Europa vale el esfuerzo

Habían advertido ambos técnicos de diferentes cosas en relación al encuentro disputado en el Estadi Johan Cruyff este miércoles. Coincidieron en señalar que el partido no se asemejaría al de la ida en Alexandria. También indicaron que existiría mucha más agresividad e intensidad por parte de las italianas y coincidieron, igualmente, en el hecho que aunque el Barcelona era superior, en un terreno de juego puede pasar de todo.

Y todo ello se dio sobre el rectángulo de juego. La Juventus saltó al verde blaugrana con las ideas mucho más claras que en la ida, donde resulta evidente que le perjudicó el hecho de ser el primer partido oficial de la temporada, sin siquiera haber descorchado el Calcio. Con las líneas muy juntas pero con una presión alta que se empezó a intuir en la segunda parte del partido de ida, dificultaba de forma eficaz la salida de balón de las azulgrana, poco acostumbradas a que una presión tan alta no solo les dificultara la salida, sino que esa solidez defensiva no dejará espacios ni entre líneas ni a las espaldas de las centrales italianas.

El guion de partido diseñado por Rita Guarino y de la que había dado ya pistas en las previa del partido estaba surgiendo efectos sobre sus pupilas más intensas y agresivas, más concentradas. Refirió la entrenadora italiana de la necesidad de hacer el partido perfecto basado en la combinación de la concentración y solidez defensiva como ingrediente necesario junto a la efectividad frente al marco contrario. Y acertó en el primer de ellos, pero nada se puede hacer en relación a la efectividad frente a la portería contraria, cuando defiende los palos de la misma una portera de la categoría de Sandra Paños. Así debe de ser la portera del Barça, siempre atenta a cualquier lance aunque pueda estar sin participar muchos minutos cuando llegan a sus dominios debe de imponer su ley. Y es lo que hizo una de las artífices de clasificarse para la final superando al Bayern la temporada pasada. Y es que detuvo un disparo de Sara Gama a la salida de un córner, que caso de haber acabado en el interior de su portería podía haber cambiado totalmente el guion trazado desde el otro lado por su colega de profesión Lluís Cortés.

Pero llegada la media hora de juego el Barcelona pareció despertar y la fluidez en sus pases entre líneas volvió a aparecer en el partido aunque la clave del cambio vino en el minuto 32. Alexia Putellas abrió hacia Marta Torrejón para, como ya hiciera en el primer lance del partido contra el Atlético de Madrid, de forma muy inteligente buscar la ubicación entre las dos centrales aprovechándose del movimiento de Oshoala, y como casi siempre Marta Torrejón la vio y le colocó un balón medido y perfecto a la cabeza que la centrocampista se encargó de mandar a la red lejos del alcance de una Giuliani, que se veía superada por primera vez.

El gol catapultó a las azulgrana hasta su juego dinámico y veloz que les permitió empezar a generar esas ocasiones frente al marco rival que hasta entonces habían brillado por su ausencia. Del otro lado, psicológicamente dejó fuera de juego a las italianas que habían hecho todo bien hasta ese momento, quizás demasiado bien como para verse por debajo en el marcador y sin poder siquiera ver en el horizonte la posibilidad de clasificarse.

Un remota posibilidad que se desvaneció a poco del descanso cuando nuevamente en un balón aéreo, en esta ocasión en un lanzamiento desde la esquina, apareciendo en el interior del área Van der Gragt, la central holandesa que defensivamente había estado perfecta, colocaba un cabezazo que cruzaba la portería piamontesa y cuando el esférico iba camino de las mallas fue tocado también de cabeza por Girelli acabando de introducir el balón en su portería. Era el premio a la central Orange que la pasada campaña tuvo algunos problemas de adaptación agravados por una larga lesión y que recuperó su mejor versión en el Mundial para responder muy positivamente a la confianza que el cuerpo técnico viene depositando en ella en los últimos partidos.

A la vuelta de vestuarios empezó mejor el Barcelona, con la eliminatoria sentenciada podía hacer ese juego que tantas alegrías ha brindado a su afición, aunque cierto es que no existía esa fluidez de otros partidos y es que el inicio de temporada a nivel de partidos ha sido frenético y estamos sólo al inicio de la temporada con lo que da mayor importancia a lo que está haciendo este equipo, cierto que con la ventaja de poder hacer rotaciones sin que se note si juega uno u otra jugadora de la plantilla. El segundo tiempo fue sucediéndose entre ocasiones de las azulgrana que perdonaban con mayor asiduidad el marco de una acertadísima Giuliani, siempre atenta a las incursiones del conjunto blaugrana que quería brindar una victoria más holgada a los más de tres mil aficionados presentes en el Johan Cruyff.

Oshoala intentó marcar su gol, y lo tuvo en sus botas sólo iniciarse el segundo tiempo al disparar al exterior de la red el rechace de la portera italiana ante un disparo de Mariona, una de las más activas del ataque azulgrana. Con la entrada de Jenni en el segundo tiempo las prestaciones en ataque de las blaugrana subieron unos enteros y la propia atacante blaugrana mandó un balón al larguero aunque por la parte de arriba.

