Esto es Europa

Esto es Europa

Pues sí, esto es Europa y para nada se parece a lo que las pupilas de Lluís Cortés se han ido encontrando hasta ahora en el campeonato casero, donde arrasan con su juego allí por donde pasan, donde en la mayoría de partidos no son exigidas y superan a sus rivales con una insultante superioridad.

Pero esto es Europa, esto es la Champions y esto eran los cuartos de final de la máxima competición continental. Y enfrente el conjunto inglés, el City, uno de los equipos que parece que más apuesta en los últimos dos años por el futbol y por un futbol de quilates.

Lo cierto es que en el partido de vuelta en el Academy Stadium vencieron con merecimiento las citizen, y en el global de la eliminatoria venció el Barcelona, también con todo merecimiento, porque en el global de ambos encuentros se debe de reconocer que las pupilas de Lluís Cortés han sido superiores, especialmente en el partido de ida en tierras italianas, donde especialmente en el primer tiempo desplegaron un juego sublime que superó a las inglesas en todos los aspectos del juego, y ello a pesar que tuvieron sus opciones.

Triunfo justo

Un guion, pero a la inversa, a lo visto en el Academy Stadium. Se sabía, porque tanto Gareth Taylor como las jugadoras de su equipo así lo habían manifestado de forma pública, que no saltarían al verde como equipo derrotado, sino que explotarían al máximo sus cualidades, que no son pocas, para intentar superar un marcador tan adverso como en cierta forma injusto del partido de ida. Y es que como el propio técnico catalán había reconocido en la previa, el conjunto de Taylor había también gozado de sus opciones en el partido de ida y bien podría haber conseguido algún gol que le hubiera podido dar aún más opciones para la vuelta, donde sabían que un gol de las azulgrana echaría tierra de por medio, con el objetivo demasiado utópico como para plantearse poder marcarle más de tres goles a las blaugrana.

El Manchester sató con su mejor 11

Saltó Taylor con un once de gala, confiando nuevamente en Morgan en el lateral para intentar frenar a Graham, objetivo fallido en la ida, y con Lavelle por fin en el once y es que la estadounidense no debería estar nunca ausente de un once de cualquier equipo en el que milite. Con esa dupla majestuosa Lavelle y Mewis en el centro del campo y con unas incisivas Kelly y Beckie por las bandas y White por dentro delante de ellas y Weir por detrás, dando equilibrio a la presión, las citizen salieron a buscar a las azulgrana en zonas más altas del campo de lo que lo habían hecho al inicio del partido de ida.

Dominio inglés…

Conscientes que tenían que marcar algún gol en el primer tiempo se adueñaron del balón y de los nervios de las azulgrana que durante la primera media hora de juego no se parecieron en nada a ese equipo que domina el esférico, que domina los espacios, que domina el partido tanto con balón como sin él las pocas veces que no consigue llevarlo al área contraria.

Las centrocampistas azulgranas, el eje de este equipo, se veía claramente superado por el trabajo de presión que ahogaba cualquier intento de las blaugrana de dar continuidad al juego y es que, en casi todas las ocasiones, la amplitud que le daban para generar espacios en sus intentos de llegar a tres cuartos, se veían frenados por las acometidas en presión asfixiante de las inglesas que evitaban, no solo esos pases, sino que además podían salir hacia campo contrario con facilidad y tiempo y espacio para distribuir a sus jugadoras de banda porque las azulgrana estaban lejos de esos espacios de presión tras pérdida que tan buenos resultados les había dado a lo largo de toda la temporada.

Y es que volvamos a recordar que esto es la Champions, sus cuartos de final y que era el City, uno de los pocos equipos que invierte y cree seriamente en este su forma de trabajar.

…Y gol citizen

Tanto insistir en ello, y aunque no habían generado ocasiones claras de gol más allá de exigir la buena colocación de Sandra Paños para atajar o desviar un par de disparos, encontraron el premio que se les había negado en la ida, y a la salida de un saque de esquina, tras un par de disparos fallidos el balón llegaría a Beckie que lo alojaría en el interior de la portería azulgrana. Minuto veinte de partido y llegaba el primero, un objetivo que quizás no creían conseguir tan pronto.

