North Carolina finalista tras vencer en la prórroga a las Reign

Primera semifinal de los playoff de la Liga Americana entre North Carolina Courage, que había sido el equipo más regular a lo largo de la liga finalizando en lo más alto de la clasificación, y Seattle Reign, que había finalizado en cuarta posición en una bonita pugna por dicha plaza con Washington Spirit hasta las dos ultima jornadas. Era la primera semifinal en su primera experiencia americana para la internacional española Celia Jiménez, lateral que inició esta temporada su etapa en Seattle.

El partido, con las Courage como locales se disputó ante 7.422 espectadores en el Sahlen’s Stadium del WakeMed Soccer Park de la población de Cary en North Carolina.

Las locales se presentaban a este partido como campeonas de la liga regular, habiendo conseguido un total de 49 puntos, con 15 victorias, 4 empates y 5 derrotas. En esos 24 partidos habían conseguido anotar 54 goles mientras que habían encajado algo menos de la mitad, un total de 23 goles. Los goles logrados se habían repartido entre diferentes de sus jugadoras, destacando Lynn Williams como máxima goleadora del equipo con 12 goles y 5 asistencias. La siguieron en ese máximo registro goleador Kristen Hamilton con 9 goles y 5 asistencias. Justo detrás de ellas la brasileña Debinha con 8 goles y la friolera de 7 asistencias de gol.

Por su parte, y a pesar de los 23 goles encajados, una de sus jugadoras más destacadas a lo largo de toda la temporada, ha sido la cancerbera Stephanie Labbe con 33 intervenciones salvadoras para su equipo, habiendo logrado mantener su portería a cero hasta en 8 ocasiones.

Del otro lado las Seattle Reign, que había finalizado en cuarta posición, la última que daba acceso a los playoff después de lograr 37 puntos tras 24 jornadas gracias a sus 10 victorias, 8 empates y 6 derrotas.

Las Courage, que vienen manteniendo una gran regularidad en las últimas temporadas en la NWSL, habiendo llegado a las dos anteriores finales, lo que ha llevado a varias de sus jugadoras a ser candidatas tanto al premio de MVP de la temporada como al título de Defensa del Año. Pero para ser tan regular hace falta que en un equipo se trabaje en grupo y que esté muy cohesionado. Y ésta precisamente ha sido una de las bazas que ha ayudado en lo conseguido esta temporada, como así lo puso de manifiesto en la previa su entrenador Paul Riley “sabíamos que este año el personal tendría que trabajar y hacer más y así lo han hecho, así que estoy contento con los entrenadores asistentes y toda la plantilla médica y nuestro personal y toda la plantilla, que han colaborado todos para llegar hasta aquí. Hemos tenido mucha gente entrando y saliendo, y muchas cosas diferentes a gestionar con el paso del tiempo. Cuando miras atrás y te preguntas quién ha sido realmente bueno, cuando haces un análisis global te das cuenta que casi todo el mundo que ha estado en la lista ha realizado una gran temporada”.

Cierto es que puede ayudar en gran medida a decantar la balanza del lado de las Courage el haber logrado el primer lugar y tener la ventaja campo en la eliminatoria, en una temporada en la que la final se jugará en cualquier caso en el Sahlen’s Stadium Park WakeMed.

Finalmente, destacó el excelente nivel de forma al que llega todo el equipo al tramo decisivo de la temporada, la mejor a nivel de frescura mental y física “en mis cuatro años, este es el año que llegamos más frescas a semifinales. El primer año estábamos muy cansadas, muy fatigadas, siquiera sé cómo conseguimos seguir adelante. Este año tenemos un aspecto genial, incluso las jugadoras de las selecciones nacionales están preparadas para ello, y además existe el plus añadido de jugar en casa, con lo que esperamos tener el gran apoyo de nuestra gente, y ello ha hecho además que las jugadoras mostraran un estupendo estado de forma estas últimas semanas”.