Las italianas no perdieron el norte en ningún momento en el partido y dieron la cara en todo momento, afrontando el segundo tiempo como un aprendizaje muy importante para un equipo que sólo tiene tres temporadas de vida, y que está en auge con unas jugadoras que derrochan trabajo y calidad y que querían irse de Barcelona con mejores sensaciones que las causadas por un marcador adverso. Un marcador que podía haber sido otro de haber estado más aceradas cara a la portería de una Sandra Paños, excelente en todas las facetas del juego, demostrando una vez más que está siempre que el equipo la necesita. No olvidemos la decisiva intervención del primer tiempo que impidió que las italianas pudieran creer en sus opciones, a la que debemos de sumar un par intervenciones más frente a los remates de las atacantes piamontesa que evitó que pudieran siquiera llevarse un empate. Y es que nada más entrar al terreno de juego una de sus delanteras, Stankova, conectó un certero remate de cabeza imposible para Sandra que supuso reducir distancias en el marcador. De ahí al final las intervenciones prodigiosas de la cancerbera alicantina y eliminatoria finiquitada.

En rueda de prensa, Rita Guarino reconocía de la superioridad azulgrana, destacando que el nivel de exigencia que el Barcelona había tenido con ellas las permitirá seguir creciendo como club y como equipo haciendo subir su nivel. Recalcó su satisfacción para con su equipo por la actitud mostrada en toda la eliminatoria, especialmente en el guion de partido que habían trazado y seguido al que sólo le había faltado al inicio del mismo el haber materializado alguna ocasión para realmente haber podido tener opciones en el partido y en la eliminatoria. Afirmó que, efectivamente, el gol de las azulgrana había sido el punto de inflexión del encuentro y que caso de haberse adelantado ellas en el marcador se hubiera podido ver un partido diferente y es que para enfrentarse a un club del potencial de Barcelona tenían que estar dentro del partidos durante los noventa minutos de éste, y que pequeños detalles habían impedido llegar al final del mismo con opciones reales de superar la eliminatoria.

Por su parte, Lluís Cortés se mostró muy satisfecho con el resultado, coincidiendo con su colega que la primera media hora el equipo se había sentido muy incómodo por el trabajo de presión y agresividad defensiva de las italianas, con dificultades en la fluidez en su juego que no llegó hasta esa media hora pero que resultó decisivo para calmar ciertos nervios de sus jugadoras, el primer gol. La paciencia en el juego les permitió encontrar esas líneas de pase que hasta ese momento habían estado cerradas por el equipo contrario. Finalmente, y respecto al partido de Van Der Gragt, reconoció que la confianza que le había dado el Mundial que había realizado le había permitido que esta temporada tuviera más confianza y que había realizado un gran partido que la ayudaría a dejar definitivamente atrás los pormenores de la temporada anterior.

En zona mixta, la central holandesa se mostraba satisfecha con el trabajo realizado, recordando las dificultades de la temporada anterior de adaptación, dificultades por las lesiones y reconoció que había sido uno de sus mejores partidos como azulgrana. Por su parte, Aitana hacía hincapié en ese juego fluido que las caracteriza y las dificultades encontradas en muchas fases del partido, si bien a partir de ese minuto treinta las habían encontrado con mayor facilidad. La central Andrea Pereira reconoció que se había adaptado bien a su posición como central zurda ante la ausencia por sanción de Mapi y que, aunque al estar en el lado de la pierna hábil le resulta más cómodo, que las necesidades del equipo eran esas y en cuanto al juego desplegado también hizo hincapié en esos primeros minutos de mayores dificultades. Finalmente, por el cuadro turines compareció ante los medios su atacante Aluko quien reconoció la superioridad azulgrana destacando, como hizo su entrenadora, que todo ello les había resultado de un gran aprendizaje gracias a la entidad del rival a quien felicitó y destacó como uno de los mejores equipos del panorama futbolístico, sin querer comparar el hecho de las dos eliminaciones que han sufrido las italianas en la primera ronda de la Champions, aunque reconociendo que el año pasado tuvieron opciones reales, mientras que este año el potencial y el juego del Barcelona se lo había acabado poniendo imposible, a pesar del gran trabajo táctico preparado por el cuerpo técnico y desplegado por el equipo, especialmente en este encuentro.

 

FICHA TÉCNICA

FC Barcelona: Sandra Paños, Stephanie Van der Gragt (Patri Guijarro 52’), Leila Ouahabi, Andrea Pereira, Marta Torrejón, Alèxia Putellas, Keira Hamraoui, Aitana Bonmatí, Mariona Candentey (Candela Andújar 72’), Asisat Oshoala y Caroline Graham (Jennifer Hermoso 63’).

Entrenador: Lluís Cortés.

Juventus Women: Laura Giuliani, Tuija Hyyrynen, Sara Gama,  Linda Sembrant, Aurora Galli, Valentina Cernoia, Sofie Junge Pedersen, Martina Rosucci (Arianna Caruso 62’), Cristiana Girelli (Andrea Staskova 78’), Lisa Boattin y Eniola Aluko.

Entrenadora: Rita Guarino.

Colegiada: Esther Staubli (Suiza).

Asistentes: Susanne Kung y Emilie Aubry (Suiza)

4ª colegiada: Michele Schmölzer (Suiza).

Goles: 1-0 Alexia 32’, 2-0 Van der Gragt 39’.

Estadi Johan Cruyff.

Asistencia: 3252 espectadores

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: José Luis García

 

Artículos relacionados