Primer partido internacional oficial de fútbol femenino

Primer partido internacional oficial de fútbol femenino

El 23 de marzo de 1895 se jugó el primer partido oficial de fútbol femenino. Fue Organizado por el British Ladies Football Club, el equipo fundado por la activista Nettie Honeyball. Lo jugaron los combinados North y South en el campo Crouch End Atletic. Pero habría que esperar muchos años hasta que se creasen las primeras selecciones y campeonatos.

El 17 de abril, se cumplieron 50 años desde la disputa del primer partido oficial internacional, reconocido por la FIFA, de fútbol femenino de la historia. Medio siglo que han dado para mucho. Tantas vicisitudes sucedidas, tantas piedras en el camino, tantos prejuicios. Pero también hay que destacar en todos estos años a esas personas que creyeron en la igualdad de género, aquellas que tuvieron amplitud de miras y que tuvieron que convencer a muchos de algo obvio. La mujer tiene tanto derecho y capacidad como el hombre de jugar al fútbol. Por supuesto, esas mujeres son las auténticas heroínas en todos estos años. Para ellas este homenaje desde Reinas del balón.

«Toda esa época fue un sueño hecho realidad. Fue un paraíso«, dijo la fallecida Marie-Louise Butzig. Butzig fue la portera de Francia en 1971 cuando la selección gala jugó el primer partido internacional femenino oficial contra Holanda. Fue en la ciudad de Hazebrouck, una localidad enclavada en el norte de Francia.

Aunque no lo supieron ese día, Butzig y sus compañeras de equipo (Régine Pourveux, Marie-Bernadette Thomas, Nicole Mangas, Colette Guyard, Betty Goret, Marie-Christine Tschopp, Jocelyne Ratignier, Michèle Monier, Jocelyne Henry, Claudine Dié, Maryse Lesieur, Nadine Juillard, Marie-Claire Harant y Ghislaine Royer) hicieron historia como pioneras del fútbol femenino internacional.

Primer partido internacional oficial de fútbol femenino
De izquierda a derecha: Ghislaine “Gigi” Royer-Souef, Marie-Claire Caron y Michèle Monier, parte del equipo de 1971, reunidas en Niza. (Foto: Pete Kiehart para The New York Times)

El Consejo Federal de la Federación Francesa de Fútbol (FFF) había reconocido oficialmente el fútbol femenino un año antes, el 29 de marzo de 1970, en lo que fue el primer gran paso hacia el reconocimiento del fútbol femenino francés tras un largo período de resistencia de los hombres.

De hecho, apenas cinco años antes, la revista France Football había demostrado un nivel de escepticismo común a muchos países europeos en el momento en que sugería que “todos los intentos organizados solo pueden estar condenados al fracaso… en nuestra opinión, el fútbol es solo para hombres”.

Ciertamente, los medios de comunicación de la época, no solo en Francia, estaban llenos de prejuicios. Los periodistas y directores no dieron ninguna facilidad a la entrada de las mujeres en el mundo del fútbol. Hoy día parece que esto que narramos no pudo suceder, que es algo imposible, pero lo cierto es que la sociedad de entonces sufría de un anacronismo y un machismo inusitado. El cuarto poder no ayudaba precisamente a democratizar este deporte. No obstante, como en todos los gremios, había felices excepciones, tal y como les comentaremos unas líneas más abajo.

Fue la aparición de clubes de fútbol femenino en toda Francia, sobre todo en Alsacia, lo que finalmente obligó a los dirigentes del fútbol francés a aceptar la idea de que las mujeres jugaran al fútbol. Schwindratzheim fue uno de los primeros clubes femeninos que se formó a mediados de la década de 1960, y al final de la temporada 1970/71, había 2.170 mujeres entre un total de 758.559 jugadoras registradas en Francia. Sin embargo, a pesar de su estatus de “oficial” recién adquirido, las jugadoras todavía se enfrentaban a mucha hostilidad.

Escuchamos muchos comentarios desagradables en ese entonces”, recordó Butzig. “Donde trabajaba, algunas personas dijeron que debería ceñirme a zurcir calcetines en lugar de irme a jugar al fútbol. Pero luego las cosas empezaron a cambiar ligeramente. Incluso vi que un partido de mujeres atraía a una multitud de 1.100 personas en mi ciudad natal de Vrigne-aux-Bois, mientras que el club de hombres en ese entonces nunca atrajo a más de 150 personas«.

Por aquellos años, muchas personas acudían a los partidos de fútbol femenino como quien va al parque de atracciones o al zoológico. Les llamaba la atención lo que les parecía algo raro, incomprensible e impropio del rol que la mujer tenía en la vida. Increíble pero cierto.

Ghislaine “Gigi” Royer-Souef, quien entró como suplente en ese primer partido oficial, también recuerda haber tenido que bloquear los comentarios negativos en esos primeros años del fútbol femenino. «Inicialmente acompañé a mis hermanos cuando salieron a patear un balón en un campo junto a nuestra casa«, dijo en una entrevista concedida a la FIFA.

