Descubriendo a Quejigo, entrenador del Fundación Albacete

Entrevistamos a Miguel Ángel Quejigo, mister del Fundación Albacete, equipo de la liga Reto Iberdrola sur. Donde nos habla tanto del pasado, presente y futuro tanto del equipo cómo de él como entrenador.

En estos momentos el equipo de Miguel Ángel ha vuelto a retomar los entrenamientos por segunda vez después de que se aprobara el “Protocolo Covid” propuesto por la Federación de Castilla La Mancha en consenso con los clubes. La primera vez que volvieron después del parón por la pandemia fue el 3 de agosto. Empezaron a entrenar con mucha ilusión y muchas ganas después de tantos meses sin tocar un balón. Estaban felices de estar con el colectivo y les dio tiempo a hacer cuatro sesiones pero con la normativa del protocolo sanitario de realizar masivamente los PCR, decidieron esperar a que llegaran los negativos de las jugadoras para poder volver a seguir más seguros.

Durante ese segundo parón forzoso estuvieron llevando un entrenamiento individualizado con cada jugadora, teniendo en cuenta lesiones anteriores para mandarles a cada una ejercicios determinados. Ejercicios de nivel condicional, ejercicios de fuerza y resistencia y estímulos para estar en buenas condiciones para cuando retomasen los entrenamientos y tuviesen un buen ritmo de inicio como lo están teniendo ahora. Lo más importante para el equipo técnico era proteger a las jugadoras para evitar posibles lesiones y que tengan un buen inicio de temporada.

Después de esta breve introducción sobre cómo está viviendo en estos momentos la plantilla en general. Ahora hacemos una pequeña introspección en el entrenador del equipo albaceteño. Esta joven promesa que ya ha dado sus pequeños grandes pasos como entrenador, con una clara proyección de futuro, así lo respalda su trabajo y sus métodos como entrenador que hasta ahora son bastante infalibles.

Después de una vuelta de un parón tan largo todo son dudas e incertidumbres, ya que es actuar frente a una situación nueva, Miguel Ángel nos cuenta en qué y cómo está enfocando la vuelta: “La preparación para la próxima temporada está siendo curiosa por la situación que estamos viviendo, pero lo principal que estamos haciendo es enseñar al equipo lo que éramos capaces de hacer la temporada pasada, tanto buenas como malas… potenciando las buenas y corrigiendo o minimizando las malas que nos costaban puntos o goles. Y a partir de corregir esos matices, hacernos más competitivos y potenciar a nivel colectivo lo que hemos hecho bien. Y a partir de eso seguir creciendo”.

Le preguntamos qué le aportan los nuevos fichajes de cara a la temporada 2020/21: “Los nuevos fichajes nos van a dar ese plus que necesitábamos sobre todo a nivel de juventud y dentro de esa juventud esa experiencia dentro de las competiciones. Tenemos jugadoras con las que hemos firmado que son contrastadas en Primera División o en Reto, con muchos partidos en sus piernas. Eso nos va a dar esa garantía de hacer un equipo con ambición y ganas de demostrar. Pero que también ya saben lo que es esta categoría y vamos con mucha ilusión para poder competir lo mejor posible”.

El mister nos hace una pequeña valoración de lo que ha sido la temporada pasada: “Es cierto que el equipo en la primera vuelta fue un equipo muy solvente, primero por ocasiones de gol. Éramos un equipo que generábamos mucho y gracias a eso realizábamos muchos goles. Pero sobre todo lo que nos caracterizó en la primera vuelta es que fuimos un equipo muy seguro atrás, encajamos muy poquitos. Éramos un equipo que sabíamos que si manteníamos esa portería a cero nosotros íbamos a hacer gol. Y bueno, pues se mantuvo esa regularidad durante la primera vuelta y quizás fue lo que nos faltó en la segunda. El equipo siguió haciendo goles, realizando mucho juego con muchas ocasiones de gol siendo dominante en los partidos que creo que eso lo hacía muy bien. Pero es cierto que atrás, bueno no atrás, el equipo en general, sufrió un poco más a la hora de recibir goles. Recibímos bastantes más goles que en la primera vuelta y creo que eso fue lo que nos hizo mermar en cuánto a puntos y nos hizo perder esas dos primeras plazas que al final hizo que el Santa Teresa subiera a Primera División y nosotros nos quedáramos con la miel en los labios”.

