Empate con sabor azulgrana

Por mucho que quieran vendernos otra cosa, por interés, deuda adquirida o ignorancia mayúscula, este partido es el más grande de la Primera Iberdrola en los últimos años. Este y no otro, no se dejen equivocar. Se dieron cita el campeón de liga, también es necesario recordar que campeón de las tres anteriores, y el que salvo catástrofe de dimensiones bíblicas se alzará con el triunfo a la conclusión de esta edición.

Para el Barça era un partido fácil, sin excesivas complicaciones. Sí, creo que debo explicar esto. Digo y creo que no me equivoco que la diferencia con la que las azulgranas llegaban al encuentro hacían que este tuviera varias connotaciones. Por muy mal que se le dieran las cosas las visitantes viajarían a casa con seis puntos de ventaja, que teniendo en cuenta como están las catalanas podría ser mas que suficiente. La victoria visitante supondría situar el alirón a la vuelta de la esquina. Y, finalmente, el empate dejaría la situación tal y como estaba antes de comenzar a rodar la pelotita, es decir un abismo de puntos entre los dos. De todo esto mi atrevimiento al calificar este partido como fácil para el Barça.

Para el Atlético de Madrid era un choque complicado y de reivindicación. Las colchoneras tenían que dejar claro que a pesar del mal momento de juego tienen equipo y calidad para plantarle cara a la apisonadora azulgrana. A tenor de lo visto sobre el tapete, lo consiguieron. La versión de las colchoneras que presenciamos fue reconocible, a la altura de los buenos momentos. No sé si la mano del nuevo entrenador ya se nota, de lo que sí estoy seguro es que hoy el Atleti no se pareció en nada al del ex técnico Pablo López, obviamente para bueno. Y el partido resultaba embarazoso por parte local ya que a su conclusión la liga medida en base a la distancia con el líder estaría imposible, muy difícil o simplemente difícil.

El cero a cero en el marcador muchas veces es sinónimo de aburrimiento, no en este caso. Hubo ocasiones de gol por ambos bandos, no muchas, eso no. Las trincheras se abrieron en el centro del campo y ahí se desarrolló una lucha constante y titánica. Tanto unas como otras trataron de imponer su ritmo y calidad, de este modo, por momentos el liderazgo y el control fue pasando de unas manos a otras. Las defensas se impusieron a los esfuerzos de las delanteras y cuando estas pudieron esquivar la vigilancia de aquellas, entraron en acción de un modo certero las porteras. El ritmo que marcaron ambas escuadras fue alegre y vivo, consiguiendo que los noventa minutos se nos pasaran en un suspiro.

El Atleti se reencontró, se volvió a ver en el espejo, aunque a estas alturas tal vez, solo tal vez, además de mirar para arriba debería mirar el espejo retrovisor, el Levante viene empujado de lo lindo.

El Barça continúa por su autopista particular hacia su destino, el alirón. Pueden ir enfriando el cava.

 

FICHA TÉCNICA

ATLÉTICO DE MADRID – Gallardo, Robles (Linari 81´), Aleixandri, Tounkara, Menayo (Strom 62´), Sampedro (Ludmila 55´), Sosa, Meseguer, Torrecilla (Duggan 70´), Santos y Charlyn.

ENTRENADOR – Daniel González

FC BARCELONA – Paños, Torrejón, Mapi, Pereira, Leila, Martens, Mariona, Guijarro, Alexia, Hermoso (Candela 80´) y Oshoala (Pina 92´).

ENTRENADOR – Lluís Cortés

COLEGIADA – Olazt Rivera

AMONESTACIONES – La jugadora rojiblanca Torrecilla vio tarjeta amarilla en el minuto 34.

 

Autor: Emilio Mahugo

Fotografía: At. Madrid

 

Artículos relacionados