Durante unos minutos pareció que el gol relajaba al empuje inglés, quizás por haber logrado el objetivo de marcar y que tenían mucho tiempo por delante y no podían despistarse en defensa porque el gol en contra las dejaría definitivamente sin opciones. Fruto de ello llegarían también los mejores momentos de las pupilas de Cortés, no solo por la actitud más pasiva de las inglesas sino porque fueron capaces de encontrar un par de veces esos espacios a espalda de la defensa citizen, si bien sus acciones de ataque, aunque asiladas fueron muy claras, aunque acabaron de la misma forma, con Lucy Bronze evitando que el balón cruzara la línea de gol en el último suspiro.

Llegan las ocasiones del Barcelona

En la primera de ellas, Hansen en la única acción del partido que superó a la defensa local, encaró y rompió la cintura de Greenwood un par de veces antes de soltar su derechazo que encontró a una de las mejores jugadoras de este partido en la figura de Roebuck, que como en el partido de ida sería una de las destacadas y jugadoras claves. El rechace llegaría a Oshoala, pero cuando ya se cantaba el gol ante el toque de la nigeriana, aparecería la pierna salvadora de la inglesa Bronze para evitar el tanto.

Algo parecido sucedió en la última acción del primer tiempo, pase excelente de Aitana para la carrera de la nigeriana que superaría a todas por velocidad plantándose sola ante Roebuck que rechazaba su disparo y el rechace que rebotaría en Oshoala parecía tomar la dirección del gol, pero nuevamente Bronze se interponía en el último instante ante la desesperación del banquillo visitante.

Empate azulgrana

El segundo tiempo parecía que tendría que aportar soluciones tácticas del cuadro barcelonés, ante la superioridad mostrada por las inglesas en el primer tiempo, pero nada más lejos de la realidad, las citizen continuarían teniendo el control del esférico, continuarían siendo el equipo que buscaría con las ideas más claras la portería contraria, y quienes empezarían generando peligro frente al marco de una Sandra Paños decisiva en la ida con el penalti parado y que con su seguridad en este segundo evitaría que las citizen pudieran aventurarse a pensar en una remontada a base de goles que no solo de ocasiones.

Es verdad es que las azulgrana estuvieron más asentadas y mejor colocadas sobre el verde, pero no deja de ser cierto que el gol del empate llegaría más por un error en la salida de balón de Greenwood que quiso despejar fuerte antes que salir jugando y que el rechace de esta acabaría tras tocar en Patri Guijarro, en los pies de Graham que cedería a Oshoala para que esta vez la nigeriana superara la estirada de Roebuck. Todo el mundo pide el VAR, pero de haber existido quizás hubiera anulado el gol si hubiera considerado que Patri había hecho falta sobre Greenwood para evitar que esta recuperara el espacio perdido respecto de Graham. No se puede tener todo, al menos no de momento.

El Manchester City no decae y vuelve a marcar

El gol pareció apaciguar el ímpetu inglés, con demasiados minutos por delante como para dejarse ir sin dejar de intentar cuanto menos dar una alegría a su hinchada con una victoria que le otorgara el reconocimiento que merece este equipo por la gran eliminatoria disputada ante el no olvidemos todopoderoso Barcelona, y es que este año el conjunto blaugrana huele a Champions, más aún después de haber probado el sabor de la derrota y especialmente de haberse visto, aunque no en el marcador, sí claramente superado en algunas fases del partido por el oponente, circunstancia hasta ahora no vivida por el conjunto visitante. Ni siquiera le ocurrió en la derrota en la Supercopa ante el Atlético.

Ayudó al ímpetu de las inglesas los cambios introducidos por Taylor, así como el segundo tanto logrado. Acción rápida en zona de finalización, con el balón para White dentro del área que sería derribada por Leila cuando iba a armar el disparo sobre la portería azulgrana. Penalti que se puede discutir pero que no deja lugar a dudas, como tampoco dejaría opciones Mewis a Paños para que atajara el disparo y es que aunque la portera alicantina adivinaría el lado del lanzamiento, la estadounidense lo ajustó al palo imposible para la cancerbera blaugrana.

