Una novela en la federación ecuatoriana de fútbol

Días atrás el, hasta entonces, presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF); Francisco Egas, fue removido de su cargo y degradado a tercer vocal al quedarse sin respaldo de su directorio y, designaron como presidente a Jaime Estrada.

Seis (6) miembros decidieron su salida. El grupo de vocales: Jaime Estrada y Carlos Galarza, presidente de las comisiones de arbitraje y fútbol femenino respectivamente. Además, los cuarto representantes del fútbol amateur, con la Comisión Nacional de Fútbol Aficionado (Confa) como principal organismo.

La remoción de Egas sería por excederse en el presupuesto aprobado para la contratación de los cuerpos técnicos para las selecciones del DT holandés Jordi Cruyff. Existían acuerdos previos para que el valor máximo a usar del presupuesto fuera de $4,2 millones para los cuerpos técnicos de todas las categorías. “Se comprobó que el acuerdo bordeaba los $5,6 millones, pero solo para el cuerpo técnico de la selección absoluta, generando un déficit en la FEF”. Fue la conclusión de un congreso en el que participaron 15 de los 26 clubes profesionales y 16 de las 26 asociaciones; en donde ratificaron al nuevo presidente Jaime Estrada. Sin embargo, la FIFA y la CONMEBOL indicaron que cualquier determinación de esa reunión extraordinaria no sería válida hasta no analizar lo anterior con los documentos solicitados.


¿Quién tiene la razón?
La Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA) y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) deberán pronunciarse tras solicitar conocer los detalles del caso y analizarlos en profundidad. Aunque quedó claro que la mayoría de directivos no quieren a Egas al mando de la FEF, tras no llegar a participar en el último mundial. 

La Súperliga ecuatoriana de fútbol femenino 2020 sigue en incertidumbre; Esta novela se suma a las variables que determinarán si se hará o no. Francisco Egas, tenía toda la disposición de realizar el certamen que da 1 cupo a la Conmebol Libertadores 2020. En días anteriores había declarado:  “Si se puede jugar un campeonato de hombres, se puede el de mujeres. Y si no se puede el uno, tampoco el otro. Sin embargo, nuestra prioridad es la salud de nuestros deportistas… No es momento de parar el fútbol femenino, ni siquiera por cortar gastos”. 

Autor: Víctor Mauricio

Fotografía: Ecuavisa

Artículos relacionados