En el otro lado del rectángulo de juego estarán las Seattle Reign, las pupilas de Vlatko Andonovski han tenido un camino totalmente diferente esta temporada. Las lesiones han sido un gran handicap a lo largo de toda la temporada regular, pero la plantilla ha sido capaz de sobreponerse a todo ello y lograr clasificarse para semifinales en una pugna hasta prácticamente la penúltima jornada con Washington.

Las dificultades pues de toda la temporada han llevado a su entrenador a hacer una valoración anticipada de lo que puede ser verse apeadas en semifinales, destacando que se muestra orgulloso de cómo su grupo ha sido capaz de llegar hasta las semifinales. Un logro que en parte se ha fundamentado al gran estado de forma de la cancerbera Casey Murphy y al ariete Bethany Balcer.

Y es como destacaba Andonovski “no podemos dejar que estos dos últimos partidos pongan ninguna mancha a la gran temporada realizada. Hemos tenido retos muy grandes, especialmente con la plaga de lesiones, pero el equipo ha estado increíble, así que estamos muy satisfechas de haber logrado llegar a los playoff, toda la organización ha hecho un trabajo increíble y hemos trabajado juntos para conseguir este objetivo”.

Las palabras del entrenador de Seattle iban encaminadas a elogiar la gran temporada a pesar de las dificultades pero en ningún caso implicaban una rendición previa al partido “ahora, obviamente, haremos todo lo que haga falta para tener éxito en estos últimos partidos, pero aunque no salgamos vencedoras, podremos decir que estamos muy contentos de haber llegado hasta aquí”.

Ambos entrenadores, que han visto cómo se cruzaban a lo largo de sus dilatadas carreras en los banquillos se reconocían una mutua admiración por el trabajo realizado. Riley indicó que “es una de mis personas preferidas del mundo, es un muy buen amigo y un entrenador brillante. Es aire fresco, con un excelente concepto táctico, un tío fantástico. Me saqué mis licencias profesionales con él, así que nos seguimos muy de cerca estos años. Siempre hemos comentado los aspectos del juego, hablamos durante muchos días, nos llevamos genial, pero el domingo seremos rivales durante el partido y una vez acabado volveremos a reunirnos y comentar sobre todo”.

Por su parte, Andnonovski manifestó refiriéndose a Riley: «Creo que Paul es uno de los mejores entrenadores que jamas he visto entrenar. Ha hecho un trabajo increíble con las Courage, y son increíbles: un buen equipo, un buen entrenador, una organización, disciplina, así que han hecho un trabajo increíble. Somos conscientes de lo buenas que son y que son el mejor equipo y ello desde hace unos años. No tenemos nada que perder así que si conseguimos ganar será espectacular”.

En cuanto al partido, durante la primera media hora de juego sólo pareció existir un equipo sobre el terreno de juego. Las Courage querían demostrar desde el inicio que no sólo eran las campeonas de la liga regular, sino que además estaban en una gran forma y querían resolver el encuentro lo antes posible, consciente de que Seattle se hace cada vez más fuerte a medida que el partido avanza. Así, llegaron las primeras ocasiones de gol de North Carolina, primero Crystal Dunn, a quien le siguieron Debinha en un par de ocasiones, Jessica McDonald y Lynn Williams que han logrado ser un póker de atacantes temibles. De Seattle sólo dio señales de vida en ataque la estrella mundial del equipo, Megan Rapinoe, que dio inicio a la recuperación de unas Reign que se mostraron más activas en ataque en el último tercio del primer tiempo. Así llegaron las ocasiones de gol de Jodie Taylor y Bethany Balcer. Estas ocasiones en los últimos minutos despertaron de nuevo al conjunto de Riley que tuvo la oportunidad de marcharse al descanso en un par de ocasiones de O’Sullivan y Williams antes de irse a vestuarios, especialmente en el disparo a la madera de Lynn Williams en el tiempo agregado del primer tiempo.

El segundo acto se inició al igual que había sucedido en el inicio de partido, con las jugadoras de North Carolina buscando ponerse por delante en el marcador, y también como en el primer tiempo las ocasiones generadas por Dunn, Mewis, Williams y McDonald, fueron cortadas por una acción aislada nuevamente de Megan Rapinoe, que no temperó en esta ocasión el empuje de las pupilas de Riley que siguieron asediando el marco de una Casey Murphy que junto con la falta de puntería de las atacantes locales, y el buen trabajo de toda la zaga, mantenían vivo a Seattle y con posibilidades de sorprender a las Courage en una contra.

