Detalles diferenciales

No se le puede exigir a este Barcelona que sea brillante a cada instante, que golee a cada partido, y es que esta liga da muestras cada jornada que incluso en uno de esos días donde no aparece todo el brillo y calidad del juego azulgrana, las pupilas de Lluís Cortés han cogido la directa hacia el título de liga.

Llegaba el Betis al Johan Cruyff después de haber conseguido un empate frente al otro coco de la competición, el Atlético de Madrid, y según había anticipado su técnico Antonio Contreras en la previa, viajaban con ilusión y con ganas de demostrar que equipo son y que no le perdería la cara al partido.

Dicho y hecho, con una disposición con dos líneas de cuatro por delante de Meline Gérard y con dos puñales delante como Piemonte y una renacida Priscila, el equipo verdiblanco prometía mucha lucha y una guerra incesante para intentar maniatar el despliegue de juego de las azulgrana en su inexpugnable feudo.

Pero le faltó algo al conjunto de Contreras, aunque como él manifestó, si le sales a buscar al Barcelona, te puedes llevar lo que el resto de equipos que han visitado la Ciutat Contal y después convence a tu equipo de poder competir en el siguiente partido, un partido de la liga para evitar las posiciones de descenso de la Liga Iberdrola.

El conjunto de Lluís Cortés introdujo diferentes variantes en su once y se notaron. La primera de ellas como prueba para futuros envites en defensa, con Patri ocupando la posición de Andrea Pereira, reservada para próximos partidos. Todo un acierto porque con ella como pareja de Mapi, el conjunto azulgrana tiene salida franca por ambas centrales frente a posibles dificultades que cualquier equipo les pueda plantear con una presión alta. La segunda, Hamraoui volviendo a ese pivote defensivo que aunque a veces da una cierta lentitud a la salida, ofrece unas garantías defensivas de las que no dispone en otra jugadora Lluís Cortés. La tercera, una ya habitual, Jenni moviéndose por todo el campo, dificultando incluso a los periodistas su ubicación en un sistema fijo que quiera ubicarse la. Y la última, y quizás la menos resolutiva, no por la falta de calidad de la jugadora que parece más en forma en estos momentos como Aitana, pero si la dificultad de ésta de suplir a quien había mostrado mejor forma aún, como es Graham, reservada después de las molestias de la semana pasada.

Con esta situación de partido fue una primera parte en la que el Barcelona noqueó a su rival en tres acciones muy puntuales, más por errores defensivos incluso del conjunto bético, que no tanto por mérito azulgrana. El primer gol de Alexia llegaría tras un error en la interpretación de la jugada dela zaga visitante que devolvió dentro del campo y franco cara a portería, cuando lo más sencillo era una pérdida por el lateral. Cierto que luego se juntó la calidad de la capitana blaugrana que superó a Gérard con un gran trallazo cruzado des del vértice del área. Y después vendrían dos jugadas, especialmente la segunda de error de concentración e incluso de discutible interpretación. La primera no ofrecía dudas, Marta Cazalla media mal al tirarse al suelo para rebañar un balón que se marchaba dirección a la línea de fondo sin contar con la inteligencia de Oshoala que anticipaba lo justo el cuerpo para provocar un penalti. La segunda, una mano dentro del área de Ana Hernández en un balón que se iba a perder camino de la línea lateral de banda pero que golpeó claramente en el brazo de la zaguera bética, interpretando quizás de forma demasiado escrupulosa el reglamento la colegiada. El primer lanzamiento lo transformaría Jenni, consolidando su pichichi, cediendo el segundo de los lanzamientos a Mariona. Tres goles a cero sin haberse visto el fútbol de control, de arrastre, de llevarse por delante a las contrarias a las que nos tienes habituadas las azulgrana, quizás demasiada mala costumbre que hace que se espere como mínimo todo ello del conjunto local a cada encuentro. La única nota negativa para las locales en este primero tiempo, aunque parece no revertir más importancia fue el cambio solicitado por Leila al haber notado molestias.

