Los humildes comienzos de EEUU contados por su estrella Michelle Akers

Hoy en día, la selección de Estados Unidos es sinónimo de excelencia y es considerada como la mejor del mundo, el equipo es un fenómeno; sus jugadoras son el ejemplo vivo, esforzado y ganador de lo que las mujeres pueden lograr en el fútbol.

Pero no siempre fue así. La cosecha récord de trofeos de la Copa Mundial Femenina de la FIFA de Estados Unidos podría haber comenzado en 1991, cuando se proclamó campeona ese año, en el primer mundial que se disputaba, al vencer por 2 a 1 en una histórica final ante Noruega. Pero la idea de que habían disfrutado de una ventaja sobre sus rivales y eran una potencia del fútbol femenino bien desarrollada en los años anteriores es un concepto erróneo que hace reír a Michelle Akers.

Quizás, las generaciones más jóvenes no sepan que Akers fue la estrella de ese equipo ganador de la Copa del Mundo del 91 y, ocho años después, formó parte del mítico equipo de los 99ers que recuperó el trofeo y ganó el corazón de una nación. La poderosa delantera, que pasó a ser nombrada Jugadora del Siglo de la FIFA junto a la china Sun Wen, también estuvo en Italia hace 35 años, cuando la selección nacional femenina de Estados Unidos jugó su partido inaugural. Tres días después, marcó el primer gol del equipo. El USWNT de entonces, no era sinónimo de excelencia.

La noche antes de partir para ese histórico Mundialito (‘Little World Cup’) en Jesolo, Akers y sus compañeras de equipo se habían quedado despiertas hasta la madrugada, cosiendo las letras USA en sus camisetas. Esas camisetas de gran tamaño, desechadas del atuendo de entrenamiento del equipo masculino, se obtuvieron en el último minuto, lo que marcó la pauta para un torneo del que Estados Unidos finalizó con un empate y tres derrotas.

Un comienzo tan humilde y desfavorable difícilmente podría estar más alejado del actual USWNT, brillando con polvo de estrellas y rodeado por un séquito de personal de apoyo y admiradores. Sin embargo, representó un comienzo.

La primera gira

Después de solo tres días de entrenamiento juntos, un equipo de USWNT improvisado, principalmente formado por jugadoras universitarias, todas menores de 25 años, viajó al balneario de Jesolo.

Toda la experiencia fue genial. Nunca había estado fuera de los Estados Unidos, excepto en Canadá, por lo que poder ir a Italia y jugar al fútbol me pareció muy divertido. Es vergonzoso admitirlo ahora, pero no tenía ni idea de lo que era realmente una selección nacional. Entonces, cuando fuimos a Italia, realmente no aprecié el honor y la oportunidad increíbles que fue representar a mi país y ser parte de la historia. Simplemente no se me ocurrió, y creo que la mayoría de las chicas eran iguales”, contaba Akers rememorando aquello en una entrevista para la FIFA.

Nuestro entrenador para esa gira fue Mike Ryan, un chico irlandés, y debe haber sentido esto en nosotros porque un día en la práctica nos hizo pararnos en el medio del campo cantando The Star Spangled Banner, realmente cantando a todo volumen. Esa fue la primera vez que lo conseguí, ¡y es gracioso que este irlandés necesitó mostrarnos el honor que era representar a los Estados Unidos!”.

El primer partido

Estados Unidos fue derrotado 1-0 por los anfitriones el 18 de agosto de 1985.

Debería haber sido una goleada más grande. Italia nos mató. Éramos mejores deportistas, pero desde el principio se veía que eran, con diferencia, mejores futbolistas. Conocían el juego de tantas formas diferentes que éramos completamente ingenuas. Cuando lo piensas, no es de extrañar: tenían una historia tan rica de vivir el juego y ver a los mejores jugadores del mundo cada semana en la televisión. No teníamos nada de eso en ese entonces”.