Ante una temporada bastante buena, el Fundación Albacete tuvo pequeños fallos que les hizo perder el ascenso: “Puntos a cambiar, no me gustaría decir que tenemos que cambiar cosas, sino más bien potenciar o qué sabíamos hacer muy bien y hacernos aún más fuerte de lo que ya éramos. En aspectos ofensivos, en aspectos de generar ocasiones de gol, dominar los partidos como los dominábamos (sobre todo en casa). Una de las cosas que deberíamos corregir o minimizar, sería  ser un poco más contundentes atrás, evitar encajar más goles, ser un colectivo mucho más fuerte de presión a nivel defensivo. Ser mucho más seguros. Porque a partir de ahí tenemos jugadoras con talento en todas las líneas, capaces de resolver situaciones individuales por ellas mismas, capaces de apretar bien en los partidos,  y eso es lo que nos va a hacer crecer e ir viendo un poco más el día a día. Este año va a ser un poco más intenso que el año pasado, con el tema del coronavirus, nos va a hacer vivir cada jornada como si fuera una final. Intentamos hacer que el equipo disfrute de ello, volver a sentirnos equipo, futbolistas, entrenadores, cuerpos técnicos y sentirnos otra vez que realizamos lo que más nos gusta”.

En su primer año en el club albaceteño como entrenador para Quejigo, le preguntamos por su experiencia vivida y por su renovación: “De mi primer año en el Fundación Albacete saco, la verdad, muchos puntos positivos. Sobre todo tengo un año más de experiencia en fútbol en general, intento ser más cercano con las jugadoras, he crecido mucho en ese sentido. Antes no tenía tan  en cuenta en acercarme al jugador y me centraba mucho en lo táctico, ahora soy un entrenador que confía mucho en lo táctico pero sobre todo me gusta que el jugador o la jugadora se sienta participe del día a día, saber lo que le ocurre no sólo en lo deportivo, sino también a nivel personal y si le podemos ayudar en ese sentido, porque el estado anímico  de las jugadoras es importantísimo para que el juego sea bueno óptimo, en eso me he basado en mi primer año como entrenador. También me he sentido muy querido tanto dentro del vestuario tanto como fuera, me he sentido con mucha confianza  de poder realizar mi trabajo. Es de agradecer que tanto el Club como el director deportivo Carlos del Valle y demás pues te den una oportunidad así y además te pongan todo en bandeja, para que tú tomes las decisiones con libertad y con la tranquilidad de que se confía en ti y en ese sentido, la verdad, es que estoy contento y por eso mi renovación en el Club porque creo que podemos crecer de la mano el Albacete y yo y en este caso también el equipo y vamos a intentarlo un año más”.

En cuánto a los nuevos fichajes que ha hecho el Club, Quejigo asegura tener el tándem perfecto: “Las jugadoras que hemos traído nuevas, son fichajes muy jovencitos en general, pero bueno, jovencitas en cuanto edad por así decirlo, porque luego en cuanto experiencia o a bagaje futbolístico son jugadoras que  han demostrado en sus otros equipos, ya sean en reto o en liga Iberdrola, que son jugadoras importantes que han tenido minutos importantes. Han sido jugadoras que han tirado de sus equipos en momentos puntuales de la competición, justo lo que necesitábamos  en el Fundación Albacete, darle un puntito más en ese sentido porque lo que teníamos ya en casa, las jugadoras que ya habíamos renovado, tanto las veteranas como las jóvenes, que es cierto que las veteranas que tenemos en el Club son jugadoras que transmiten una ilusión y un compromiso como si fueran niñas pequeñas. Si tú ves a una veterana como Mati o como Vane que transmite eso en el día a día, que vienen a entrenar y son las primeras  que hacen todo, es un contagio continuo  de ellas hacia  las compañeras. Y luego tenemos las jóvenes que tienen un hambre y una ambición brutal, que saben lo que es competir en Primera División porque ya han estado con el Albacete en primera”.

