Comienza la era Pablo López

La cúpula directiva del Atlético de Madrid se ha mostrado diligente a la hora de solucionar y poner fin al problema surgido con la petición de Sánchez Vera de abandonar su cargo de entrenador. En un principio nos hicieron pensar que Vera seguiría al frente del equipo hasta que el club encontrara a la persona idónea para sustituirle. Tras esto, la idea lanzada a los medios fue que el segundo del hasta hace nada entrenador asumiría la responsabilidad constituyéndose en puente hasta que se localizara al definitivo encargado del banquillo. Con todo esto la lista de futuribles comenzó a engordar y surgieron nombres de toda índole.

Al final y prácticamente en tiempo récord los dirigentes rojiblancos anunciaron el nombre del nuevo dueño del banquillo colchonero hasta el final de esta temporada, se trata como ya sabemos de Pablo López, un entrenador que se enfrenta por primera vez a la labor de dirigir a un equipo de fútbol femenino. Fútbol es fútbol como bien dijo Boskov, aunque no es menos cierto que el femenino tiene ciertas particularidades que lo diferencian del masculino. Al final será el máximo mandamiento del deporte rey, que la pelotita entre o no, quien dictamine si el trabajo del señor López recogerá aplausos o pitos una vez concluida la temporada.

Casi a la par de conocerse que Pablo López era el elegido un aluvión de críticas inundaron las redes, unas porque consideraban a otros candidatos con más méritos, otras por su pasado blanco, otras por su carencia de experiencia en el fútbol femenino, etc. etc. Como digo, si en mayo el Atleti ha conseguido triunfos nadie se acordará  de todas estas pegas iniciales, en caso contrario, le van a reprochar todo esto y más, incluso llegaran a recriminar no tener la cabeza rapada como sus dos antecesores.

Nunca en mitad de un curso futbolístico es buen momento para cambiar de técnico, en este caso se antoja como el más difícil todavía, a pocas horas de viajar a Buñol para enfrentarse al Levante, un autentico equipazo, y a escasos días de verse las caras en la Champions con el Manchester City, dos encuentros de exigencia máxima. y además  sin poder contar con algunas jugadoras recuperándose de sus lesiones, lo que hacen vislumbrar un horizonte un tanto oscuro. Tarea del nuevo mister será disipar esos nubarrones y hacer que el sol brille radiante en los cielos colchoneros.

Los que conocen el pasado y  la trayectoria de Pablo López dicen  que es un entrenador al que le gusta el buen trato del balón, algo que encaja estupendamente con lo que el Atleti ha realizado en los últimos años, por ahí tenemos un punto de unión muy importante. Por otro lado Pablo atesora una amplia experiencia tanto a nivel nacional como internacional, otra gran baza a su favor. López se encontrará a un equipo que juega bien al fútbol, que trata en todo momento de imponer su ritmo y presionar al rival, con algunas jugadoras aún en proceso de adaptación, pero con el armazón confeccionado. También es verdad que al Atleti todavía le falta ese punto de frescura, esa chispa, esa finura que atesoraba campañas anteriores, será suponemos cuestión de partidos. Ahí es donde el entrenador tendrá que trabajar para alcanzar ese nivel de excelencia lo antes posible.

El tiempo dará o quitará razones.

 

Autor: Emilio Mahugo

Fotografía: At. Madrid

 

Artículos relacionados