El futuro del fútbol español pasa por Ona Batlle

Detrás de cada jugadora hay una historia de lucha y sacrificio que está llevando al fútbol femenino a ser reconocido como tal: fútbol.

Son las 11 de la mañana y la Ciudad Deportiva de Buñol presenta un panorama muy distinto a los días de partido. Varias pistas de fútbol están ocupadas por las/os futbolistas de algunas de las categorías del Levante UD y su equipo técnico, y otras están siendo cuidadas con la maquinaria necesaria para que esté el terreno de juego en perfecto estado.

Entre risas y órdenes por parte de los entrenadores, visualizo a lo lejos a las integrantes de uno de los equipos más competentes de la Liga Iberdrola. Este club es uno de los pioneros del fútbol femenino en España, ya que en 1998 no dudó en incorporar una sección para que ellas, lógicamente, también pudiesen jugar. Al poco tiempo, con mucho esfuerzo y valentía se convirtieron en el primer equipo en disputar un partido europeo. 21 años después de su creación, el Levante UD cuenta con 3 Ligas y 6 Copas de la Reina. Además, esta temporada para el equipo que dirige Joaquín García “Kino” se ha apostado por un proyecto de calidad y compromiso, basándose en la incorporación de jugadoras de grandísimo nivel y en la permanencia de las mejores futbolistas de la plantilla.

Con bastante ilusión me dirijo hacia ellas, me siento en un banco y a los pocos minutos aparece Ona Batlle, una de las grandes jóvenes promesas de la Liga Iberdrola que ha decidido como muchas otras, venir a jugar al Levante UD. Y con una sonrisa de oreja a oreja, me saluda y empezamos una entrevista que seguro sorprenderá a más de un lector.

Inicios

Buenas días Ona, empecemos desde el principio, ¿recuerdas tu primer contacto con el balón?

Ona: Sí (se ríe), fue por mi hermano, yo estaba haciendo patinaje artístico, mi hermano jugaba en el equipo de mi pueblo y yo con él en el parque, hasta que un día le dije a mi madre quiero jugar como mi hermano al fútbol”. Y en ese momento mis padres me apuntaron al equipo de mi pueblo, Vilassar de Mar.

¿Cómo fueron los inicios en tu primer equipo?

Ona: La verdad es que muy, muy bien. Además empecé a jugar con chicos porque en esos tiempos aún no había equipos de chicas, hasta que en mi club formaron el equipo femenino y me dijeron si quería formar parte, pero les dije que no. Y dije que no porque consideraba que estaba bien con ellos y al tener más fuerza, la competición estaba más competida, entonces seguí con los chicos y luego me fui con las chicas.

A los 12 años te convocaron para jugar en la selección catalana. ¿Qué sentiste cuando te lo comunicaron?

Ona: Bua… (sonríe) ese momento yo no me lo creía, estaba en un club pequeñito, el de mi pueblo y cuando me dijeron “te quiere la selección catalana” yo me quedé , “¿¡cómo!?”. Me quedé super sorprendida. Además, fue curioso porque era una concentración de 50 personas y yo fui la número 51. Me vieron en el último momento y se ve que les gusté.

Y al FC Barcelona se ve que también…

Ona: ¡Sí, fue alucinante! En el torneo había un ojeador del Barça, me vieron y me propusieron que hiciese las pruebas ahí. Y, claro, acepté. Hice las pruebas, pensaba que no me iban a coger y al final… me cogieron.

Del pueblo a la ciudad

Y cambiaste de un club pequeño a uno mundialmente conocido. ¿Cómo fue?

Ona: Imagínate, después de cuatro años en el equipo de mi pueblo donde he pasado momentos muy felices, a pasar al FC Barcelona, nada que ver. Evidentemente, al principio yo estaba alucinando porque era algo totalmente distinto. Es verdad, que el cambio fue más a nivel del club que familiar, ya que todo seguía igual en mi vida. Sí que es verdad que por las mañanas iba a clase y por la tarde iba al entrenamiento y el «rato de siesta» yo lo invertía en estudiar.

Cuéntame sobre tu etapa en el FC Barcelona.

