El derbi no cambia

Tras una semana movida en la Dani Jarque con el relevo en el banquillo y la llegada de Jordi Ferrón a los banquillos tras la mala racha de resultados cosechada por el conjunto blanquiazul llegaba la semana del derbi. Quizás no pudiera parecer el mejor momento para un cambio de dirección en el timón del cuadro local ante la visita del líder intratable y además su rival en la Ciutat Comtal, pero al fin y al cabo quizás era el momento adecuado, un partido en el que nada había que perder y mucho que ganar al no existir presión alguna para el cuadro de Jordi Ferrón, un partido que al inicio de la temporada y como se estaba desarrollando la misma era evidente que el Espanyol no tenía muchos argumentos para discutirle los tres puntos al conjunto de Lluís Cortés.

De hecho, y como ya reconoció el propio entrenador azulgrana en rueda de prensa tras la victoria frente al Betis, el principal rival del Barcelona es el mismo, y en este partido sólo la ansiedad y la precipitación podrían traerle problemas.

No es que el Espanyol no compitiera, sino más bien que aún a día de hoy no tiene argumentos suficientes para disputarle ninguno de los aspectos del juego a un cuadro hecho para ganarlo todo. Y sobre el rectángulo de juego es lo que se vio desde el silbato inicial. Las pupilas de Lluís Cortés tienen muy claro que de los errores se aprenden y ya pasaron por esa lección en el campo del Rayo donde sucumbieron a la precipitación y la ansiedad, la superaron con nota frente a conjuntos como el Sporting de Huelva y lo bordaron este fin de semana frente al rival de la ciudad.

El conjunto blaugrana dominó el balón desde el inicio, con un centro del campo reforzado con la presencia de Hamraoui y Patri, con la talentosa Aitana en estado de clarividencia dando ese punto de genialidad por delante. Alèxia Putellas, que había sentido alguna molestia durante la semana por acumulación de minutos, descansaba en el banquillo a la espera de aparecer con acierto en el segundo acto. Por delante de ellas Jenni, que en esta ocasión se situaba como referencia en ataque, aunque la atacante azulgrana es referencia allí por donde se mueve con esa libertad y movilidad que le otorga su calidad, con esas dos jugadoras desequilibrantes por banda como Mariona y Caroline Graham que volvía al once tras superar sus molestias.

La primera media hora fue la que aguantó el Espanyol agazapado atrás esperando tapar el máximo de espacios posibles para impedir que el conjunto blaugrana hiciera de las suyas, y de hecho lo consiguió en muchas ocasiones, aunque las azulgrana conseguían trenzar muchas jugadas aunque sin puntería en los metros finales, aunque el dominio era apabullante. En favor del Espanyol reconocer que con el cambio de entrenador todas las jugadoras se sienten en la necesidad de demostrar que tienen sitio en este equipo, a la vez que ya han perdido la red de protección que podía otorgarles atribuir la responsabilidad al entrenador por la falta de soluciones, aunque suene duro las únicas responsables en este momento son ellas y con esa responsabilidad a las espaldas se vieron para correr sin descanso a lo largo de todo el partido, algo que por el contrario no se había aún visto esta temporada, lo que en cierta forma es un aspecto positivo que debería venir acompañado de muchos más argumentos para empezar a creer en la salvación, aunque quede mucha temporada por delante. Eso si no les vuelve a suceder lo de esta semana, ir corriendo detrás del balón, lucharlos todos, pero encontrarte que el equipo contrario acabe materializando alguna de las múltiples ocasiones de que disponga.

Y es que en el minuto 31 apareció la de casi siempre en el cuadro visitante, Graham Hansen, que estaba siendo un dolor de cabeza constante para Dulce, sacó de zona a Inés y consiguió meter un centro de esos maravillosos que sólo ven pocas jugadoras en el mundo, cruzando la portería blanquiazul ante la mirada de todo el mundo, y encontrando a la de casi siempre, una Jenni talentosa que cazó el centro al segundo para cruzarlo imposible para Mimi. La botella ya estaba descorchada y ello también se notó en las jugadoras de Lluís Cortés que aún se sentirían más cómodas sobre el verde. Y al filo del descanso una jugada de esas de magia al alcance de pocas jugadoras, una combinación por banda entre Mariona y Melanie acababa con el centro de esta a la zona del primer palo donde aparecía Jenni para dejar un ohhh en la grada con su taconazo para sentenciar en el electrónico algo que desde el inicio estaba sentenciado en el juego. Melanie había tenido que sustituir a su compañera Andrea Falcón, titular por la lesión de Leila, y que sintió molestias en su rodilla maltrecha y tuvo que ser sustituida y llevada a la Ciutat Esportiva Joan Gamper para hacerle pruebas lo antes posible.

