El Barcelona también golea en Champions

Volvía la Champions a nuestras vidas, que sin darnos cuenta llegaba con menos diferencia en el tiempo que temporadas anteriores, pero es que visto que el Barcelona no encuentra rival en la liga, la competición europea es donde esta temporada se espera ver el real salto cualitativo del conjunto de Lluís Cortés y la capacidad de asaltar el cetro europeo con un equipo que ha mantenido su bloque en todas sus líneas, más allá de la incorporación de Cata Coll, cedida la temporada pasada, y de las incorporaciones desde el filial ya con ficha del primer equipo de aquellas jugadora no cedidas en otros equipos para acabar de foguearse con más minutos.

El conjunto azulgrana viajaba a la fría Holanda, aunque con un horario más adecuado para el frío que acecha en estas épocas, y a las 4,30 de la tarde pasaba a rodar de nuevo el balón en Eindhoven, aunque no se disputaba en el Philips Stadium que hubiera sido una clara apuesta del conjunto holandés por esta competición.

Saltaba el conjunto azulgrana con muchos cambios en su once respecto al partido del fin de semana en la liga. El primero de ellos y más importante la vuelta bajo palos de Sandra Paños, la alicantina había pasado de ser duda el lunes al retirarse del entreno antes de tiempo por molestias a titular en el debut en la competición europea. Laterales más habituales como Marta y Leila, con Patri volviendo a su posición natural al volver al eje de la defensa Andrea Pereira.

Como viene siendo habitual en los últimos partidos de las pupilas de Lluís Cortés salieron a por el partido y a intentar sentenciar el mismo antes del primer cuarto de hora. Y lo lograron quizás incluso antes de lo que se podía haber previsto en el mejor de los escenarios. Llegaba el primer gol, ya en el minuto 4, con un excelente remate de cabeza de Jenni Hermoso a centro de una de las mayores asistentes azulgranas, Marta Torrejón. El centro de la lateral azulgrana al segundo palo, no encontraba a Oshoala pero sí a Jenni que llegando desde esa posición más atrasada desde la que inicia siempre encuentra el espacio justo por donde atacar los balones.

Con el gol inicial y tan pronto, y el dominio del esférico que tenían las azulgrana sobre el verde, todo podía hacer prever que sería un partido plácido para las blaugrana. En los primeros veinticinco minutos de juego esa sería la tónica, con un Barcelona que movía con fluidez y que llegaba con relativa facilidad a las cercanías de la portería de la ex colchonera Van Veenendaal. De hecho bien podrían haber ampliado la diferencia en el electrónico con los disparos de Mariona y Oshoala, pero ninguna de las dos encontraba portería.

Por fin conseguiría encontrar algún hueco sobre el verde el conjunto holandés antes de la media hora de juego y empezaría a dar muestras de donde resulta peligroso el conjunto de Eindhoven. Conseguía conectar alguna salida rápida y en tres o cuatro toques conseguía encontrar a Smits, aunque la goleadora holandesa (uno de los fichajes del Wolfsburgo para la temporada que viene) no lograba controlar esos pases al espacio con lo que no podía poner en apuros a una Sandra Paños que prácticamente se convertía en una espectadora de lujo.

Las jugadoras azulgrana conseguirían controlar esas tres o cuatro acometidas con las que el PSV comparecía sobre el verde, y con ello volvería a tener el control del esférico evitando esos tímidos intentos de acercarse del conjunto holandés que había conseguido reducir los acercamientos a portería y que cuando parecía que el resultado al descanso sería la victoria por la mínima llegaría el segundo tanto del encuentro, en una de esas acciones en las que puede ser un mal llamado gol psicológico o de mala fortuna, un centro desde el lado izquierdo acababa en un remate de cabeza fallido de Jenni que no conectaba bien el remate y ese semi fallo se convertía en una acción trascendental porque el balón que la sobrepasaba chocaba contra la aparición de Van den Berg en la acción defensiva que acababa con el esférico al fondo de las mallas, otorgando al club azulgrana una ventaja excesiva a todas luces por lo visto sobre el verde donde no había ejercido ese dominio aplastante con constantes ocasiones a lo largo de todo el partido que nos tiene acostumbrado en la liga.

Empezaría el segundo tiempo con un cambio en las filas del PSV y sin novedades en las azulgrana. Una salida en tromba del conjunto holandés que lograría sacar un córner en la primera acción de este segundo acto, aunque sin consecuencias para la portería azulgrana. Pero realmente pareció un espejismo porque enseguida llegarían las acometidas blaugrana sobre el marco de Van Veenendaal. Primero sería un par de centros a los que respondería la portera holandesa con mucha seguridad, pero se Huda llegarían de nuevo esos remates a portería sin encontrar, como ya pasaba en el primer tiempo, los tres palos de la portería holandesa. Las jugadoras de tres cuartos del conjunto azulgrana superaban sus marcas y con esas permutas constantes y las penetraciones desde segunda línea otorgaban acciones de superioridad, pero los remates de calidad no acababan de llegar y el electrónico no se movía en los minutos iniciales.

