“Me metí de lleno en la representación de fútbol femenino porque esto engancha.”

Cuando somos pequeños todos tenemos un deporte preferido que a lo largo de los años vamos cambiando, quedándonos finalmente con uno que verdaderamente nos apasione. Jesús Molina Castilla, como todos, fue uno de esos niños que jugó a todo pero que pronto se decantó por el fútbol, con el que lleva teniendo un vínculo irrompible desde hace ya demasiados años como para saber cuándo fue el comienzo de esta pasión.

Desde el 2001 se dedica al mundo del deporte, aunque lo del fútbol viene de antes, cuando llegó a jugar con la selección sevillana de fútbol sala como portero. Como profesión, comenzó siendo formador de monitores deportivos, hasta que hace un par de años se sacó el título de entrenador y el de preparador de porteros y porteras. Su curiosidad y ganas de seguir implicándose en este deporte le llevó hasta dónde está ahora: a la agencia de representación SQH.

Jesús encontró en Facebook a la agencia, y no dudó en ponerse en contacto con su director, Salvador Quiñonero Hernández, nombre al que responden las siglas SQH. Tras la oferta de colaboración, Jesús comenzó a formar parte del equipo de SQH como un intermediario entre futbolistas y agencias. Pero esto no quedaría ahí. Sería Jesús el que propondría a sus compañeros empezar también a trabajar con jugadoras.

“El fútbol femenino está en auge, me gusta y conocía ya a alguna futbolista. Así que dije, ¿por qué no? Y se lo propuse a la agencia.”, explica Jesús sobre la propuesta. Pronto, se estaría  encargando no sólo de buscar futbolistas españolas, sino que también empezaría a trabajar con jugadoras extranjeras gracias a una colaboración con una agencia chilena, conseguida por Salvador, para traer futbolistas de allí a España. “Cuando me dijeron que sí me metí de lleno en la representación de fútbol femenino porque esto engancha”, dice con entusiasmo Jesús, que desde ese momento, junto con Salvador y Carles, miembro también de la agencia, es el encargado de buscar futbolistas con potencial.

El éxito fue inminente, y muestra de esto es lo que ha crecido la agencia SQH en apenas año y medio desde su creación en el 2017. Aunque también representan a jugadores, el fútbol femenino es la base principal de la agencia, que ya cuenta con una larga lista de jugadoras representadas. “Con el fútbol femenino empezamos en marzo del año pasado. Hemos crecido rápido y bien. Que ahora sean las futbolistas las que contactan con nosotros es buena señal”, apunta Jesús y con toda la razón, ya que SQH es una agencia que no deja de estar en expansión.

¿Pero fue esto siempre así de fácil? Las cosas al principio fueron más complicadas. “Cuando empecé no era tan fácil. Hablaba con jugadoras del Betis y del Sevilla y me decían que no o que ya tenían representante”, responde Jesús cuando se le pregunta sobre si se esperaban el éxito que han tenido, “Llegué a pensar que estaba perdiendo el tiempo e incluso me planteé dejarlo. Pero al final con constancia la cosa fue surgiendo y mereció la pena”.

La figura del agente en el fútbol femenino

En el fútbol femenino no ocurre lo mismo que en el masculino. Jesús nos explica que antes la representación no se veía tan necesaria, pero que con el auge y la profesionalidad del deporte ha cogido importancia. La figura del agente parece ser cada vez más imprescindible. “Funcionamos como un intermediario un intermediario entre el club y las jugadoras, y eso suaviza mucho las situaciones. Así las futbolistas sólo se tienen que encargar de entrenar y jugar”, cuenta Jesús, “Además conocemos cómo se mueven los clubes y el mercado, por lo que podemos buscarles las mejores ofertas, o facilitar su salida si no están jugando”.

Cada vez más las agencias apuestan por representar a jugadoras para buscarles las condiciones que cualquier profesional del deporte se merecen. Del mismo modo que las futbolistas no quieren dejar en manos de cualquiera su futuro, y confían así en profesionales que luchen por sus intereses.

De ser una nueva agencia a la imparable expansión

SQH comenzó a ser una pequeña agencia online sin sede física. Pero su rápido crecimiento les llevó a asentar una sede física en Murcia. Aunque comenzaron con fútbol masculino, pronto introdujeron la representación en el campo femenino, lo que les ha permitido seguir creciendo.

“Chini” Pizarro, de la Real, fue la primera que Jesús consiguió firmar, y a partir de ahí las cosas comenzaron a surgir. “Empezamos poniéndonos en contacto con ellas por las rede sociales, o si eran de la zona, las visitábamos, intentando ver los máximos partidos y entrenamientos”, explica Jesús sobre la manera de encontrar a posibles representadas. “Muchas veces por tiempo ellas tampoco pueden atenderte, entonces es por eso por lo que la primera toma de contacto es por las redes. Luego te conocen, te preguntan y ya quedas con ellas en un partido.”

La lista de jugadoras no tardó en crecer, hasta llegar al punto en el que están ahora. Pero SQH, a pesar de expandirse, no ha dejado de lado su eficiencia en el trabajo. “Queremos que nuestras jugadoras estén atendidas”, responde Jesús a la pregunta de si pretenden poner un límite de representadas. “Nosotros firmamos a las jugadoras con la intención de hacer un seguimiento semanal, además de preguntarle durante el fin de semana que qué tal ha ido el partido. Por eso al principio nos daba miedo coger a muchas jugadoras, pero estamos viendo que está funcionando y no hemos decidido poner un tope, pero sí un máximo en cuanto a posiciones, como por ejemplo con las porteras.”

La agencia sigue creciendo, incorporando cada vez a nuevas jugadoras, y con nuevas metas y objetivos. “Nuestra idea es crecer más a nivel internacional”, nos comenta claramente Jesús. Habrá que ir viendo como SQH avanza, sin perderles la pista, porque sin duda, es una agencia que promete.

 

Autora: Inés Martínez Lorenzo

Artículos relacionados