«Spanish girl´s club»: club pionero en el fútbol femenino español

9 de junio de 1914, una fecha marcada en rojo en la historia del fútbol femenino. Ese día dio lugar el primer partido de fútbol entre mujeres en España entre dos combinados de un club denonimado Spanish girl´s club, formado en la ciudad Condal de Barcelona y bajo la tutela de un jugador del Barça y empleado del ayuntamiento de la ciudad, Paco Brú Sanz.

Paco Brú (1885-1962) fue la persona encargada de allanar el camino. Quizá gracias a que él fue quien puso esta primera piedra para construir una liga de fútbol femenino podemos disfrutar hoy en día de Jenni Hermoso, Lola Gallardo, Alexia Putellas, Irene Paredes y tantas otras. Paco fue una leyenda culé pese a jugar en el otro equipo de la ciudad, el RCD Espanyol. 14 años de carrera futbolística que dio paso a una carrera fugaz en el mundo del arbitraje. Carrera que será recordada por la famosa leyenda sobre su primer partido, en la que se cuenta que arbitró el encuentro con un revólver en los pantalones, ya que quería «tranquilidad».

En 1920 cogió la pizarra y se encargó de liderar a la primera selección femenina de fútbol, fue en los Juegos Olímpicos de Amberes en 1920, donde llegó a conseguir la medalla de plata. Más adelante, se encargó de dirigir a equipos como el Real Madrid, el Girona, Espanyol o Granada.

Brú fue quien creó el primer club femenino en España en una época en la que estaba mal visto la práctica del balompié por parte del género fémino. No estuvo exento de polémica ni en la prensa ni por parte de género opuesto, los varones. Apenas pasó mes y medio y el Spanish girl´s club ya estaba disputando su primer encuentro. Al no existir ningún otro equipo más, se vieron obligados a dividirse en distintas estructuras. Por un lado, el Monserrat; y por el otro, el Giralda, equipo que se llevó la victoria por 2-1.

El proyecto liderado por Brú fue a más cuando cuando les propusieron jugar otros dos partidos en Reus y Pamplona que estaba en plena celebración de sus San Fermines. En el primer partido disputado no solo les llovió críticas machistas por parte de la prensa local, sino que lograron obtener beneficios en favor de la Federación Femenina contra la Tuberculosis.

Un sueño hecho pedazos 

A medida que las chicas fueron disputando encuentros la relevancia que se le dio al proyecto creció, pero con el estallido de la Primera Guerra Mundial el sueño se esfumó para todos. Hasta el momento habían disputado un puñado de encuentros amistosos, tenían una gira programada por tierras galas y futuro esperanzador y conmovedor. No fue hasta pasados 9 años cuando los aficionados tuvieron la posibilidad de ver rodar el balón con mujeres disfrutando en un césped. Fue el Sindicato de Periodistas quien organizó un partido amistoso entre las selecciones de Francia e Inglaterra.

En 1914, Brú dio el pistoletazo de salida para la creación de una nueva sección en el mundo del fútbol y no fue hasta 1988 cuando se oficializó la liga de fútbol femenino. Por el momento, Athletic y Barcelona se encuentran con cinco entorchados en sus vitrinas, campos llenos hasta la bandera y con el nombre de las jugadoras en las espaldas de los aficionados. Primero fue San Mamés, luego fue el Metropolitano y cada día son más y más personas las que disfrutan de las futbolistas. España volvió a brillar en un mundial, en Francia, donde la todopoderosa EEUU se llevó la victoria sobre la bocina. Las de Jorge Vilda dejaron un buen sabor de boca y un recado para todo aquel que dudase de ellos: ¡estamos aquí y hemos llegado para quedarnos!

 

Autor: Borja Cuñado

Fotografía: El correo

Artículos relacionados