El Olympique de Lyon reina también en EEUU

Sigue el dominio del todopoderoso Olympique de Lyon, ahora incluso en tierras americanas, donde ha conseguido alzarse con el torneo de la International Champions Cup frente al último ganador de la NWSL. La final no dejaba de ser una reedición del partido que el año pasado se vivió en este mismo torneo, si bien con un final totalmente diferente. El año pasado las americanas consiguieron alzarse con el título, pero este año las francesas se tomaron debida cuenta de las Courage a quienes vencieron con un solitario pero a la postre suficiente, gol de Marozsan.

El partido se inició con un disparo a portería de Lucy Bronze tras asistencia de su compañera Majri, aunque el balón llegaría mansamente a las manos de la cancerbera local. Había muchas imprecisiones en los primeros compases del partido y hasta ese momento, y a excepción de la ocasión de las francesas, sólo se llegaba a las áreas pero no se generaban ocasiones de peligro con que inquietar a las cancerberas.

Sobre el cuarto de hora llegaría una gran asistencia de Lynn Williams para su compañera Mathias, quien sacaría un córner al ser rechazado su disparo con la derecha. Las siguientes acciones de cierto peligro vendrían gracias precisamente a los balones desde la esquina. Un centro de Marozsan sería rematado por Parris, aunque sin mayores consecuencias. La siguiente ocasión, también generada desde la esquina, no sería finalizada por LeSommer.

Antes del minuto 20 dos nuevas ocasiones para las galas, gracias a un par de zapatazos de Majri primero y Marozsan después, si bien la cancerbera local se encargaría de atajar ambos balones evitando que tuvieren repercusión alguna en el electrónico.

Las alternativas en las zonas de ataque se seguirían dando en los minutos que quedarían hasta el descanso, con un Lyon que buscaba solventar el partido y reflejar en el marcador la superioridad que hasta ese momento había demostrado en cuanto a acercamientos al marco contrario, y con un mayor dominio del partido, controlando además los arreones y el empuje del juego de las Courage.

Las ocasiones se iban alternando, del lado Lyones, nuevamente Majri, Hegerberg y Parris intentaban perforar las mallas de Labbé que estaba acertada en sus acciones, mientras que de forma más intermitente Dunn y Hamilton también tendrían sus oportunidades para superar a Bouhaddi.

Justo antes del descanso dos claras ocasiones, una por cada equipo. La más clara para las hoy visitantes, cuando Majri, muy incisiva y participativa en este primer tiempo, se topaba con el palo que repelía su disparo evitando la ventaja francesa. A reglón seguido, y ya en el añadido, sería Mewis quien no encontraría portería con un disparo lejano que se perdería por la izquierda del arco francés.

Como siempre la correosa Van de Sanden, nada más salir de refresco en el segundo tiempo, generaría la primera ocasión de gol tras el descanso, pero no encontraría siquiera la portería. Las americanas, no obstante, quizás impulsadas por esta primera ocasión de las galas, fueron más incipientes en ataque al inicio del segundo acto, y a través de sus siempre peligrosas lanzas de ataque Dunn y Hamilton, muy activas durante el partido, llegaron con peligro a los dominios de Bouhaddi. Y cuando parecía más cerca el gol de las americanas fue cuando llegó el merecido tanto a la insistencia mostrada en el global del encuentro por las galas.

Un gol, que vino precedido de una clara ocasión para las Courage, al recibir Hamilton un pase en profundidad, encarar la salida de Bouhaddi fuera del área para acabar superando a ésta pero llegando el balón a traspasar la línea de fondo al lado del palo derecho defendido por la cancerbera francesa. A renglón seguido serían las francesas quienes, después de un par de recuperaciones de balón, conseguían hacer llegar el balón a Lucy Bronze, quien conducía de fuera adentro encontrando a Marozsan en la frontal del área disparando de primeras colocado cerca de la escuadra izquierda del marco americano, un golazo que certificaría el triunfo de las galas en esta edición del torneo.

A partir de entonces carrusel de cambios, las locales buscando mayor punch en ataque con la velocidad de Jessica McDonald, quien junto a su compañera a Lynn Williams supondrían un verdadero dolor de cabeza para la zaga lyonesa que, a pesar de ello, mantenía esa capacidad defensiva mostrada año tras año y que les permite encajar muy pocos goles.

Sin embargo, frente a la solidez defensiva francesa, las Courage sólo tuvieron un par más de claras ocasiones ya al final del partido, primero en las botas de una Debinha con menos presencia en los metros finales respecto a otros encuentros, y una Lynn Williams que lo intentó hasta el último suspiro del partido, pero que vio caer en agua de borraja cualquier intento frente al marco de las galas, que con esa solidez como bloque se alzaban, este año si, con el título del torneo.

La zaguera francesa Wendi Renard sería nombrada la jugadora del torneo.

 

FICHA TÉCNICA

North Carolina Courage: Stephanie Labbe, Abby Erceg, Abby Dahlkemper, Jaelene Hinkle, Herritt Mathias (Heather O’Reilly 90’), Debinha (McKenzie Meehan 84’), Samantha Mewis (Cari Roccaro 90’), Crystal Dunn, Denise O’Sullivan (McCall Zerboni 90’), Lynn Williams y Kristen Hamilton (Jessica McDonald 58’).

Olympique de Lyon: Sarah Bouhaddi, Wendi Renard, Lucy Bronze, Alex Greenwood, Griedge M’Bock, Dzsenifer Marozsan, Amel Majri, Amandine Henry, Nikita Parris (Van de Sanden 46’), Ada Hegerberg y Eugénie LeSommer (Kumagai 61’).

Goles: 0-1 Marozsan 57’.

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía:

Olympique de Lyon

 

Artículos relacionados