“En realidad, no jugué en el partido de Italia y, aunque he visto informes de que estaba lesionada, creo que fue decisión de Mike no contar conmigo. Ambos salimos de la escena del fútbol en Seattle y teníamos una relación dura en ese momento. Pero volví para el segundo juego, eso también fue difícil, pero lo disfruté. Sin duda, hubo algo de habilidad para el juego, esos otros equipos eran mucho más astutos que nosotros, pero nada de eso me molestó, y fue una lección importante que debemos aprender”.

El primer gol

Akers hizo historia al anotar en un empate 2-2 con Dinamarca en el segundo partido Mundialito de Estados Unidos.

No se me pasó por la cabeza que había hecho algo especial al marcar ese gol. Fue más un caso de volver de que nos patearon el trasero en ese primer juego y demostrar que estábamos allí para jugar. Definitivamente se trataba del orgullo del equipo en ese torneo. El hecho de que honestamente había hecho historia no pasó por mi mente ni por un segundo«.

Jugando a ponerse al día

Dos derrotas más, ante Inglaterra (1-3) y en una revancha con los daneses (0-1), siguieron antes de que el equipo regresara a casa con un futuro incierto.

En atletismo y fitness éramos el mejor equipo allí; en casi todos los demás aspectos, esos equipos estaban a años luz de nosotros. Pero también teníamos una terquedad y una determinación que nos ayudó a soportar ser superados, ver que estos equipos eran mucho mejores y más astutos que nosotros, y levantarse en lugar de encogerse. Y es gracioso: Anson Dorrance entró después de Mike Ryan y dijo de inmediato: ‘Vamos a ser el mejor equipo del mundo’. No teníamos un horario, no teníamos apoyo y realmente no había ninguna evidencia que apoyara a Anson diciendo eso. Pero le creímos y, efectivamente, en unos años eso es exactamente lo que éramos: los mejores”.

Si me hubieran dicho en Jesolo que ganaríamos la primera Copa del Mundo seis años después, mi primera reacción habría sido: ‘¿Qué es una Copa del Mundo?’ Simplemente no podía haber imaginado eso para nosotros y para el fútbol femenino en ese momento. Pero en términos de que Estados Unidos se convierta en el mejor del mundo, y por todo lo que nos superaron allí, no lo habría dudado. Simplemente tengo esta confianza casi trastornada y es como si pudiera dar un paso hacia mi futuro. Todavía conservo este artículo de periódico de cuando tenía 13 o 14 años, diciendo que iba a jugar profesionalmente, ir a los Juegos Olímpicos y convertirme en uno de las mejores jugadoras del mundo. En ese momento, era un sueño loco porque no había fútbol femenino profesional por ahí. Pero si era solo que estaba loca o tenía una visión de algo que se avecinaba, eso fue lo que dije«.

De la promoción del 85 a la década de 1990

Después del falso amanecer de 1991 y el hito de 1999, Akers ha observado con orgullo cómo el USWNT escalaba nuevas alturas.

Recuerdo volver a casa después de ganar la Copa del Mundo del 91 pensando que se abrirían las compuertas y que, como equipo, seríamos celebradas y reconocidas. Tal como estaban las cosas, había dos personas en el aeropuerto para darnos la bienvenida y, cuanto más escuchábamos, más nos dimos cuenta de que nadie sabía o realmente le importaba”.

No pensé que sería tan difícil llegar a donde estamos ahora. Pero cuando miro al equipo actual, me asombran y me enorgullecen también. A menudo dicen que se han apoyado sobre los hombros de las jugadoras que les precedieron. Pero también han hecho crecer el deporte por derecho propio, a su manera, y ha sido increíble de ver”.

Veo mucho de mi propia mentalidad en este equipo de USWNT, y eso me encanta. Para mí, es esa mentalidad la que los distingue. En el nivel más alto en cualquier deporte, con la excepción de Peles y Messis, que son casi sobrehumanos, la mayoría de los jugadores y atletas tienen un nivel similar. Siempre he sentido que es la mentalidad la que separa a los ganadores del resto. Y aunque hay muchos equipos talentosos, hay algo especial en esa mentalidad estadounidense, especialmente en el USWNT, que nos ayuda a mantenernos en la cima del mundo«.

Autor: Luis Fernando Ramos

Fotografía: FIFA

 

Artículos relacionados