El Santa Teresa asalta al Espanyol

Partido entre dos equipos situados en la zona peligrosa de la clasificación, Espanyol y Santa Teresa, que antes de esta jornada estaban separados por solo dos puntos a favor del conjunto de Rubén Casado. En la ida el conjunto de Antúnez había conseguido alzarse con la victoria con un solitario gol, y en el partido de esta tarde en la Ciutat Contal era de vital importancia logran alzarse con la victoria, bien para alejarse de la zona de descenso, caso de las locales, o de intentar salir de ella caso de las visitantes.

Inicio extremeño

Salió convencido de sus armas el Santa Teresa, un equipo que busca ganar centímetro a centímetro el terreno al rival, con constantes disputas individuales y un juego de equipo basado en el trabajo y la constancia. Saltó sobre el verde y arrinconó al Espanyol en su área en los primeros compases del partido en los que provocó diferentes acciones que acabaron en saques de esquina, bien por exigir las acciones de Montse, muy segura bajo palos, o bien por las acciones defensivas que evitaban tener que intervenir a la cancerbera local. Ello provocó que si ya se vio de inicio a un Espanyol temeroso, en parte azotado y atenazado por los fantasmas del pasado que parecían muy presentes en el partido de esta tarde, sus jugadoras dieran un paso atrás, y la disposición táctica, pero especialmente la confección de su once, ya hacían prever que ello sucediera con jugadores de talante excesivamente defensivo, mandando un mensaje de esperar y agazaparse y confiar de nuevo en acciones aisladas, especialmente a balón parado o en juego excesivamente directo que volvieran a sonreír al conjunto de Casado.

Primer tiempo visitante

Pero fue un primer tiempo totalmente dominado por el conjunto visitante, convencido y necesitado de ir a por los tres puntos y no dejarse nada en el tintero para intentar superar a sus rivales en la clasificación y coger aire de cara a próximas jornadas. Y lo lograron por méritos propios y por la predisposición de sus rivales que tardaron más de la cuenta en despertar y darse cuenta que se estaban metiendo ellas mismas en la boca del lobo.

Se puede discutir si el conjunto de Badajoz permite que el juego tenga la continuidad necesaria para que estos encuentros no se les atraganten a sus rivales, en si las constantes protestas y reclamaciones no rompen los ritmos de los partidos, pero en cualquier caso es fútbol, forma parte del fútbol y son plenamente conocedoras de sus armas y de cómo competir en los partidos. Y en este fueron superiores en todas las facetas del juego, casi siempre salían victoriosas de los duelos individuales y estaban más atentas a las segundas jugadas.

Llega el gol

Acabó el primer tiempo como hacía rato que se presentía desde la grada, con el merecido gol del cuadro de Antúnez. Un balón en él área, mal solventado a nivel defensivo por las pupilas de Casado, que llegaría a las botas de Estefa que soltaría la clase que atesora en su zurda para cruzar un disparo inapelable frente a la posición de Montse que nada podía hacer para evitar algo que era previsible y que se veía inevitable.

En el descanso, Casado, consciente que la apuesta en el once no le había salido como esperaba y que se su equipo estaba demasiado atrás y que además iba por debajo en el marcador, algo que no se podía permitir, introdujo hasta tres cambios para el segundo acto, en una disposición de jugadoras sobre el verde mucho más creíble respecto a la intención que manifestaba de querer ir a por el partido.

Pero la apuesta inicialmente fracasó, no por las jugadoras que saltaron al verde, sino por la falta d contundencia defensiva, y es que el Santa Teresa ya estuvo a punto de marcar en la primera acción tras el saque inicial, pero no perdonó en la segunda y en una acción muy parecida a la primera, aunque con gran mérito en el pase de Kenni y en la finalización de María Neira con un gran disparo cruzado, ponían más tierra de por medio. Mazazo para las aspiraciones locales.

Reacción perica

El Espanyol tuvo que soltarse definitivamente al ataque porque la diferencia era mayor y no entraba en los planes para contrarrestar el gol del primer tiempo, y sus jugadoras tuvieron que pisar el acelerador y ponerle más empeño en cada una de sus acciones. Quien más destacó en todo ello fueron por un lado la recién incorporada Julve, que intentaba encarar defensoras para crear espacios y una Modin que poco después del tanto visitante conseguiría sacar petróleo de la inocente acción de Van Slam, que forcejeó con ella en el interior del área, la agarró levemente pero permitió que la sobreactuación de la sueca acabar con la señalización de la pena máxima. Se podrá discutir si el agarrón fue suficiente, pero existió y dio lugar a su señalización. Baudet no perdonó y engañó perfectamente a Yolanda Aguirre, excelente a lo largo de todo el partido.

