Al Sporting de Gijón le gustan los retos

El equipo nació en 1995 al abrigo de un club, un escudo y unos colores centenarios, los del Real Sporting de Gijón. Tras un acuerdo de patrocinio y colaboración con el ayuntamiento de la ciudad, pasaron a llamarse Club Deportivo Escuela de Fútbol de Mareo Femenino en 1999.

Durante cinco temporadas, las comprendidas entre 1996 y 2001, militó en la División de Honor Femenina, la máxima categoría de la competición por aquel entonces.

En la temporada 2016-2017 recuperaron su denominación original, la del Real Sporting de Gijón Femenino. Desde esa temporada se incorporaron al organigrama deportivo del club gijonés. La apuesta por el fútbol femenino venía a demostrar que los valores de Mareo incluían también la igualdad de género en el fútbol base, creando un filial con jugadoras a partir de 13 años.

El 21 de abril de 2019, las rojiblancas hicieron historia al convocar a cerca de 10.000 personas en el Estadio Municipal El Molinón–Enrique Castro «Quini». Por primera vez, el estadio más antiguo de España abría sus puertas para un derbi de fútbol femenino, el que enfrentaba al Real Sporting de Gijón Femenino y al Gijón Fútbol Femenino.

Las locales vencieron por 7-1 a les teyeres, pero el resultado era lo de menos (ninguno de los equipos se jugaba nada a esas alturas del campeonato). La fiesta del fútbol femenino en Gijón dejó un buen sabor de boca a todos los asistentes.

Tras varios años en Segunda División Nacional, el club logró el ascenso a la liga Reto Iberdrola en esa temporada 2019/20. Lo hizo tras la renuncia al ascenso de categoría del Atlántida Matamá vigués.

El ascenso pilló al club a contrapié, con una plantilla made in Mareo planificada para dar el salto en 2-3 temporadas, y sin apenas tiempo para reforzarse de cara a una categoría superior de la que tenían planteada. Aun así, y pese a ser el farolillo rojo (8 puntos: 2 victorias y 2 empates en 22 jornadas), las rojiblancas mantienen la categoría esta temporada tras la decisión de la RFEF de dar la liga por concluida y dictaminar que no habría descensos por la crisis del coronavirus.

Una nueva oportunidad, sin duda, de afianzar el proyecto de las gijonesas en esta campaña que esperamos sepan aprovechar.

«Sporting a la lucha, batalla sin cesar», reza una de las estrofas del himno del club. A ella se aferran los sportinguistas cada vez que su equipo salta al campo. Este año, más que nunca, ¡puxa Sporting!

 

Autora: Marga Martín

Fotografías: Sporting de Gijón

Artículos relacionados