El manquepierda por bandera

En el año 2009 se funda un club llamado Azahar Club de Fútbol. Un club que se incorpora al mundo del fútbol femenino y se hace un importante hueco en él, siendo reconocido como el equipo de la capital allá por el año 2011. Sin embargo, les faltaba dar el salto para explotar todo su potencial deportivo pero, para ello, necesitaban un empujón mediático y económico. Era el momento perfecto, el fútbol femenino iba cogiendo carrera en España, muchos clubes estaban incorporando una sección femenina a sus entidades. ¿Habrá que buscar la forma de llevar al Azahar CF hasta lo más alto, no? Se preguntaban dos socios del equipo. Para entonces, el Sevilla FC, uno de los dos equipos de la ciudad, ya jugaba con un equipo femenino. Mirando al otro lado de la ciudad se encontraba el Real Betis Balompié, sería perfecto, pues carecían de esta modalidad. ¡Pues ni pensarlo, claro que sería perfecto! Los dos individuos se pusieron en contacto con el Consejo de Administración del Real Betis a través de la Federación de Peñas e hicieron llegar su propuesta al club verdiblanco, que pronto comenzó a trabajar en ella.

Fue un abrir y cerrar de ojos cuando por parte de ambos clubes se reunieron para tratar el tema. El interés por patrocinar a un club de fútbol femenino se hizo notable y al poco tiempo, tras un centenar de años de historia, el Real Betis Balompié incorpora por primera vez  una plantilla femenina a su entidad.

El Azahar Club de Fútbol, que por entonces competía en regional andaluza, pasaría a defender las trece barras bajo el nombre “Real Betis Féminas”. Aún no era una absorción del club a pleno derecho, pero serían los primeros pasos, para llegar a donde están. Los cimientos de la gran entidad que es ahora el área femenina del Betis.

Dada la repercusión del Real Betis en el mundo del fútbol, que todos conocemos, el equipo creció rápidamente desde su incorporación al mundo verde. Los aficionados béticos se volcaron de lleno en la causa y brindaron el apoyo y la fuerza necesaria para el crecimiento deportivo de las chicas. El potencial de este conjunto se hizo notorio por lo que el Betis decide absorber  la totalidad de derechos del club y comprar una plaza en Segunda División, con el objetivo de ascender a Primera. Para ello faltaba una cabeza de equipo, una buena dirigente y entrenadora. La elegida fue María Pry, el resto es historia.

El Betis féminas, equipo revelación de la temporada, contaba con el apoyo de las masas y con las mejores personas al mando. El equipo, que inicia con jugadoras muy jóvenes, llega a posicionar a una de ellas, Paula Moreno, como una de las máximas goleadoras de la temporada. Va cogiendo mucha fuerza y, en la temporada 2017/2018 logra su objetivo y,por primera vez, compite en primera. Una posición a la que ha llegado para quedarse. 

Una vez iniciada la temporada, comienza a ganar partidos ante los rivales más exigentes de la categoría, equipos como el FC Barcelona, Valencia CF… Lo que provoca un mayor vuelco de las aficiones béticas en este área. No conformes con llenar la grada de la Ciudad Deportiva Luis del Sol en cada partido local, la afición bética suele ser un clásico en los partidos disputados como visitante. 

Con el éxito durante dos temporadas seguidas, el Betis está metido de lleno en la élite del fútbol español,ahora sus aspiraciones serían mayores. Comienzan a llegar jugadoras internacionales, llegan llamadas de la selección española, el club crea una cantera de féminas, con hasta 6 equipos que juegan en categorías inferiores. Uno de ellos viene pisando fuerte, ya que este mismo año ha conseguido el ascenso a segunda división, además, también responde a llamadas de la selección.

En la actual temporada, ya finalizada, que dio comienzo con la ausencia de María Pry, el equipo a manos de Antonio Contreras inicia la temporada con una mala racha que deja al equipo en los puestos más bajos de la tabla, cosa que no había pasado hasta el momento, pues en las anteriores temporadas en primera, el Betis era un habitual en los puestos altos. La temporada se pintaba ilusionante, con la entrada de gran cantidad de jugadoras importantes, muchas de ellas habituales con sus respectivas selecciones como Rosa Otermín, compañera de Rosa Márquez en la selección española sub 19, Martina Piemonte, Michael Abam, Marina Fedorovva… Pero el equipo no despega y la temporada inicia muy desfavorable en la primera vuelta. El club decide poner fin a la situación haciendo algunos cambios en la plantilla y en el cuerpo técnico. Llega Pier Luigi Cherubino, antiguo jugador del Betis, quien va a devolver la ilusión y las ganas al equipo sumando victorias y ascendiendo puestos en la clasificación. Desgraciadamente, su proyecto, que iba tomando forma, se queda a medio hacer a causa del Covid-19, que pone fin a una temporada complicada pero que suma al historial del conjunto verdiblanco su tercera temporada consecutiva en Primera División. 

 

Autora: Marina Martín

Fotografía: Real Betis Féminas

Artículos relacionados