Un proyecto muy solvente

Matinal de domingo en la Ciutat Esportiva Joan Gamper, en lo que era la disputa de la última jornada de la primera fase de esta temporada, y en la que se encontraban frente a frente dos equipos ya clasificados para competir por el ascenso, un privilegio al alcance de todos pero que solo algunos, merced a su gran trabajo habían logrado.

Ambos equipos eso sí con fines totalmente opuestos. El filial blaugrana con la voluntad de formar el máximo de jugadoras que pudieran acceder a competir con el primer equipo en la máxima competición, prueba de ello es que este mismo fin de semana tanto Jana Fernández como Ari Mingueza, titulares indiscutibles en el filial, habían ido convocadas y habían dispuesto de algunos minutos con el equipo de Lluís Cortés, mientras que enfrente un Deportivo Alavés que nuevamente había confeccionado una plantilla con la firme intención de, este año sí, ascender a la máxima categoría nacional. Y de hecho va en el buen camino al haber acabado líder de este grupo Norte B, el más potente de los dos que conforman la zona norte, y conseguir hacerlo con 3 puntos de diferencia respecto de su máximo competidor, el Osasuna.

En cuanto al partido en sí mismo, se puede decir que fue un deja vu habitual en los encuentros que disputa el filial azulgrana. Las pupilas de Llorente son dueñas de la posesión del balón, resultando incluso agotador en ocasiones ver la cantidad de pases estériles que realizan entre ellas, mientras que los equipos contrarios, conocedores de su forma de jugar en que predomina el intentar no perder el esférico allá donde sean capaces de hacerlo llegar, ya les saltan a presiones para provocar errores que acaben desembocando en ocasiones de gol, cuando no en goles que tienen su reflejo en el marcador.

Con algunos cambios en su once Llorente sigue fiel a su estilo, que no lo confundan con el estilo Barça porque este tiene muchas interpretaciones y quizás en exceso se pretende uno escudar en un ADN que muchas más veces nada tiene que ver con la propuesta sobre el verde. Y por el contrario el ADN de los equipos que se enfrentan al filial blaugrana ya le tienen tomada la medida y son conocedoras que tienen que explotar al máximo los errores que provocan con esa presión en salida de balón, llevando el esférico a zonas de pérdida que acaban causando demasiados problemas y atenazan la gran calidad de las jugadoras azulgrana.

Sentado ello, el Deportivo Alavés con su entramado defensivo hizo lo que quiso con el filial azulgrana durante los primeros cuarenta y cinco minutos de juego. Tal fue la superioridad posicional del conjunto vasco, tal la inoperancia azulgrana en campo contrario, que el primer disparo de las pupilas de Llorente no llegó hasta el filo del descanso y siquiera encontró portería. Por su parte, las pupilas de Mikel Crespo se encontraron con el premio del gol en el único error de Txell Font en todo el encuentro. A la salida de un córner botado por la ex azulgrana Miriam, a la cancerbera azulgrana se le escaparía el esférico de entre los guantes con la mala suerte añadida que la caprichosa iría a los pies de una siempre atenta e incisiva Ane Miren que solo tendría que acompañarlo al fondo de las mallas. Pero no podemos centrar los méritos del Alavés en esa acción, sino que el conjunto vasco fue infinitamente superior en ataque, puso en jaque constantemente a la defensa azulgrana y bien podría haberse marchado al descanso con algún gol más en su haber de no haberse interpuesto Meritxell en el camino del gol.

Algo debió de cambiar en el vestuario azulgrana de cara al segundo tiempo porque las locales salieron a por el partido y lo hicieron en algo que sí viene siendo más ADN Barça en las últimas temporadas. Merced a una presión alta, empezando aquella no solo en las salidas de balón del equipo contrario, sino especialmente en la zona donde se producían las pérdidas de las azulgrana, y estas ya se producían en zonas cada vez más cercanas al área de una Cris Cornejo que había vivido muy tranquila en el primer tiempo. A pesar de ello y de ese cambio de actitud esta podía haber caído en saco roto de no haber sido por dos intervenciones providenciales de Meritxell Font al inicio del segundo tiempo y es que la cancerbera azulgrana mandó a córner con la yema de sus dedos un disparo de Sanadri que aprovechó un nuevo error defensivo, y a la salida del saque de esquina evitó de forma providencial el tanto de Ane Miren.

