Un VAR que quita la pena con penas máximas a Renard

Las anfitrionas se impusieron por una mínima y controversia diferencia a una Nigeria sin apenas balón cerrada atrás, en un partido que bien fue dominado por las galas pero en el que faltó definición. Así, esta última victoria les otorga el total de puntos, algo nunca conseguido por Les Bleues (sólo habían podido conseguir un máximo de 6 en 2011 y 2015) convirtiéndose en el cuarto anfitrión que pasa de fase con este valor. Nigeria en cambio, deberá esperar para saber si pasa como una de las mejores terceras.

Una Francia rotada inició el encuentro con una presión asfixiante que no pudo o supo aprovechar como se esperaba un combinado desbordante como el africano con contragolpes peligrosos superando esa primera línea. Rennes pudo ser testigo en ocasiones como la 9 veces campeonas de África era un rival no acostumbrado para Francia.

El asedio de remates de una anfitriona nuevamente construida por las bandas no tardaría en llegar, pero esta vez sin clara definición ante la presión de cerrar la fase con una victoria ante los suyos. La iniciativa ofensiva estaba claramente inclinada en favor de las anfitrionas a pesar de su imprecisión (22 remates solo 4 a portería), haciendo brillar así el cierre de las nigerianas que deseaban abrir campo y oxigenar el juego.

Las ocasiones más claras (amplia mayoría francesas) llegaron de su gran baza del balón parado, sobre todo en lo referido a los saques de esquina, siendo estos reflejo de lo ocurrido por la portería rival, así como su buen recurso fuera del área. En la segunda parte las francesas mejoraron, pero sin aún la precisión necesaria para inclinar el marcador, mientras que en Reims se definía la otra parte del grupo.

La polémica empezaría a llegar sobre el minuto 73 cuando el VAR volvió a aparecer en favor de Francia, Ngozi Ebere recibiría su segunda tarjeta amarilla por juego peligroso dentro del área. Renard se encargaría de transformar desde los 12 pasos, pero su disparo tan ajustado salió desviado por el palo derecho.

Así, una Nigeria aliviada y en inferioridad numérica tuvo que ver como la árbitra hondureña Borjas, volvería a repetir el penalti por adelanto de la portera Nnadozie que recibió la cartulina amarilla.

La elegida jugadora del partido Wendie Renard, volvería a suspirar nuevamente gracias a otra pena máxima (después del penalti marcado por el VAR ante noruega tras encajar en propia puerta) después de haber sido de nuevo castigada por el fútbol. Ella misma le cogería el balón a Le Sommer con gran valor y sangre fría, para así ya transformarlo a la segunda con un disparo a media altura que a pesar de ser adivinado, no pudo alcanzar la estirada de la recién amonestada.

Tras el partido, el entrenador de la selección nigeriana Thomas Dennerby respondió ¨Si te doy mi opinión, tendré problemas y ellos me enviarán a casa, es mejor si no digo nada¨

Corinne Diacre en cambio, quiso destacar la valentía que mostró la central francesa al volver a asumir el mando y con él la responsabilidad, a lo que añadió refiriéndose a su posible satisfacción: «No, creo que siempre voy a pedirles a mis jugadores que vayan un paso más allá». Sí, pudimos asegurar esta tercera victoria, aunque no fue fácil para nosotros. Creo que porque fue muy difícil, hace que ganar sea aún más dulce «.

 

FICHA TÉCNICA

 

-Nigeria: Nnadozie; Okeke, Ebi, Ohale, Ebere; Ayinde, Okobi, Chikwelu; Ordega (Nwabuoku 84′), Oshoala (Imo 84′), Oparanozie (Kanu 90′).

-Francia: Bouhaddi; Perisset, Mbock Bathy Nka, Renard, Majri; Henry, Thiney Geyoro 89′), Bilbaut; ; Cascarino (Le Sommer 63′), Gauvin (Diani 63′) y Asseyi.

Árbitra: Borjas (HON) expulsó por doble amarilla a Ebere (28′ y 75′), y amonestó a Gauvin (45’+), Nnadozie (78′) y Chikwelu (90’+).

Incidencias: Roazhon Park. 28.267 espectadores. Volvió a intervenir el VAR en dos ocasiones seguidas resultando en dos penaltis favorables para Francia.

 

Autora: Noelia García

Fotografía:

FIFA

 

Artículos relacionados