Y si en jugada no había podido llegar el gol, éste que se había hecho de rogar, llegó desde los once metros. La zaguera Lauren Barnes tocaba el balón con las manos en el minuto 88 de partido, permitiendo que Heather O’Reilly transformara la pena máxima llevando la locura a la grada del estadio que veía como su equipo, que había dominado todas las facetas del juego estaba cerca de alcanzar nuevamente la final de la Liga.

Pero el final de partido iba a traer una desagradable sorpresa para el cuadro local, y es que Seattle se ha mostrado muy sólido a lo largo de la temporada y nunca se ha rendido ni ha bajado los brazos. Y ya en el tiempo añadido, y con la colegiada cerca de señalar el final del partido, llegaría el gol del empate en una combinación entre dos jugadoras que habían entrado en este segundo tiempo. Un centro de la internacional española Celia Jiménez encontraba a Onumonu quien a pesar de lo difícil de la situación de gol con poco ángulo conseguía meter el balón por el único hueco posible llevando el partido a la prórroga.

Pero en ese periodo es donde se vio la diferencia entre los dos equipos. North Carolina no sólo ha dominado en casi todos los aspectos colectivos del juego a lo largo de la temporada regular y ha sido quien ha podido y sabido regular mejor a su plantilla que le ha permitido llegar, como decía su entrenador, en un gran estado de forma a este final de temporada, y ello se vio en esos treinta minutos extras donde las Courage se impusieron claramente a sus rivales. Sólo se las vio a ellas sobre el verde a partir de ese momento, y el gol tenía que llegar y lo hizo gracias a una de sus mejores jugadoras, la brasileña Debinha quien resolvía magistralmente un lanzamiento de falta directa.

North Carolina tenía en la retina aún haber dado por ganado el encuentro antes de tiempo, así que siguieron e la búsqueda del gol que sentenciara el partido, y éste llegó de la forma más cruel para Seattle, y más aún para su jugadora Lauren Barnes, que si había sido quien había concedido el penalti a favor de las Courage, en el minuto añadido al primer tiempo de la prórroga acababa introduciendo el esférico en su propia portería. Con el partido sentenciado y el público ya celebrando la victoria llegaría el gol de una de las jugadoras más incisivas en todo el encuentro, la internacional Crystal Dunn a los dos minutos del segundo tiempo de la prórroga conseguía transformar en el cuarto gol una asistencia de su compañera de selección Samantha Mewis.

Con esta victoria, mucho más sufrida por la tensión del marcador, corto a lo largo del encuentro ante tantas ocasiones generadas por el cuadro local, ahora sólo queda descansar para preparar de la mejor forma posible la final del próximo domingo frente a Chicago.

 

FICHA TÉCNICA

North Carolina Courage: Stephanie Labbe, Jaelene Hinkle, Abby Erceg, Abby Dahlkemper, Heather O’Really, Danise O’Sullivan (McCall Zerboni 102’), Samantha Mewis (Cari Roccaro 109’), Debinha, Crystal Dunn, Lynn Williams (Julia Spetsmark 112’), Jessica McDonald (Kristen Hamilton 96’).

Seattle Reign FC: Casey Murphy, Kristen McNabb, Lauren Barnes, Stephanie Cox (Shea Groom 90’), Steph Catley, Allie Long, Beverly Yáñez, Darían Jenkins (Theresa Nielsen 105’), Megan Rapinoe, Jodie Taylor (Ifeoma Onumonu 80’), Bethany Balcer (Celia Jiménez 63’).

Goles: 1-0 Heather O’Reilly 88’, 1-1 Ifeoma Onumonu 90+3’, 2-1 Debinha 99’, 3-1 Lauren Barnes (pp) 105+1’, 4-1 Crystal Dunn 107’.

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: NWSL

 

Artículos relacionados