Entre los fichajes que ya hemos realizado y el colectivo que hemos conseguido renovar y hemos formado una plantilla súper competitiva, hemos conseguido en todas las líneas mucha competitividad y además sana. Tanto Carlos del Valle como yo queremos gente humilde, trabajadora y sensata que en el día a día compita pero que también transmita buen ambiente, sobre todo que sean buenas personas y que ayuden en el día a día a sus compañeras. A partir de ahí creo que vamos a competir muy bien”.

Son más de nueve fichajes este año los que completan la plantilla del equipo albaceteño, y ninguna tiene más de 25 años, el entrenador responde: “Nos hemos decantado por una plantilla tan joven sobre todo porque creemos que tienen experiencia en el fútbol aunque sean tan jóvenes, nos hemos guiado por el talento, por ese carácter que tienen como jugadoras y también como personas. Nos hemos intentado empapar mucho de cómo son las jugadoras que hemos fichado, ya lo hicimos el año pasado y lo hemos vuelto a hacer este año, preguntando a ex compañeras, a ex directores deportivos etc. para saber cómo son dentro del vestuario, como fuera, si son comprometidas si ayudan al resto de compañeras a ser mejor. Pensamos que a partir de ahí es como se hace un equipo, luego puedo ocurrir lo que sea en la competición, pero creo que si tenemos jugadoras con talento, comprometidas y que son buenas personas en el día a día, tenemos mucho ganado para hacer un buen grupo, un buen equipo que seamos fuertes y a partir de ahí seguro que creceremos”.

Al míster las comparaciones entre fútbol femenino y fútbol masculino no le gustan que se hagan. Diferencias para él es luchar entre categorías distintas pero no encuentra diferencia de trato entre entrenar a hombres y a mujeres. Utiliza las mismas técnicas de trabajo en ambos: “Las diferencias hay que hacerlas entre tus iguales en tu competición, respecto a esa misma y a esos equipos a los que te vayas a enfrentar”.

La única diferencia que ha podido objetar entre ambos fue esta: “Creo que el trabajo de prevención de lesiones es muy importante tanto en el masculino como en el femenino, pero en el femenino es todavía un poquito más. Tiene un punto mayor de importancia, sobre todo, primero porque aún hay jugadoras todavía que no tienen una base de ejecución de condicional de evitar lesiones y hay que conseguir esa base. Y en segundo lugar, porque también tienen un  riesgo de lesión más alto en cuanto sobre todo a las lesiones del cruzado”.

Conociendo un poco más a Miguel Ángel como personaje, descubrimos como comenzó su trayectoria en el fútbol femenino: “En el Rayo estuve trabajando en División de Honor mientras que también llevaba la coordinación de la cantera femenina. Estaba muy al tanto del primer equipo femenino porque me encanta el fútbol en todas sus categorías e intentaba estar al día. Es cierto que cuando acabó mi etapa en el filial masculino, mi  compañero Diego Merino, decidió no seguir en el equipo, yo me puse en disposición del Club, del  Rayo Vallecano, para que si tenían intención de ofrecerme algo que me lo ofrecieran y a partir de ahí poder hablar. Juan Pedro Navarro, que era el director deportivo en ese momento, me ofreció que me hiciera cargo del Rayo femenino en un momento en el que era muy complicado debido a que se fueron muchas jugadoras ese año y teníamos un presupuesto muy bajito. La verdad es que me demostró toda su confianza para hacerme cargo del proyecto e intentar salvarlo, y yo creo que la verdad es que hicimos muy buenos años, competimos muy bien y me sentí muy querido«.