El segundo tiempo se esperaba una reacción aunque fuera tímida del conjunto de Ferrón, pero lo que sucedió fue todo lo contrario. Para empezar quitó del centro del campo a Anna Torrodá, quizás uno de los principales argumentos del conjunto perico, y el dominio azulgrana fue aún más dictatorial que en el primer acto. Y es que el Espanyol podría decirse que prácticamente tardó más de media hora en salir de su campo, si así puede considerarse un desplazamiento en largo sin precisión ni recepción. Las azulgrana tocaban con infinita paciencia el balón, con la seguridad que aportaba el doble pivote, y sin la necesidad de jugarse balones absurdos que dieran oxígeno a sus rivales. Entretanto, Lluís Cortés volvió a iniciar la rueda de cambios, aunque entre quien entre al rectángulo de juego, el nivel de las blaugrana se mantiene o incluso aumenta.

Las ocasiones iban cayendo del lado visitante, disparando hasta en tres ocasiones contra los palos de la portería defendida por Mimi, que aunque encajó cuatro goles salió reforzado por sus cruciales intervenciones ante las acometidas de sus rivales. Tanto Jenni como Mariona, también Aitana y especialmente Graham y Marta Torrejón por el lado derecho, percutían constantemente el balón buscando esos espacios necesarios para llegar en condiciones claras para anotar el gol. Y el gol de tanto insistir llegó. Primero con una excelente aparición desde el lado derecho de una jugadora imprescindible para este equipo, Marta Torrejón, que alcanzaba un balón cruzado y lo lanzaba contra la parte de abajo del larguero acabando el esférico dentro de la red de la portería blanquiazul. Y el cuarto, ya con el tiempo en el añadido gracias a un excelente cabezazo de Vicky Losada que reaparecía tras sus molestias, apareciendo de segunda línea y mandando al fondo de las mallas un centro preciso de Marta.

Del Espanyol, como dijimos intentando evitar los ataques del conjunto visitante, corriendo lo indecible, luchando por cada balón, pero sin ninguna salida en ataque, sin ningún control ni posesión del esférico y alejando en ocasiones directamente el balón para evitar esa constancia blaugrana.

En sala de prensa Jordi Ferrón reconocía que “hemos defendido, mucho y bien gracias al esfuerzo y sacrificio de las jugadoras, pero es que es la seña de intensidad de este equipo es innegociable y construiremos el equipo desde esa solidez defensiva y a partir de ahí intentaremos construir un juego de ataque que hoy queríamos poner en práctica pero que el Barcelona nos ha impedido llevar a cabo”. Por su parte, Lluís Cortés reconocía que el partido del Rayo “nos había enseñado como evolucionar en ese aspecto, el de tener paciencia y optimizar las ocasiones, hemos sabido esperar a encontrar los espacios y con Patri y Keira teníamos quizás ese centro del campo con mayor solidez también porque es un dolor de cabeza coger sólo once jugadoras con el gran plantel que tenemos”.

Por su parte, Jenni, bigoleadora en la tarde noche de hoy y que ha anotado en todos los encuentros que ha jugado, reconocía sentirse bien tanto en la zona del centro del campo como en punta, aunque en punta le permitía marcar más goles. Mientras que Paloma creía que el equipo había trabajado bien y que esa solidez defensiva tenía que ser la base sobre la que construir el equipo, creyendo que sacarán adelante la temporada y que ahora les faltaba dar ese paso adelante para generar ocasiones, pero que hoy habían hecho un gran trabajo defensivo y que todas las jugadoras querían demostrar que el míster puede contar con ellas.

La semana que viene, justo antes del parón navideño, el Barcelona recibirá al Granadilla Tenerife  en el Johan Cruyff, mientras que el Espanyol viaja a Valencia, al campo del Levante UD, en otra final para las de Jordi Ferrón.

 

FICHA TÉCNICA

RCD Espanyol: Mimi, Paola Soldevila, Inés Altamira, Dulce, Debora, Anna Torrodà (Brenda Pérez 46’) (Xenia 86’), Letti Sevillano, Katherine Alvarado, Cristina Baudet, Eli del Estal (Daniela Cruz 59’) y Elena Julve (Paloma Fernandez 46’).

Entrenador: Jordi Ferrón.

FC Barcelona: Sandra Paños, Mapi León, Andrea Pereira, Andrea Falcón (Melanie Serrano 30’), Marta Torrejón, Keira Hamraoui (Alèxia Putellas 62’), Patri Guijarro, Aitana Bonmatí (Vicky Losada 78’), Jennifer Hermoso, Caroline Graham (Lieke Martens 75’) y Mariona Caldentey.

Entrenador: Lluís Cortés.

Colegiada: María Dolores Martínez Maradona (Comité murciano).

Asistentes: Rita Cabañero Mompo (Comité valenciano) y Verónica Garcia Garcia (Colegio madrileño)

4ª árbitra: Ághaga González Rodríguez (colegio catalán).

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: Jordi Vinuesa

 

Artículos relacionados