Me gustaba la pelota antes de que finalmente comenzara a jugar. No era fácil jugar al fútbol si eras niña. Todos escuchamos las burlas, pero mostramos nuestra inteligencia al seguir adelante de todos modos. Seguíamos nuestra pasión y eso era lo más importante«.

Reconocimiento tardío

De hecho, la selección femenina francesa había jugado varios partidos amistosos antes del partido contra Holanda, incluido un encuentro con Inglaterra en 1969 y dos encuentros con Italia en 1969 y 1970. Pero fue el partido de abril de 1971 el que finalmente la FFF decidió aceptar (después de disputado el partido) como su primer internacional femenino oficial.

A comienzos del siglo XXI, la FIFA decidió investigar los primeros partidos de fútbol femenino, como parte de sus esfuerzos por crear un ránking. Así, se confirmó este encuentro como el primer partido oficial femenino de la historia. internacional.

El segundo partido oficial de fútbol femenino internacional fue disputado por Escocia e Inglaterra cerca de Glasgow en 1972. Precisamente, fueron estos dos países, casi 100 años antes, los que jugaron el primer partido internacional masculino oficial en 1872.

Primer partido internacional oficial de fútbol femenino
Marie-Bernadette Thomas y Colette Guyard fueron parte de la selección de 1971.(Foto: Pete Kiehart para The New York Times)

Pero volvamos al primero, al Francia – Holanda de abril de 1971. Como es lógico, esas mujeres futbolistas francesas que viajaron en el autobús del equipo a Hazebrouck en 1971 no tenían idea del lugar en la historia del deporte que les esperaba.

El ambiente en el autobús siempre fue genial”, dijo Colette Guyard. “Yo acababa de cumplir 18 años. Cantamos algunas canciones bastante atrevidas, jugamos a las cartas y nos contamos historias. En el camino de regreso, paramos en la granja de mis padres para comer. Fue una gran fiesta«.

El partido se jugó en temperaturas bajo cero frente a una multitud de 1.500 fanáticos. Sin embargo, recibió poca cobertura mediática en Europa. Guyard recuerda principalmente a Francia, que jugó de blanco, ganando cómodamente 4-0 gracias a un hat-trick de Jocelyne Ratignier de Flacé-Macon, con Marie-Claire Harant anotando un cuarto más tarde.

«No éramos las más fuertes y nuestra pequeña estatura a menudo era una desventaja«, rememoró. «Afortunadamente, pudimos compensar eso con una buena técnica«.

Otra sorpresa surgió después del partido cuando el entrenador del equipo, Pierre Geoffroy, informó a las jugadoras que la victoria les había asegurado un lugar en una Copa del Mundo no oficial que se disputaría ese mismo año en México, en la que Francia finalmente ocuparía el quinto lugar con una victoria por 3-2 sobre Inglaterra.

«¡No nos había dicho nada antes del partido!«, exclamó Guyard. “¡El viaje a casa en el autobús fue un poco más animado! Celebramos y tomamos un trago. ¡Estábamos todos un poco borrachos!«.

El orgullo nacional

Lo que las jugadoras también recuerdan bien de esos primeros partidos fue la oportunidad de cantar el himno nacional francés. “Tan pronto como escuchamos los primeros compases de La Marsellesa, fue difícil contener las lágrimas”, confesó Butzig.

Jugábamos al más alto nivel y siempre es un honor representar a tu país. Es un privilegio y hay que ser consciente de ello y aprovecharlo al máximo. No siempre te das cuenta de inmediato, pero poder experimentar eso es una oportunidad maravillosa. No hay nada mejor que un partido internacional”, aseguró.

El nombre de Geoffroy también aparece con frecuencia cuando las exjugadoras de Francia recuerdan esos primeros partidos internacionales y el papel que jugó su entrenador en la lucha por el reconocimiento oficial. Era conocido como «Míster Geoffroy», su trabajo diario era como periodista en el diario francés L’Union . También fue corresponsal de L’Equipe y France Football , cargo que le dio muchas oportunidades para promover el fútbol femenino.

Junto con su asistente Louis Petitot, Geoffroy es considerado la fuerza impulsora detrás del renacimiento del fútbol femenino francés, ya que literalmente hizo rodar la pelota cuando colocó un anuncio en un periódico para reclutar jugadoras para formar un equipo femenino en el Stade de Reims.

«Deberían erigir una estatua en su honor«, dijo Butzig. “Revivió el fútbol femenino en Francia. Era un gran hombre y nunca lo olvidaré”.

Por su parte, Michèle Wolf era la mejor jugadora de Francia de la época y ganaría un total de 35 partidos internacionales a pesar de perderse tanto el partido contra Holanda como el torneo no oficial de la Copa del Mundo después de que su jefe de frutería se negó a darle tiempo libre.