Toma y daca

Un partido que entró en una nueva fase con un Santa Teresa que no quería dejar escapar el botín logrado y que sacó del partido al Espanyol haciendo que no pasara casi nada en el verde, con pequeñas batallas individuales que descentraron el juego del conjunto local, y con alguna salida a la contra que generaba tanta inquietud al cuadro perico que no acababa de lanzarse en tromba al ataque como en alguna otra ocasión en la que se habían visto con el agua al cuello. Y es que las locales a excepción hecha de una ocasión de Modin que a punto estuvo de suponer el empate de no haber sido por la excelente intervención felina de Yolanda bajo palos, no tuvo opciones reales de empatar el partido, se perdió en esas disputas que constantemente entorpecían el ritmo del partido. Un claro reflejo de los nervios que afloraron en la mente de las locales y que las hacían volver a tiempos ya vividos fueron la cantidad de tarjetas recibidas, algo inusual.

Declaraciones

En las declaraciones posteriores al partido, Elba Averies reconocía que no habían estado acertadas y que había habido dos equipos diferentes en las dos partes del encuentro y que no les habían salido las cosas, habían cometido errores que tenían que corregir de forma inmediata habida cuenta que el miércoles juegan el partido aplazado contra el Egatesa Tenerife.

Por su parte, Rubén Casado hablaba que había sido un partido en el que la táctica no influía tanto en el desarrollo del mismo, sino que lo habían afrontado y preparado desde un punto de vista más emocional y que no habían sabido jugarlo, entonando el mea culpa, alejando los fantasmas del pasado que manifestaba no haber apreciado en sus jugadoras a lo largo de la semana. Reconocía además la poca producción en ataque de sus pupilas y que debían de mejorar ese aspecto y aprovechar el binomio que puede formarse en la unión de una jugadora como Modin con un gran juego aéreo y capacidad de aguantar balones de espaldas a portería con jugadoras con la velocidad de Anair.

Conclusiones

Deberá mejorar muchas cosas y mucho el cuadro de Casado ante los próximos partidos frente. Tenerife Egatesa, la visita al campo del Éibar y la próxima visita de la Real Sociedad a Barcelona para no verse como en temporadas anteriores en la zona de descenso y con muchas opciones de ser un firme candidato al descenso en una temporada en la que descienden hasta cuatro equipos, y más teniendo en cuenta que la temporada pasada hizo números para ser acreedor de ello.

Ficha técnica

RCD Espanyol: Montse Quesada, Joana Vega (Elena Julve 46’), Xenia, Elba Verges (Sara Extremera 46’), Paula Nicart, Dulce Giménez (Anair Lombi 62’), Manuela Vanegas, Paola Soldevila, Brenda Pérez (Cristina Baudet 46’), Nicole Modin y Maya (Letti 60’).

Entrenador: Rubén Casado.

Santa Teresa: Yolanda Aguirre, Marta Parralejo, Caroline Van Slam, María Neira, Nayadet López, Caeley Lordemann (Amanda Visco 71’), Kenni Thompson, Alba Mellado (Nerea Perez 78’), Belen Martinez, Ariadna Rovirola y Estefanía Lima.

Entrenador: Juan Carlos Antúnez.

Estadio: Ciutat Esportiva Dani Jarque.

Goles: 0-1 Estefi 43’, 0-2 María Neira 46’, 1-2 Cristina Baudet 55’.

Tarjetas: Marta Parralejo 13’, Nayadet López 32’, Manuela Vanegas 45’, Carolina Van Slam 53’, Paula Nicart 60’, Cristina Baudet 83’, Paola Soldevila 90’.

Colegiada: María Romero Navarro (colegio valenciano).

Asistentes: Rita Cabañero Mompó (colegio valenciano) y Elena Pardos Mainer (colegio aragonés).

4ª colegiada: Alba Ives Jové Sanz (colegio catalán).

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografías: Jordi Vinuesa

 

Artículos relacionados