La posesión del balón es fundamental

El gol, la frescura adquirida con los cambios y esas ganas de acabar su andadura por la Champions con una victoria de prestigio, hizo que a pesar de ser conscientes de que no podrían lograr la remontada, cuanto menos llevarse este partido y para ello las inglesas tuvieron que sobreponerse al dominio que poco a poco consiguieron tener las azulgrana de esa cosa esférica con la que se juega a este deporte, esa caprichosa esférica que en la tarde de hoy no había estado tanto en su dominio ni como viene siendo habitual ni como les gusta a las azulgrana.

Y es que las de Cortés bien podrían haber empatado el partido. La nigeriana Oshoala antes de ser sustituida tuvo un par de uno contra uno con la excelente Roebuck, e incluso Martens pudo marcar el empate, pero realmente no hubiera sido justo por el global del partido que las citizens no se hubieran llevado la victoria en su estadio.

Conclusión

Ahora solo queda seguir con el objetivo de conseguir el título liguero lo antes posible, y conociendo como es Lluís Cortés, de trabajar aquellos aspectos que no le convencieron en la tarde de hoy y de trabajarlos siendo consciente que ningún otro equipo les exigirá como en la tarde de hoy, al menos no hasta que lleguen esas merecidas semifinales dentro de tres semanas. Y además siquiera se sabrá el rival de las azulgrana hasta el próximo 18 de abril, una semana antes de la cita en semifinales, que es la fecha establecida por la UEFA para la disputa del partido de vuelta entre Lyon y PSG tras los positivos por Covid del conjunto del Olympique.

Rueda de prensa

En sala de prensa Lluís Cortés reconocía que no habían conseguido entrar al partido como esperaban y que era cierto que en la primera media hora de juego no habían podido desarrollar su juego en gran parte también porque no se podía olvidar que enfrente tenían a un gran rival, que aunque eran conscientes del escenario en que se encontrarían, con el rival con la necesidad de ser más agresivas e incisivas en ataque, les cerraron bien los espacios y que hasta pasados esos momentos iniciales no consiguieron enlazar como pretendían, pero que desde ese momento habían sabido sobreponerse incluso al gol tempranero y que habían tenido sus opciones incluso para al menos haber logrado empatar el partido.

Un partido a la postre decidido en cuanto al resultado por un penalti que a su entender en directo no le había parecido que existiera, si bien no podía valorarlo porque no había visto las imágenes.

 

Ficha técnica

Manchester City: Ellie Roebuck, Abby Dahlkemper, Lucy Bronze (Caroline Weir 73’), Alex Greenwood, Esme Morgan (Demi Stokes 46’), Rose Lavelle, Keira Walsh, Sam Mewis (Laura Coombs 80’), Chloe Kelly (Jessica Park 86’), Janine Beckie y Ellen White (Georgia Stanway 73’).

Entrenador: Gareth Taylor.

FC Barcelona: Sandra Paños, Mapi León (Vicky Losada 79’), Marta Torrejón, Andrea Pereira (Jana Fernández 89’), Patri Guijarro, Alèxia Putellas, Aitana Bonmatí, Asisat Oshoala (Ana María Crnogorcevic 79’), Mariona Caldentey (Bruna Vilamala 89’) y Caroline Graham Hansen (Lieke Martens 61’).

Entrenador: Lluís Cortés.

Estadio: Academy Stadium.

Goles: 1-0 Beckie 20’, 1-1 Oshoala 59’, 2-1 Mewis 68’ (p)

Amonestaciones: Patri Guijarro 29’, Chloe Kelly 40’.

Colegiada: Monika Mularczyk (Federación Polonia).

Asistentes: Anna Dabrowska (Federación Polonia) y Katarzyna Wojs (Federación Polonia).

Cuarta colegiada: Ewa Augustyn (Federación Polonia).

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: FC Barcelona

 

Artículos relacionados