Los objetivos para el equipo esta temporada 2020/21 son claros para el míster. “Lo primero de todo es volver a empezar y volver a sentir que soy entrenador y que estoy con mi equipo, a partir de ahí empezar a competir y ser lo más competitivos posibles para estar arriba. Evidentemente intentar estar cuanto antes en Primera División porque el proyecto del Albacete es muy serio y profesional y tenemos que intentar entre todos volver a poner al Albacete en la Liga Iberdrola. La liga y reto Iberdrola comienzan el 18 de octubre, al igual que las categoría de Tercera División del fútbol masculino«.

Los objetivos personales para Quejigo como entrenador son los siguientes: “Mi objetivo a largo plazo es  tener proyectos largos en los que se vea realmente si los matices o la ayuda que estoy impartiendo están dando resultados, no en cuánto victorias, sino resultados en cuánto a la evolución del club en general. Me ilusionaría mucho seguir viviendo del fútbol y el poder retirarme dentro de 30 o 35 años diciendo que he podido vivir del fútbol y estar satisfecho con el  trabajo que he podido hacer”.

Los quesitos amarillos es un equipo recién ascendido a Segunda División, y un directo rival del Fundación Albacete, Miguel Ángel nos analiza el equipo: “La FF Solana es como cualquier club humilde que empieza prácticamente de cero, que tiene un sentimiento de pertenencia grande tanto técnico, como de jugadoras, como de entidad. Se encuentra en un momento que ha conseguido un premio muy grande, que es estar en Reto, puede que al principio les cueste un poco entrar en la categoría, porque siempre cuando pisas una categoría nueva, a todo el mundo nos ha pasado, cuesta un poco más adaptarse. Por eso mismo, por esa ilusión que transmiten, siendo un equipo humilde, familiar y cercano que han conseguido un hito tan importante, seguro que lo hacen genial”.

Ya para acabar le pedimos que nos analice los equipos de la próxima temporada: “Los equipos con los que tenemos que competir son todos los del grupo Reto sur. Yo soy de los que creo que una liga no se gana contra rivales directos ni contra X equipos. Realmente en una categoría en la que va a ver 3 partidos que si tú eres merecedor de estar arriba vas a estar arriba,  y si no lo mereces pues no vas a estar arriba y es un poco lo que nos ha pasado este año, hemos merecido estar entre los tres primeros y ahí hemos estado, pero realmente lo que te dice la categoría es que el Santa Teresa ha sido merecedor de estar en Primera División sobre todo en la jornada 22. Luego ya en 30 jornadas hubiéramos visto”.

Yo sólo pido al fútbol, a ese fútbol que todos apreciamos, que ojalá seamos un equipo que merezca estar arriba, tener muchos puntos, llevarnos muchas victorias, porque si lo merecemos seguramente lo conseguiremos. Habrá días en los que se te dé mejor o se dé peor, pero si eres un equipo merecedor por méritos propios te mantienes en los primeros puestos”.

A partir de ahí, evidentemente hay estructuras muy potentes en Reto Iberdrola este año, sobre todo estructuras que vienen respaldadas este año por economías de fútbol masculino, por ejemplo el Villarreal… que al final se pueden ver reforzados en momentos puntuales por esa estructura que tienen detrás. También hay estructuras que son independientes, pero que también tienen un apoyo económico  fuerte detrás, ya sea por ayuntamientos, por sponsors fuertes, como puede ser el Alhama, que empiezan a tener estructuras fuertes en lo económico, que hacen que puedan tener acceso a jugadoras, ya sean  internacionales o a nivel nacional, que tienen talento y que son muy competitivas”.

Mi idea sería potenciar lo que teníamos el año pasado, volver a ser un equipo fuerte y un equipo que los rivales salgan muy motivados a ganarnos porque eso significará que somos un equipo que la gente quiere batir y eso es signo de ser un equipo que vamos a estar arriba«.

Esperamos que las ideas y sueños del míster se cumplan esta temporada y el próximo año podamos escribir sobre su ascenso.

Gracias míster por sus palabras.

 

Autora: Alicia Rodríguez

Fotografía: Fundación Albacete

Artículos relacionados