Ona: En el Barcelona estuve 6 años, jugué todas las categorías inferiores. Recuerdo que al principio jugaba de lateral derecho, luego me pusieron en la izquierda, ya que en el barça no habían zurdas, y como vieron que se me daba bien pues me quedé en esa posición. Ahí crecí bastante profesionalmente y personalmente, me llevo muy buenos amigos y recuerdos de esos años.

En 2017 finalizó tu etapa en el club blaugrana y muchas otras compañeras de tu equipo también decidieron marcharse. ¿Cuál fue el motivo principal?

Ona: Sí, compañeras como Berta Pujadas o Laia Aleixandri entre muchas otras, pero no por ningún motivo en especial. Al menos yo pensé que era la mejor opción para poder avanzar y formarme como futbolista profesional, porque no veía claramente el poder tener minutos en el Barça del primer equipo. Así que dije «me voy, me formo en otro equipo y así juego más minutos«. Y me marché al Madrid CFF.

Un cambio de ciudad y prácticamente de vida, ¿no?

Ona: Sí, ya no era como de Villa Sal de Mar a Barcelona. Pero yo soy super valiente y le decía a mi madre “yo quiero independizarme” ,no fue ningún problema para mí.

¿Por qué el Madrid CFF?

Ona: La verdad es que me gustaba bastante el proyecto que estaban haciendo, era un equipo que acababa de ascender y jugar en Primera División me motivaba mucho. Además, fui con la idea de jugar algunos minutos, de formarme y mira… al final acabé jugando todos los minutos. (sonríe) Estoy muy agradecida al Madrid CFF porque es el equipo que me abrió las puertas a la máxima categoría y que realmente a día de hoy, soy quien soy por ellos. Les estoy muy agradecida al club, me sentí como en casa.

Termina la temporada 2017-2018 y tras tu grandísimo año en el Madrid CFF muchos clubes se interesan por ti. Sin embargo, te decides por el Levante UD antes de partir al Mundial Sub-20.

Ona: Así es, el levante me fichó en junio, y cuando me dijeron que querían realizar este proyecto yo ni me lo pensé dos veces: quería formar parte de este club. Además, sé que el Levante UD me puede dar lo que yo necesito que es una proyección y la posibilidad de crecer como futbolista profesional. No dudé ni un segundo. Pero antes estaba el Mundial y yo estaba 100% focalizada en él.

Selección Española

Palmarés: Un Campeonato y un Subcampeonato de Europa Sub-17 y un Campeonato de Europa Sub-19.

¿Cuál ha sido el más emotivo para ti ?

Ona: Todos, aunque… (sonríe) el Campeonato de Europa Sub-19 fue super emotivo, encima un 3-2, una remontada que si no lo vives es super difícil de describirlo. Incluso lloré y todo.

Hablemos del Mundial Sub-20, un punto de inflexión en tu carrera profesional, ¿no?

Ona: Sí…, la verdad es que sí (con brillo en los ojos). Yo estaba super ilusionada porque era mi último torneo con las categorías inferiores, luego ya la absoluta es mucho más difícil llegar. Intentaba disfrutar al máximo cada entrenamiento y momento con todas mis compañeras. Y justo llega el primer partido frente a Paraguay y en los últimos minutos me lesioné el tobillo, fue un bajón tremendo, se me cayó el mundo ahí, porque pensé “no puede ser es mi último torneo con todas ellas”. Llevábamos juntas desde la sub-16, la mayoría de ahí hemos compartido todas las categorías inferiores y hemos sido campeonas de Europa sub-17 y sub-19 todas juntas, entonces fue un bajón.

¿Cómo fue la recuperación?

Ona: Bueno…, yo quería jugar el Mundial Sub-20 y me acuerdo que cuando estaba en casa viéndolo decía “yo podría estar ahí”, pero sabía que lo iban hacer bien y me iban a tener en mente, porque más que un equipo éramos una familia. Y así fue, nunca me había sentido tan arropada y tan dentro de un equipo, ya que en cada partido sacaban mi camiseta y la verdad es que era super bonito verlo. Hasta que llegaron a la final, no tenía ninguna duda, y tuve la idea de ir a Francia y ver la final con ellas. Pero no pudo ser, ya que al estar recién operada me dijeron que era imposible. Y me dio mucha, mucha rabia.

