Reparto de puntos en Tenerife

El reparto de puntos se puede considerar justo aunque matizable a tenor de lo presenciado esta tarde en el estadio de La Palmera de Tenerife. El encuentro entre el Granadilla y el Atlético de Madrid es una de las grandes citas de la Liga Iberdrola y este en concreto podría marcar el devenir de unas y otras en la competición. La suma de tan solo uno de los objetivos cuando en un principio eran tres siempre deja a los participantes con un sabor agridulce en la boca. Para considerar que esta unidad sea buena o mala  dependemos de otros factores, uno de ellos pensar que es mejor esto que nada; otro, tal vez la comparativa con los resultados de los rivales en la lucha por los mismos objetivos.

El choque comenzó con urgencias, como si no quedaran noventa minutos por delante, hubiera prisas por concluir y las rojiblancas perdieran el avión de regreso a la península. En dos minutos tuvimos una ocasión clara para las locales, otra para las visitantes y el primer gol del encuentro. Así sin más, sin un respiro, sin tregua. Pisco probó la textura de las redes colchoneras con un tremendo zapatazo de libre directo poniendo el guion de la historia con un claro y acentuado acento canario. Hay que añadir a toda esta pléyade de acciones condensadas en un suspiro  una tarjeta amarilla para Van Dongen como autora de la falta.

El Granadilla cometió el error de pensar que el tiempo estaba de su lado, como dirían los Stones, cuando restaba un universo para el finiquito y quiso jugar a que no se jugara. El Atleti mostró en defensa más nervios que un filete de baja calidad, Tounkara parecía jugar de lateral derecho, siendo según las circunstancias la tercera central, ocupando Knaak y Strom los laterales, aunque adoleciendo de la profundidad deseada para crear peligro. Las locales pudieron aprovecharse de ello pero no tuvieron la suficiente certeza para materializar.

En un arranque sin previo paso por la medular, las jugadoras de la orilla del Manzanares consiguen la equidad en el luminoso, la velocidad de Ludmila al servicio de la causa, de la causa colchonera, obvio. Y es que la sala de creación rojiblanca pasa por momentos descoloridos, sin influencia, con una merma en la capacidad de creación cuantiosa y dolorosa. A esto hay que unirle el trabajo, la insistencia, la buena colocación y la excelente labor del conjunto local. Ojo, que en otra galopada pudieron repetirlo, el lanzamiento de Ajara se encontró con el poste y la situación continuó del mismo modo.

A la vuelta de los vestuarios el Atlético de Madrid presentó  su candidatura a equipo con la iniciativa. Sí, sin grandes alardes las visitantes pusieron cerco a las mallas tinerfeñas, decantando la inclinación del campo. Las locales por su lado, confiaron la empresa al aprovechamiento de alguna contra o fallo en la retaguardia rival. Esto ultimo se dio cuando las manecillas del reloj descansaban en el 72. Un penalti tan insulso como justo lanzado por Pisco volvía a poner en ventaja a las jugadoras de la isla. Las de rojo y blanco, es un color nada más, conscientes de la escasez de minutos reajustaron líneas, cogieron aire, impulso y se lanzaron a degüello en búsqueda de un trofeo más cuantioso. Tuvieron suerte, pero la suerte del que lo busca y lo persigue mientras quede un segundo por devorar y la colegiada no dé con su silbatazo final por concluida la contienda.  Deyna, a poquitos con más trascendencia en el equipo, en una especie de rebote colocó la pelota dentro de la red. El empate a dos se hizo visible para nunca ya desaparecer.

Faltaban tres minutos, ese fue el descuento, ciento ochenta segundos de alargue donde pudimos observar a un equipo, el visitante que aún quería mucho más. Y a otro el local, que daba por bueno lo ya obtenido. Tal vez por ahí viene el matiz de la justicia del reparto.

FICHA TÉCNICA

UD Granadilla: Aline, Pisco, Gavira, Estella, Zaremba (Ana González 85´), Ramos, Koko (Sara López 75´), María José (Adamek 46´), Raissa (Doblado 65´), Pleuler y Martín Prieto.

Entrenador: Francisco Miguel Díaz

Atlético de Madrid: Lindahl, Tounkara, Aleixandri, Van Dongen (Guagni 67´), Strom (Ajibade 81´), Meseguer (Bernabé 81), Knaak (Claudia 67´), Amanda, Deyna, Ajara y Ludmila.

Entrenador: José Luis Sánchez Vera

Goles: 1-0 Pisco 2´. 1-1 Ajara 28´. 2-1 Pisco p. 72´. 2-2 Deyna 90´.

Colegiada: Beatriz Arregui

Amonestaciones: Tarjeta amarilla para las jugadoras locales Gavira 59´, Pisco 78´y Pleuler 84. También para las visitantes Van Dongen 2´y Strom 72´.

 

Autor: Emilio Mahugo

Fotografía: Juan Bejarano

 

 

Artículos relacionados