Y cuando mejor estaba el conjunto azulgrana, con una nueve de referencia como Gio Queiroz, llegaría el segundo tanto de las visitantes. Pérdida en el centro del campo y Emma Martín demostraba esa visión de juego que tiene en el último tercio de campo para enviar un balón al espacio a la omnipresente Ane Miren que tras superar por velocidad la defensa azulgrana servía el esférico al segundo palo para que Sanadri solo tuviera que acompañar el esférico al fondo de la red.

A pesar del resultado, el filial blaugrana no le perdió la cara al partido y con la mejoría mostrada en relación al primer tiempo, una mayor fluidez en la circulación de balón en campo contrario, y la referencia clara en ataque que además permitía a algunas de sus compañeras desplazarse a zonas más naturales, el conjunto de Llorente no solo inquietó y pisó área rival sino que consiguió perforar la portería del Alavés merced a un excelente centro de Ornella desde banda derecha y a un majestuoso remate de cabeza de Gio que se anticipaba con su salto a la salida de Cris para superarla y acercar a su equipo en el electrónico.

Pero como decimos este Alavés es un equipo muy sólido, muy maduro, con las ideas muy claras y que sabe que tiene que recuperar el terreno que puede quitarle la rival y cuanto antes mejor para atajar cualquier atisbo de esperanza. Y eso hizo. Nuevamente merced a la siempre activa y participativa Ane Miren que sirvió nuevamente una excelente asistencia para que la incorporada en este segundo tiempo Urbani rematara de cabeza a placer en el segundo palo. Solo habían pasado tres minutos y la diferencia en el electrónico volvía a ser la misma.

El cuadro local siguió intentando crecer en el partido, afianzar su mejora de cara a la segunda fase de la temporada, y de hecho con la aparición de una Martrel que siempre aporta algo, tuvo más frescura por banda para generar peligro. Llegó tarde para poder influir en el resultado de este mediodía, pero un centro de la habilidosa extremo permitió nuevamente a Gio lograr su doblete, de nuevo de cabeza, de nuevo anticipando su acción a la de su rival.

Ficha técnica

FC Barcelona: Meritxell Font, Julia Mora, María Molina, Emma Ramírez, Martina Fernández, Ona Baradad (Giovana Queiroz 59’), Júlia Bartel (Laia Martret 88’), María Pérez, Alba Caño (Laura Mas 77’), Ornella Vignola y Clàudia Riumalló (Laura Mas 77’) (Marta Llopis 89’).

Entrenador: Miguel Llorente.

Deportivo Alavés: Cristina Cornejo, Itziar Gastearena, Irati Urruzola, Gema Soliveras, Miriam Diéguez, Minori Chiba, Alba Aznar (Miku Ito 76’), Emma Martín (Sílvia Ruiz 86’), Ane Miren (Naima Garcia 86’), Marta Sanadri (Maitane Garcia 86’) y Lice Chamorro (Amancay Urbani 65’).

Entrenador: Mikel Crespo.

Estadio: Ciutat Esportiva Joan Gamper.

Goles: 0-1 Ane Miren 15’, 0-2 Marta “Sanadri” 71’, 1-2 Giovana Queiroz 75’, 1-3 Amancay Urbani 78’, 2-3 Giovana Queiroz 89’.

Amonestaciones: Lice Chamorro 56’ y Emma Martín 83’.

Colegiada: Cecilia Laura Muñoz Di Giovambattista (colegio catalán).

Asistentes: Andrea Tena Colomé y Ester Erra Leiva.

 

Autor: Enric Solé

Fotografías: Sara Aribó

 

 

Artículos relacionados