El banquillo rojiblanco ya tiene dueño: Dani González

Pablo López es ya historia, pasado. No volverá a dirigir los partidos del Atlético de Madrid Femenino. Deja el cargo sin haber perdido un partido pero sin conseguir mantener al equipo en la excelencia en la que estaba ubicado. La derrota no la cosechó aunque los cuatro empates logrados durante las últimas fechas han dejado a las colchoneras a una distancia sideral de la cabeza de la tabla, y lo que es aún peor, con el tercer clasificado, el Levante, pisándole los talones.

Lo verdaderamente achacable al técnico es que ha ido perdiendo fuelle y en ese recorrido no ha sabido dar con la tecla para dotar al conjunto de la vistosidad y eficacia que poseía. A la par de esto, pareció castigar con rudeza algunos fallos puntuales, y nunca dio la sensación de manejar con soltura los cambios. En fin, que Pablo López ya no está y el relevo lo ha cogido Daniel González, un entrenador que lleva la vitola de ser un hombre de la casa, y que estará vinculado al Femenino hasta el termino de la actual temporada.

La relación de Dani con el club viene de lejos, ya que se incorpora como jugador en el año 1994, llegando a debutar con el primer equipo la temporada siguiente. Al termino de su etapa de futbolista volvió al equipo en el 2010 para hacerse cargo del Juvenil B. A partir  de aquí ha ocupado varios cargos dentro del organigrama del Atlético de Madrid.

El técnico confiesa estar tremendamente ilusionado con esta nueva aventura y la afronta como un reto importantísimo donde espera sacar lo mejor de sí mismo y de las jugadoras. El desafío es extraordinario, por delante, en un suspiro recibe al Barcelona, en el marco de la Primera Iberdrola, donde solamente ganando podría tener alguna mínima posibilidad en una competición que está complicada y difícil. Por otro lado, tiene las opciones abiertas en la Supercopa de España, la Copa de la Reina y la Champions. Muchos partidos que jugar y muchos trofeos por conquistar.

 

Autor: Emilio Mahugo

Fotografía: At. Madrid

Artículos relacionados