Sin excusas

Sin excusas

Tras las victorias cosechadas en los dos últimos desplazamientos, a Gijón en jornada de Liga y en Elche en la participación en la primera Ronda de la Copa de la Reina, y tras dos desplazamientos seguidos lejos de Lleida, llegaba a la capital catalana uno de los equipos más complicados del campeonato que el año pasado se quedó a las puertas del ascenso.

Con ese panorama y el desgaste físico acumulado en las piernas de las pupilas de Cobacho quedaba por ver cómo podía afectar todo ello en el devenir de un encuentro muy físico ante un rival que a pesar de haberse dejado puntos en las jornadas anteriores se presentaba en Lleida con la intención de resarcirse de ello y de la eliminación en Copa tres días antes.

Desde el inicio ya se vio que la frescura estaba del lado de las de Pamplona que siempre estaban un par de puntos de intensidad en cada una de las acciones. Ganaban tanto los duelos individuales como los colectivos, siempre les favorecían los rebotes al estar mejor ubicadas sobre el verde y las segundas acciones siempre caían en las botas de las de rojo.

Si a ello le añades como ingrediente al encuentro que Barbi estaba perdida en el entramado del centro del campo pamplonica y que Pixu estaba errática en todas y cada una de sus acciones, y el ingrediente definitivo lo forma la lesión de Alèxia Jr. A la media hora de juego, entonces se presagia un partido más que complicado para las de Cobacho, encaminadas hacia un partido en el que desde inicio se intuía que no podrían sacar nada positivo.

Antes del minuto diez, se añadiría un error defensivo en el marcaje de una falta lateral que permitía al Osasuna adelantarse en el marcador al rematar desde el área pequeña el centro medido de una falta cometida por Iris en un error en el intento de salir con balón. Con el marcador en contra demasiado pronto aparecieron sobre el verde los errores de un juego demasiado directo, sin esas transiciones en ataque con la velocidad frenética que le dan Barbi como lanzadora y Alèxia y Pixu como destinatarias, convirtiéndose incluso hasta vulgar el juego de pelotazos practicados por las locales que en partidos anteriores habían mostrado todo su potencial y que estaban mostrando en éste todas sus carencias cuando no tienen el día.

Desde atrás se buscaba con excesivo anhelo y precipitación a sus delanteras que nada tenían que hacer ante la excelente disposición defensiva de las pamplonicas, teniendo en Josune a su mariscal sobre el campo que identificaba perfectamente los espacios de los lanzamientos del equipo contrario y que no solo dirigía a su defensa, sino que s mostraba infranqueable en cada uno de los balones que llegaban a su zona, inconmensurable su encuentro dando un clínic de fundamentos defensivos.

A las carencias ofensivas del equipo local, se añadirían como hemos dicho las defensivas en un partido para olvidar, y es que si el primer tanto había sido un error de marcaje en una jugada de estrategia, el segundo tanto vendría por un error en la basculación defensiva de las centrales que no habían achicado los espacios entre ellas al verse basculadas y que permitía que el esférico llegara a la delantera visitante que sin oposición batiría nuevamente a Laura que rozaba el esférico con su guante pero no con la fuerza suficiente como para evitar tener que recogerlo de nuevo del interior de su portería.

Se abrió un hilo de esperanza justo antes del silbato que mandaba a las jugadoras a vestuarios para el descanso. Una nueva falta a favor de las locales que pareciera iba a acabar entre los guantes de la cancerbera pamplonica, y que en el último instante una de sus compañeras no la oiría en su salida, peinaría el esférico hacia su propia portería reduciendo las diferencias en el electrónico.

Esa jugada de suerte debería de haber provocado que el AEM saliera con otra mentalidad al terreno de juego, pero no era la tarde de las de casa. El Osasuna volvía a comparecer sobre el verde con ese plus de intensidad, con ese saber que hacer en cada una de las acciones y con esa tranquilidad de verse aún con el marcador a favor y sin necesidad de precipitarse en sus acciones, y como controlaron los tiempos del encuentro.

Por su parte el centro del campo local seguía sin existir y seguía viendo volar los balones por encima de sus cabezas y en las pocas ocasiones que conseguían conectar con sus puntas estas se veían superadas por las acciones defensivas de las visitantes. Era constantemente un querer, quizás no en el modo adecuado, pero no poder.

Así discurrió un segundo tiempo en que se veía más cerca la victoria visitante que no el empate de las locales, tanto por méritos de las de Pamplona, como por demérito de las de Lleida que no estaban mostrando sus mejores armas y que se veían incapaces de cambiarle el signo al partido. Solo falto el jarro de agua fría final con el tercer tanto de las visitantes en un centro chut que no atajó ni despejó Laura y que remataron demasiado fácil libres de marca en el segundo palo.

Jarro de agua fría para las aspiraciones locales que dejan volar los primeros puntos de su fortín en Recasens y que tendrán que mejorar y mucho en algunos aspectos de su juego si no quieren ver cómo los equipos rivales les pueden ir sacando puntos, y tendrán que recuperar estos puntos antes del parón en el complicado desplazamiento a La Coruña con las horas de viaje por delante y teniendo enfrente a uno de los máximos aspirantes a volver a la primera división del fútbol español.

Ficha técnica

AEM Lleida: Laura Martí, Iris Aixalà, Liza Scholz, Dulce Quintana, Júlia Miró (Cristina Beltrán 78’), Natalia Fernandez, Maikerlin Astudillo, Barbi Pérez, Pixu, Alèxia Blanco (Andrea Gómez 39’) y Caroline Muller (Alexandra Taberner 58’).

Entrenador: Oscar Cobacho.

Fundación Osasuna Femenino: Maitane Zalba, Carmen Fresneda, Josune Urdaniz, Celia Ochoa (María Blanco 89’), Vanessa Rodríguez (Iara Lacosta 56’), Patricia Zugasti (María del Mar Torras 74’), Leyre Fernandez, Aitana Zumárraga, Saioa Larumbe, Amancay Urbano (Maitane Vilariño 56’), María González (Ana Velázquez 74’).

Entrenador: Izaskun Mainz.

Goles: 0-1 Aitana Zumarraga 7’, 0-2 María González 36’, 1-2 Aitana Zumárraga (pp), 1-3 Iara Lacosta 82’.

Colegiada: Andrea Salvador.

Asistentes: Andrea Montero y María del Castillo García.

 

Autor: Enric Solé

Fotografía: CA Osasuna

 

Artículos relacionados