Firmado el Convenio Colectivo

Finalmente, esta tarde se ha firmado el primer Convenio Colectivo del fútbol femenino en la sede del Consejo Superior de Deportes. Su Director General, Mariano Soriano emplazó para ello a la ACFF, AFE, UGT y Futbolistas ON que rubricaron este acuerdo pasadas las 19:00 horas.

Un acuerdo que solo tendrá vigencia hasta el próximo 30 de junio, un punto y aparte histórico que mejora las condiciones laborales de las jugadoras y profesionaliza esta categoría futbolística.

La firma se ha plasmado en la sede del Consejo Superior de Deportes. Su Director General, Mariano Soriano emplazó a la ACFF, AFE, UGT y Futbolistas ON que rubricaron este acuerdo pasadas las

No nos engañemos, el acuerdo no les otorga a ellas nada del otro mundo. Lo que han conseguido no es otra cosa que lo básico que todo trabajador debe tener, vacaciones, protección contra el acoso laboral, eliminación de las cláusulas antiembarazo para no ser despedidas si alguna futbolista queda embazada, indemnización por fallecimiento o invalidez, regulación de horas trabajadas y lograr la consideración de mileuristas, entre otras cosas. Esto último algo poco exigente pero imprescindible para poder cotizar y tener una jubilación aceptable, aunque aún precaria.

Uno después de conocer lo conseguido se pregunta ¿por qué ha sido tan complicado acceder por parte de la patronal, es decir los clubes, a otorgar a estas deportistas tan mínimas como imprescindibles mejoras laborales? Evidentemente, ellas han sido y, esperemos que no lo vuelvan a ser a final de temporada, rehenes de una lucha por los derechos televisivos. El Grupo Mediapro, con el cual firmaron algunos clubes la cesión de los derechos audiovisuales (recordemos que FC Barcelona, CD Tacón y Athletic Club de Bilbao no pertenecen a la ACFF), ya que a final de la temporada pasada quedaron libres de negociación, se metió por medio del conflicto, en connivencia de los clubes.

La RFEF decidió que era necesario establecer un nuevo modelo de competición que protegiese la cantera y en el cual se destinasen ayudas federativas para que el fútbol femenino creciera, ya que ese dinero se habría de emplear indefectiblemente en esta categoría futbolística. Los clubes se pasaron a este nuevo modelo de competición. Al hacerlo surgió un dilema ¿quién era el propietario de los derechos televisivos, el Grupo Mediapro con el que firmaron los acuerdos los clubes de cara a la anterior Liga Iberdrola o la RFEF que es la que organiza el nuevo modelo de competición con el cual nace la Primera Iberdrola? Desde Reinas del balón no queremos entrar en polémicas porque no es nuestro estilo. Que cada lector juzgue. El caso es que varias resoluciones judiciales sentenciaron que era la RFEF la poseedora de esos derechos televisivos. Innumerables reuniones y otras tantas decepciones, la primera y exitosa huelga del fútbol femenino español y el apagón de retransmisiones televisivas para frustración del telespectador burlado por controversias económicas de otros, todo eso ha tenido que pasar. Veremos cómo continúa todo.La RFEF decidió que era necesario establecer un nuevo modelo de competición que protegiese la cantera y en el cual se destinasen ayudas federativas para que el fútbol femenino creciera, ya que ese dinero se habría de emplear indefectiblemente en esta categoría futbolística. Los clubes se pasaron a este nuevo modelo de competición. Al hacerlo surgió un dilema ¿quién era el propietario de los derechos televisivos, el Grupo Mediapro con el que firmaron los acuerdos los clubes de cara a la anterior Liga Iberdrola o la RFEF que es la que organiza el nuevo modelo de competición con el cual nace la Primera Iberdrola? Desde Reinas del balón no queremos entrar en polémicas porque no es nuestro estilo. Que cada lector juzgue. El caso es que varias resoluciones judiciales sentenciaron que era la RFEF la poseedora de esos derechos televisivos. Innumerables reuniones y otras tantas decepciones, la primera y exitosa huelga del fútbol femenino español y el apagón de retransmisiones televisivas para frustración del telespectador burlado por controversias económicas de otros, todo eso ha tenido que pasar. Veremos cómo continúa todo.

 

Autor: Luis Fernando Ramos

Fotografía: Rocío Blázquez

Artículos relacionados