Levante UD

Termina el Mundial Sub-20 como subcampeonas del mundo y empieza la temporada 2018-19. Casualidades del fútbol, te toca jugar tu primer partido como jugadora del Levante UD contra tu ex-equipo, el Madrid CFF. ¿Te acuerdas?

Ona: Ah, sí, sí (se ríe), ¡es verdad! Y encima fue en casa del Madrid, mi casa del año pasado, la verdad es que fue muy emotivo, vi a todas las excompañeras, la afición que siempre me cuidó mucho… lo recuerdo como un momento muy bonito.

Y ahora ya instalada en el Levante UD, ¿Cómo te sientes aquí?

Ona: ¡Super bien! Tanto dentro y fuera del vestuario, es un club que te cuida muchísimo, las compañeras vamos todas a una. La verdad es que estamos muy bien y tenemos ganas de que salga adelante este proyecto.

Fútbol femenino

Amanda Sampedro contaba en el documental “Fútbol: ellas juegan”, de Movistar plus, que es muy bonito escuchar a las niñas decir “de mayor quiero ser futbolista”. ¿Tú también querías serlo?

Ona: Nunca he pensado “quiero ser futbolista”, tampoco pensaba en mi futuro profesional, si que es verdad que, a raíz que iba subiendo de categorías, me daba cuenta que el fútbol femenino iba avanzando, y ahí empecé a pensar “a lo mejor sí que puedo llegar a dedicarme a esto profesionalmente”.

¿Y qué piensas del gran avance del fútbol femenino?

Ona: ¡Genial! Realmente sí que está viniendo muchísima más gente a vernos, pero se nota más en los estadios. Por ejemplo, cuando jugamos hace dos jornadas en San Mamés fue espectacular, al igual que el partido que viví el año pasado vistiendo la camiseta del Madrid CFF en el Wanda Metropolitano. Espero que siga así.

¿Y qué esperas del derbi valenciano en Mestalla?

Ona: Espero que la gente venga a vernos, va a ser un partido muy bonito y especial.

Un mensaje para los que ven la diferencia entre el fútbol femenino y masculino.

Ona: Sin duda, que vengan a vernos, que está explotando ahora y dentro de unos años aún más, aunque no creo que llegue a la altura del masculino creo que es más bonito de ver el fútbol femenino.

Curiosidades

Referente en el fútbol

Ona: De pequeña me encantaba Dani Alves, me fijaba mucho en él. Más adelante empecé a ver más fútbol femenino y, por ejemplo, me fijaba mucho en Leila Ouahabi, Marta Torrejón…

Canción que te motive antes de un partido.

Ona: (Se ríe) En el vestuario solemos escuchar reggaeton y todas juntas bailamos, nos reímos y así salimos muy enchufadas al partido.

Dorsal número 2.

Ona: La verdad es que desde pequeñita ya llevaba el número 2, también debuté en la sub-16 española con él, y como lo he vivido todo con ese número, no quiero cambiarlo.

¿Estudias?

Ona: Sí, en el fútbol femenino se puede vivir diariamente del fútbol, pero no tienes la tranquilidad de que a largo plazo puedas hacerlo. Por eso, yo estudio Técnico Superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas (TAFAD) por las tardes y por la mañana entreno, aunque a veces es complicado compaginar todo.

Futuro.

Ona:Me gustaría irme en un futuro por Europa, pero ahora estoy muy bien en el Levante UD.

Finaliza la entrevista y cuando toca el momento de fotografiarle a pie de campo, me doy cuenta del buen ambiente que hay entre las compañeras de equipo. Al sol y con música (reggaeton), Eva Navarro y Maitane Bermejo le hacen bromas mientras posa para Reinas del Balón. Sin duda, los ojos no mienten y esta jugadora habla con la mirada y lo refleja con un balón en los pies. No olviden este nombre: Ona Batlle, una de las grandes promesas del fútbol femenino en España.

 

Autora y fotografía:

Cristina Brull Martínez

Artículos relacionados