Empate del Rayo y mensaje claro de la afición

«VOSOTRAS SÍ SOIS DIGNAS DE JUGAR EN NUESTRO ESTADIO»

Con este mensaje en una gran pancarta recibió el público local al Rayo Vallecano en la jornada 25 de la Liga Iberdrola. Las situaciones de ambos equipos en la clasificación eran completamente contrarias, pero esto no pudo verse reflejado en el electrónico, pues tuvieron que conformarse con el reparto de puntos.

De nuevo Irene Ferreras planteó un sistema de tres centrales, mediante el cual intentó frenar las múltiples combinaciones de la 4-1-2-1-2 del Real Betis en ataque. Ana Valles tuvo que ponerse los guantes en la ausencia de la habitual guardameta del conjunto local.

El dominio del Betis se hizo notar durante los primeros veinticinco minutos del encuentro. Las visitantes comenzaron a originar una sensación de clara superioridad sustentada con una alta presión en tres cuartos de campo en adelante. Las pocas ocasiones que se pudieron ver durante la primera mitad se idearon en campo del Rayo, con grandes intervenciones de Ana Valles por evitar la ventaja de las sevillanas. Los ataques aislados de las locales siempre volcaban a la banda izquierda, en la que Sheila intentó proponer algo distinto en el guion del partido.

La inminente reacción del Rayo se desarrolló con mucha más facilidad tras la pérdida del control de juego que sufrió el combinado de María Pry. El partido se nubló en la segunda mitad y, a pesar de la fluidez que empezaban a mostrar las locales en la circulación de balón, ninguno de los dos conjuntos tenía el control del partido. Los muchos aficionados presentes pudieron celebrar, aunque por pocos segundos, el tanto de Iris en el 72′, que rápidamente sería anulado por posición antirreglamentaria. Las de Irene Ferreras tendrían otra clara ocasión en 82′ tras un grave error de Rocío en defensa.

Este empate deja a las sevillanas durmiendo en la cuarta posición de la tabla, por delante del Athletic Club. Por otro lado, el Rayo vuelve a sumar tras atravesar una mala dinámica, y continúa cumpliendo su objetivo de salvarse.

 

Autor: Mario Hernández

Fotografía: Alejandro Reguero

Artículos relacionados