¿Aires renovados o parches a tiempo?

Días convulsos y de cambios en el Espanyol. Después de la que esta siendo posiblemente la peor temporada de un histórico del fútbol femenino como la entidad perica, y tras los últimos resultados que no han mejorado de momento lo logrado antes del cambio en el banquillo, se mascaba en el ambiente que tenía que haber cambios en la estructura deportiva, no solo en el terreno de juego.

La primera víctima de dicha situación había sido Jaspe con su destitución, y semanas después, aunque fuere por decisión propia, sería Lauren Florido, coordinador del fútbol femenino, quien dejaría su cargo, pasando sus funciones a ser ejercidas conjuntamente por Rubén Rodríguez y el actual técnico del equipo Jordi Ferron.

Aparte de este cambio se ha especulado en redes estos días que Titi, aunque permaneciendo dentro del club, pasaba a un segundo plano en la estructura del fútbol femenino, en tanto en cuanto el propio comunicado del club anunciando la dimisión de Lauren, indicaba que las dos perdonas que le sustituían asumían todas las competencias relativas al fútbol femenino. Aunque eso sí, desde el interior del Club nadie ha confirmado nada en relación a la situación de una Titi de quien partido tras partido se ha ido solicitando sus destitución o dimisión por los aficionados blanquiazules.

En el plano deportivo Jordi Ferron ha venido siendo preguntado las ultimas semanas sobre la posibilidad y necesidad de realizar algún fichaje, y al menos de momento ha llegado el primero de ellos. Se trata de la contratación de Manuela Vanegas, central zurda de nacionalidad colombiana que firma para esta temporada y la siguiente. Se trata de una jugadora de 19 años, procedente de Independiente de Medellín, habiendo sido nombrada defensora del año en su país hace escasamente unas semanas.

La posición de central, una de las más necesitadas a criterio de la dirección deportiva, viene a ser cubierta con una central muy joven, con experiencia internacional con su país, y que habrá que ver si resulta efectiva esta tendencia generalizada en todos los equipos de la Iberdrola, que no deja de sorprender, de pescar en tierras sudamericanas cuando sobre el papel existen jugadoras nacionales con capacidad y experiencia para afrontar estos retos. Esta tendencia está siendo criticada en redes por cuanto los equipos siguen sin firmar el convenio colectivo del fútbol femenino, pero van contratando jugadoras foráneas, especialmente en este mercado invernal.

Habrá que darle tiempo a la joven central colombiana para ver su adaptación y el hecho de cargar con un gran peso de responsabilidad pese a su juventud en un equipo a quien cada vez le queda menos tiempo para salvar la categoría.

El final de temporada y la aportación al equipo marcarán lo acertado y necesidad o no de un fichaje como el anunciado por la entidad perica.

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: RCD Espanyol

 

 

Artículos relacionados