Son partidos en los que mantener la concentración durante todo el partido es difícil y más aún en la cabeza de la portera que no es exigida ni siquiera prácticamente interviene en todo el partido. Son partidos que Sandra Paños ha vivido en infinidad de ocasiones, y por ello sólo se puede entender por su falta de actividad y participación en los partidos de esta temporada y el haber transcurrido mucho tiempo desde su última aparición que la cancerbera alicantina cometiera errores en su juego de pies, una de sus virtudes. Ya en el primer tiempo había jugado de primeras un esférico muy peligroso que casi se convierte en una acción de peligro del conjunto holandés, y en el segundo tiempo sí que acabaría concediendo esa oportunidad cuando al intentar salir en corto, su pase sería interceptado por Smits que cedería el esférico a Kuijpers, pero la delantera holandesa marraba la ocasión mandando el esférico al lateral de la red. Se podría decir mucho al respecto pero es que el Barcelona es fiel a su estilo y en ese estilo uno de los fundamentos es jugar siempre el balón empezando desde la portera, y Sandra Paños es y seguirá siendo una artista en ello, más aún en cuanto pueda coger una constancia bajo palos.

El cuadro holandés, como sucediera en el primer tiempo, se fue asentado sobre el verde a medida que pasaban los minutos y cogía la confianza de aquellos equipos que aún siendo inferiores se crecen al no encajar frente a un rival que se le puede presuponer que las podría golear. Fruto de ello las holandesas inquietaban aunque tímidamente a Sandra Paños pero conseguían acercarse a sus dominios y de paso alejarlas de su portería. Las acciones de Smits eran las de mayor calidad junto a Kuijpers, que había estado cerca del gol, al igual que un disparo cruzado de Levels que se marchaba excesivamente cruzado.

Y cuando mejor parecía estar el PSV sentenciaba definitivamente el cuadro de Lluís Cortés. Una excelente combinación entre Mariona, Patri, Jenni con el pase al espacio para una Marta Torrejón que se incorporaba a espaldas de la defensa, centraba para que Oshoala, esta vez sí acertaba no solo entre los tres palos, sino dentro de las mallas del conjunto local.

Al partido aún le faltaba el mejor de los goles de la tarde. Esférico en banda para Graham Hansen que centra a la zona del segundo palo donde aparece la holandesa Martens para rematar de primeras, sin que el balón caiga al suelo y con el interior para hacer subir el cuarto al marcador. Un gol de orfebrería.

 

 

 

Y antes del final del partido llegaría el tanto del PSV el primero del cuadro holandés en su estreno en todos los tiempos en la máxima competición continental. Un gol que es un claro ejemplo de este cuadro que combina de forma excelente la veteranía de algunas jugadoras con jóvenes y portentosos talentos, como el de su lateral zurda Levels. La holandesa recuperaba en un esférico en su propia área, conducía y soltaba un pase perfecto para la carrera de Smits que superaba y ganaba la posición a las centrales azulgrana, se acomodaba y batía por el palo corto a Sandra Paños. Quedará en los anales del club que la delantera, su máximo baluarte esta temporada sería la primera jugadora en la historia del club en anotar en la Champions.

Del lado azulgrana seguro que no gustó a Lluís Cortes que un exceso de relajación en los minutos finales había provocado que encajara el segundo gol de esta temporada. Como ya anticipaba el técnico catalán en la previa, hay que ajustar esos pequeños detalles que no se podrán permitir frente a otros rivales de mayor entidad.

 

Ficha técnica

PSV Eindhoven: Sari Van Veenendaal, Ellie Jean (Dana Foederer 88’), Aniek Nouwen, Mandy Van den Berg, Janou Levels, Julie Biesmans, Nurija Van Schoonhoven (Kayleigh Van Dooren 78’), Amy Harrison (Nadia Coolen 88’), Romée Leuchter (Melanie Bross 46’), Joëlle Smits y Jeslynn Kuijpers (Esmee Brugts 69’).

Entrenador: Rico de Rooij.

FC Barcelona: Sandra Paños, Mapi León, Andrea Pereira, Leila Ouahabi, Marta Torrejón (Ana María Crnogorcevic 74’), Patri Guijarro (Keira Hamraoui 74’), Alèxia Putellas (Vicky Losada 77’), Jenni Hermoso, Mariona Caldentey (Graham Hansen 67’), Assisat Oshoala (Aitana Bonmatí 67’) y Lieke Martens.

Entrenador: Lluís Cortés.

Estadio: Venue Sportcomplex De Herdgang.

Goles: 0-1 Jenni Hermoso 4’, 0-2 Van den Berg (pp) 44’, 0-3 Oshoala 65’, 0-4 Lieke Martens 75’, 1-4 Joëlle Smits 89’.

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: FC Barcelona

 

Artículos relacionados