Sobre logos, mentiras e hipocresías

mentiras e hipocresías

Se armó el Belén. No, no lo decimos por la proximidad de la fecha navideña. Como si se tratase de la conocida película del entrañable Paco Martínez Soria, la RFEF ha decidido imponer una sanción que traerá cola.

Levante, Villarreal y Real Sociedad han sido multados y se les ha restado tres puntos, mientras que se ha advertido y sancionado económicamente a Rayo Vellecano, Betis y Valencia. La causa de tamaña sanción es no lucir en la manga de las camisetas de las futbolistas el logo de la RFEF.

La infracción que se les imputa es el «incumplimiento de órdenes, instrucciones, acuerdos u obligaciones reglamentarias de uniformidad», si bien en el caso de los tres primeros clubes se agrava por reiteración, por eso se les ha aplicado el grado máximo de la sanción por esta circunstancia que establece el artículo 88 del Código Disciplinario, que reza como sigue:

Norma incumplida

«El incumplimiento, consciente y reiterado, de órdenes, instrucciones, acuerdos u obligaciones reglamentarias que dicten los órganos federativos competentes, será sancionado como infracción grave y se impondrá la sanción, según determine el órgano disciplinario competente en base a las reglas que se contienen en el presente Ordenamiento, de multa en cuantía de 602 a 3.006 euros y una o varias de las siguientes sanciones:

– Inhabilitación o suspensión por tiempo de un mes a dos años o de al menos cuatro encuentros.

– Clausura, total o parcial, de hasta tres partidos o dos meses.

– Deducción de tres puntos en la clasificación final. 

Los equipos no opinan igual

Los clubes sancionados consideran que el Comité de Competición parte de una premisa falsa ya que, a su juicio, no les es aplicable el artículo 111 del Reglamento General de la RFEF, según el cual «en las restantes competiciones de ámbito estatal y carácter no profesional, los futbolistas deberán exhibir obligatoriamente en su indumentaria el logotipo de la RFEF o el emblema oficial de la categoría o torneo, según estipule la RFEF para cada una de ellas. Queda expresamente prohibida la utilización«.

Los clubes afectados señalan que la Primera División femenina es una competición profesional. Recuerdan que así lo calificó el CSD el 15 de junio de este año.

Levante, Villarreal y Real Sociedad, han anunciado que van a recurrir judicial y administrativamente esta decisión del Juez Único de Competición de la RFEF.

La sanción que pretende aplicar la RFEF afecta a la integridad de la competición y no tiene sustento legal, ya que el reglamento de la RFEF solo obliga a poner ese parche en competiciones no profesionales”, han lamentado en un comunicado los clubes.

Piden que el CSD intervenga

Estas entidades han solicitado el amparo del Consejo Superior de Deportes (CSD), que según han recordado, “ya ha tenido que intervenir a lo largo de la presente temporada para modificar circulares emitidas” por la RFEF en relación con la Liga de Fútbol Profesional femenina.

Los clubes que suscriben el presente comunicado, manifiestan su “mayúscula sorpresa” ante la decisión del Juez Único de Competición de aplicar una sanción que consideran “absolutamente desproporcionada” en relación con la supuesta infracción. Las tres entidades han asegurado que con esta decisión “se pretende coaccionar a los clubes cuyo comportamiento únicamente tiene que ver con la defensa de sus legítimos derechos”.

También han destacado que la RFEF todavía no ha aceptado la calificación de competición profesional de la Liga de Fútbol Femenina por acuerdo de la comisión directiva del CSD del pasado 15 de junio y “continúa comportándose como si esta decisión no se hubiera producido y la competición fuera no profesional”.

Los tres clubes afectados aseguran que lucirán el logo de la RFEF “contra su voluntad” y lo harán, indican, para “no empeorar la situación en consideración a la persecución” a la que consideran que están siendo sometidos.

Los equipos que militan en ligas profesionales son propietarios de los derechos publicitarios de sus equipaciones y titulares de los ingresos que la promoción de la Liga genere a través de los parches en las camisetas. La RFEF pretende que los equipos luzcamos su logo y el de su patrocinador principal de manera obligatoria y gratuita, lo cual carece de soporte legal”, denuncian en su comunicado.

Situación real

Lo cierto es que, al margen de quién tiene la razón, esa supuesta liga profesional que aducen los clubes sancionados no existe en la práctica. Es evidente que las palabras que pronunciaron la anterior presidenta del CSD y la propia ex vicepresidenta del gobierno fueron de cara a la galería. Algo que parece ser norma habitual pregonar la igualdad en el mundo del fútbol para luego no hacer nada al respecto. El mundo de la política y la buena imagen que se quiere mostrar de cara al público empaña esta por la realidad de los actos.

Las futbolistas están hartas de ser tratadas como títeres en esta pelea sin fin. En esta eterna controversia de lucha de poderes ellas son las más perjudicadas. Ellas se tuvieron que poner en huelga para que se escuchase su palabra en la larguísima negociación del Convenio Colectivo. Los aficionados también son perjudicados por no emitirse apenas partidos en las televisiones. Han imperado los intereses económicos, también en esta materia. ¿Qué futuro le esperaría al fútbol femenino si el telespectador tuviese que pagar por ver partidos de una categoría que está en fase de desarrollo?.

Principios básicos

Si queremos tratar de igual manera en este aspecto al fútbol femenino que al masculino, si de verdad se trabaja por la igualdad y se establecen las regularizaciones necesarias para ello, hay que hacerlo en todos los sentidos. Uno, las condiciones laborales. Dos, la política de clubes en cuanto a cantera y formación. Tres, en materia salarial. Cuatro, en establecer las condiciones básicas que disfrutan el resto de trabajadores. Cinco, que ningún equipo deje de pagar la Seguridad Social u otros emolumentos acordados con las futbolistas. En este último caso, por desgracia, existe un equipo en primera que lo incumple.

Cuando estos parámetros sean una realidad, entonces, y solo entonces, el fútbol femenino podrá ser tratado como la gallina de los huevos de oro. Mientras tanto dejémosle crecer, apoyemos a las jugadoras, velemos por la igualdad, cumplamos las palabras, olvidemos las controversias y rememos todos, medios de comunicación también, en la misma dirección, trato y difusión.

Desde luego, Reinas del balón, está trabajando en ello cada día, con esfuerzo y sacrificio. También económico. Y es que ellas lo valen y se lo merecen, aunque solo sea por los años que las mujeres han sido marginadas por querer jugar al fútbol.

 

Autor: Luis Fernando Ramos

Fotografía: Mayka Ordóñez

 

Artículos relacionados