Ella también recuerda a Geoffroy con cariño y algo de cansancio. “El señor Geoffroy sabía exactamente lo que quería y cómo conseguirlo”, explicó. “Él tenía un don con las palabras, y nos hizo trabajar muy duro, incluso haciéndonos correr por las canteras de arena. Siempre estábamos destrozadas cuando llegábamos a casa”.

Allanando el camino

Con el Stade de Reims, que también aportó la mayoría de las jugadoras a la selección francesa, Geoffroy llevó el fútbol femenino al resto del mundo. “Todas nuestras vacaciones estuvieron dedicadas al fútbol”, dijo Royer-Souef al recordar una vida que la alejó de esas primeras salidas como la chica de pelota de sus hermanos.

El juego nos brindó una oportunidad increíble de ver el mundo. En 1971 jugamos en el Estadio Azteca de México frente a 60.000 personas. También hicimos una gira por China Taipei en 1978, Estados Unidos y Canadá en 1970, las Indias Occidentales en 1974 e Indonesia en 1984. Escuché que incluso introdujimos a Estados Unidos en el fútbol femenino cuando el Stade de Reims estuvo de gira con la AS Roma”.

Primer partido internacional oficial de fútbol femenino
(Foto: FIFA)

Dedicar tanto tiempo al fútbol no se podía dar por sentado en ese entonces, sobre todo porque el fútbol estaba lejos de ser una profesión para las mujeres. Ni siquiera era considerado un “pasatiempo” normal para ellas.

«Tuve que tomarme todas mis vacaciones para la gira de agosto«, dijo Butzig. “Luego, cuando tuvimos que irnos de nuevo en septiembre y octubre, tuve que pedirle a mi jefe una licencia sin goce de sueldo. No quería perder mi trabajo. Fue muy bueno al respecto. Me dijo que me fuera y que no me preocupara, que mi trabajo seguiría estando ahí cuando regresara«.

Hoy en día, sigue su compromiso con el fútbol practicado por mujeres. «Siempre veo fútbol femenino cuando está en la televisión«, comenta Butzig. “En general, el fútbol femenino ha progresado bien. Las niñas ahora pueden entrenar más y, afortunadamente, ahora también están comenzando a ganar algo de dinero”, reconoció.

«Lo que necesitamos ahora es que los medios les presten más atención y les den más reconocimiento. El fútbol femenino también es un poco más agradable a la vista que el masculino, y las chicas no juegan ni actúan tanto. Si caen, ¡es porque realmente están heridas!«, afirmó rotundamente.

Royer-Souef también es un rostro familiar en las gradas del estadio Auguste-Delaune de Reims para los partidos masculinos. “Siempre me ha encantado el juego”, dijo, “y me mantengo al día con todas las noticias”.

«Las chicas de la década de 1970 nos mantenemos en contacto. Nos vemos de vez en cuando, y no pasa mucho tiempo antes de que alguien diga ‘¿Te acuerdas de ese partido …?’”, confesó.

Sin embargo, cinco décadas más tarde de esa histórica victoria sobre Holanda, Royer-Souef rechazó modesta la consideración de ser pioneras para las mujeres que las siguieron. «No lo fuimos realmente«, insistió. “Simplemente pusimos los cimientos sobre los que se ha construido piso tras piso”.

Lo cierto es que, casi cincuenta años después, todavía queda mucho por hacer. Sin embargo, la situación, por fortuna, ha mejorado espectacularmente. En la actualidad, Francia es ahora una de las mayores potencias del fútbol femenino y fue sede del Mundial de 2019. Poco a poco, mujeres y hombres han trabajado de la mano para llevar a Les Bleues a la cima internacional. En lo que a clubes respecta, el Olympique Lyonnais es el rey de Europa con sus numerosos títulos continentales.

Por su parte, la selección holandesa se ha erigido en otra gran potencia. Es la actual subcampeona del mundo y goza de grandes estrellas. Además, es la vigente campeona de la Eurocopa, celebrada precisamente en los Países Bajos en 2017.

Aquellas selecciones de Francia y Holanda con ese partido de 1971, pusieron los cimientos de las de ahora y aquel encuentro entraría en los anales de la historia como el primer partido oficial internacional, reconocido por la FIFA, de fútbol femenino.

También en otros países se ha desarrollado el fútbol femenino. Es obvio que la mayor implicación de instituciones y organismos nacionales e internacionales, como la FIFA, la UEFA y las demás federaciones miembros, caso de la RFEF, ayudan. Igualmente, existe mucha más concienciación social en favor de la igualdad, pero aún hay mucho camino por recorrer. Reinas del balón siempre trabajará incansablemente para que esta categoría futbolística goce de mayor visibilidad. Es justo y necesario. Se lo debemos a las pioneras, quienes pusieron la primera piedra en favor de que la mujer pueda jugar al fútbol. Se lo debemos también a las jugadoras de hoy en día. Pero, sobre todo, a las niñas que sueñan con ser algún día como sus ídolos, unas Reinas del balón.

Autor: Luis Fernando Ramos

Fotografías: FIFA

 

 

Artículos relacionados