabia Saudí, donde la mujer aún es tratada como una mascota.

Poco a poco, las sociedades más retrasadas en esta materia se van concienciando de la importancia de la mujer. Un país que limita los derechos y libertades a las mujeres vale la mitad. Aquellos gobernantes que establecen leyes así deberían recordar que nacieron del vientre de una mujer. Ellas son las que crían en sus entrañas a los hombres. Aunque solo sea por eso merecen respeto y viendo jugar al fútbol a algunas casi veneración.

Sí, sabias palabras del malogrado Martin Luther King. I have a dream. Hagamos realidad ese sueño.

Autor: Luis Fernando Ramos

Fotografía: RFEF 

Artículos relacionados