Tampoco en la Copa

Llegaba el inicio de una competición nueva en la que el conjunto blanquiazul no tenía nada que perder y mucho que ganar. Ya se les daba por eliminadas antes de empezar la competición y a pesar de tener el factor campo a su favor, habida cuenta de ser el farolillo rojo de la competición liguera y de aún no haber podido lograr ninguna victoria esta temporada. Y es que el Espanyol lleva desde el pasado mes de mayo sin haber logrado una victoria.

A pesar de esos malos augurios se presentaba la posibilidad de romper la estadística y dar un paso al frente para tener un punto de partida a partir del cual poder iniciar una remontada complicada pero no imposible. Jordi Ferrón presentaba en su once a todos los fichajes de invierno que tenía a su disposición, siendo Lombi, en proceso de readaptación, la única ausencia no solo en el once sino también en la convocatoria. Debutaba la recién fichada cancerbera norteamericana Doosey, con Vanegas en el lateral izquierdo y Raiza en punta de ataque. Modificó el doble pivote el entrenador perico, con la inclusión de Ana Torrodà y Paola Soldevila que adelantaba su posición permutando ésta con Inés que volvía al eje de la zaga junto a Elba.

La primera media hora de juego presentó alternativas constantes en la posesión del esférico, aunque con un Logroño más preparado para tener el esférico bajo control y un Espanyol que pecaba de precipitación a la hora de buscar su referencia en ataque, la brasileña Raiza que no estaba nada acertada en los controles y el juego de cara. El Espanyol lo intentaba y conseguía percutir por la banda ocupada por Débora y Elena Julve pero sus incursiones no acababan de generar peligro frente al marco de una Johansen que se mostraba más imprecisa en sus salidas que en anteriores encuentros. La otra baza ofensiva del conjunto local venía a través de las jugadas a balón parado intentando aprovechar los centros medidos de Anna Torrodà buscando la entrada de Inés, Elba y sobretodo Raiza pero ninguna de ellas llegaba a conectar con la perfección de los balones enviado por la internacional perica.

ciberprotector

Por su parte Gerardo García tiene un equipo en el que juegue quien juegue sabe cual es el plan de trabajo, cuáles son las cualidades de solidez de este equipo con una sobriedad defensiva encomiable y una capacidad de trabajo y calidad en ataque con Jade al frente y una excelente Carol. De hecho la atacante procedente del Levante hizo estragos en la defensa rival. Primero al aprovechar un rechace en corto de Inés dentro del área después de una excelente jugada individual fabricada por ella misma, y colocando un esférico imposible para un Doosey batida. Posteriormente y antes del descanso ponía la puntilla a su juego en la media punta con un disparo desde la frontal en el que la cancerbera debutante se comía literalmente el esférico confiándose en demasía ante un balón manso pero que acababa en el fondo de las mallas para desesperación del conjunto local y su hinchada.

El segundo tiempo solo podía traer cosas buenas para el conjunto local, ahora ya siquiera con nada que perder en la Copa, y lo siguió intentando. De hecho el signo del partido podía haber dado un vuelco sí a la salida de otro de los muchos córners generados por el conjunto local, el remate de Elba no hubiera sido rechazado entre Jade y Linde. Las locales lo siguieron intentando poniendo cerco al marco del Logroño que conseguía repeler las acciones de ataque. Line aparecía para desbaratar los tímidos intentos de las blanquiazules que a través de Baudet, Ainhoa Marín y Kenny intentaban recortar distancias pero sus lanzamientos resultaban estériles. A punto estuvo de poner también la puntilla el Logroño en un disparo de Ida que superaba a Doosey pero se acababa encontrando con el larguero.

Las de Ferrón deberán de volver a centrarse en la liga donde este fin de semana se desplazan a Sevilla para enfrentarse al Betis que les precede en la clasificación, y el no puntuar podría ser prácticamente su sentencia en este campeonato si se le escapa otro rival directo en la clasificación.

Alineaciones:

RCD Espanyol: Doosey, Paola Soldevila, Inés Altamira, Elba, Manuela Vargas, Anna Torrodà (Xènia Pérez 74’), Débora, Paloma (Brenda 46’), Elena Julve, Raiza (Ainhoa Marín 55’) y Kenny (Cristina Baudet 66’).

EDF Logroño: Line Johansen, Leticia Méndez, Dorine, Raquel Garcia, Daniela Caracas (Lorena 79’), Ana Velázquez, Vanesa Santana, Grace Asantewaa (Silvia Ruiz 68’), Carol Marín (Judith Luzuriaga 83’), Jade Boho y Ida Guehai (Pierina Núñez 86’).

Goles: 0-1 Carol Marín 34’, 0-2 Carol Marín 41’.

Colegiada: Amy Peñalver Pierce (colegio balear).

Asistentes: Marta Villanueva Benavente (colegio aragonés) y Verónica García García (colegio madrileño).

4ª árbitra: Ylenia Sánchez (colegio catalán).

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: Alba Labrador

Artículos relacionados