Con el resultado tan favorable sólo se podía esperar que las azulgrana, con gran carga de trabajo ésta semana, contemporizaran y gestionaran muy bien la posesión de balón. Y así lo hicieron, saltaron de nuevo al verde con la idea clara de tener el balón y no permitirse perderlo, conscientes que el Betis seguramente intentaría estirar un poco sus líneas para crear un peligro que no había merodeado él área de una Sandra Paños, un espectadora más del encuentro.

Las 3.158 personas que habían decidido disfrutar de la mañana viendo a las pupilas de Lluís Cortés espoleaban a sus jugadoras des de la grada, donde también había mucha presencia de aficionados del Betis, y de hecho, se vivió un segundo tiempo con mucha temporización en el juego de las locales pero con ocasiones más claras para haber podido ampliar el marcador. Especialmente relevancia y un papel principal tuvo en este segundo tiempo la cancerbera francesa Meline Gérard, que tuvo que emplearse a fondo para evitar recibir más goles, rechazando en grandes intervenciones los disparos de Alexia, Aitana y Oshoala. Por su parte, el conjunto verdiblanco siguió a lo suyo, pendiente de las espaldas para evitar verse superadas, pendientes de cerrar esos espacios que las azulgrana convierten en grietas. Ello provocó que su bagaje ofensivo fuera escaso por no decir inexistente, no requiriendo de ninguna intervención con reseñable de una Sandra Paños muy metida en el encuentro pero solo para ser la primera opción de pase ante una presión alta del Betis que se vio en demasiadas pocas ocasiones.

Salió vivo y reforzado el Betis de su visita al líder, aunque pueda sonar contradictorio, pero el gran encuentro defensivo de las verdiblancos tiene que reforzarlas en boca de su entrenador de cara a los partidos de “su liga”, como el del próximo fin de semana en el derbi frente al Sporting Huelva.

Por su parte. las pupilas de Lluís Cortés, incluso sin ser todo lo brillantes a lo que nos tienen acostumbrados, mal acostumbrados, no solo suman de tres en tres y ganan con facilidad sin sufrir durante los partidos, sino que además el empate del Atlético de Madrid de la semana pasada frente a su rival de hoy y de esta jornada frente al Athletic Club le facilitan y reafirman en su trabajo.

Como reconocía el propio Lluís Cortés en sala de prensa, las principales rivales de las azulgrana son ellas mismas en lo que queda de liga. Reconocía además que había sido un día para optimizar mejor la posesión de balón. En cuanto a Leila reconocía que no existía en principio lesión aunque se le estaban haciendo pruebas y que había notado molestias por lo que habían preferido ser precavidos.

 

FICHA TÉCNICA:

FC Barcelona: Sandra Paños, Mapi León (Melanie Serrano 72’), Patri, Leila Ouahabi (Andrea Falcón 30’), Marta Torrejón, Keira Hamraoui, Aitana Bonmatí (Lieke Martens 58’), Alèxia Putellas, Jennifer Hermoso, Asisat Oshoala y Mariona Caldentey (Candela Andújar 58’).

Entrenador: Lluís Cortés.

Betis: Meline Gérard, Ana Hernández (Laura González 58’), Marta Cazalla, Merel Van Dongen, Nuria Ligero, Marta Perarnau (Rosa Otermin 74’), Irene Guerrero, Willy Romero (Rosa Marquez 65’), Marianela Szymanowski, Priscila (Abam 82’) y Martina Piemonte.

Entrenador: Antonio Contreras.

Colegiada: Zulema González (Colegio gallego).

Asistentes: Iría Rosendo y Lorena Novas (Colegio gallego)

Goles: 1-0 Alèxia Putellas, 2-0 Jenni Hermoso 34’ (p), 3-0 Mariona Caldentey 37’ (p). 

Incidencias: Partido correspondiente a la 12ª jornada de Primera Iberdrola disputado en el Estadi Johan Cruyff ante 3.158 espectadores.

 

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Autor: Jordi Vinuesa

 

Artículos relacionados