Sin argumentos no hay sueños

Con Alemania ya esperando rival en la final, el combinado español afrontaba esta semifinal frente a Holanda con la mirada puesta en volver a estar en el último partido del campeonato europeo después de los últimos éxitos cosechados a nivel internacional por la selección dirigida por Toña Is.

El partido daba lugar a ver dos equipos bien posicionados sobre el verde búlgaro, con una España más de control del balón y con la que se preveía sería una alta posesión, frente a un combinado naranja que en la salida de balón buscaba adelantar un poco sus líneas para buscar mediante un juego más directo sorprender a la zaga española.

Los primeros compases del partido nos mostraron una zaga holandesa muy férrea y concentrada frente a los emvites de las jugadoras de Toña Is, buscando sobretodo el flanco izquierdo del ataque donde la aportación de Salma había sido fundamental a lo largo de este campeonato.

La primera ocasión de gol sería para las españolas a través de un disparo de Lloris en una jugada a balón parado, si bien la intención de buscar las mallas holandesas se toparía con los guantes de una bien colocada Dinkla. Responderían las  holandesas en el minuto 6, aunque María estaba bien colocada para atajar el disparo de Tromp. Esta acción Orange sería contestada por Salma, quien recibió un balón en la frontal probando suerte con su disparo, pero nuevamente la guardameta holandesa conseguía atajar el balón sin mayores consecuencias para su marco.

El partido entraría en una dinámica de idas y venidas en la zona central del rectángulo de juego sin que ninguno de los dos combinados llegara en condiciones a la zona de finalización. A partir del minuto 20 se volvía a animar el encuentro cuando las españolas buscaron mayor profundidad y verticalidad en sus acciones, si bien sería a través de un par de acciones a balón parado con las que se llegaría al área con peligro, aunque la seguridad de la zaga holandesa desbarataba los remates de las jugadoras españolas.

En los minutos 25 y 27, dos llegadas seguidas de las neerlandesas metieron cierto temor en el cuerpo del combinado dirigido por Toña Is, con pases al espacio en que la velocidad de las holandesas se impuso al esfuerzo defensivo español. Ambas ocasiones acabaron, la primera en los guantes de María, mientras que la segunda llegada sería desbaratada en el último instante por la zaga del combinado español. En el minuto 25, respuesta del combinado español con un disparo al lateral de la red por parte de Carrillo que soltó su latigazo con la izquierda sin encontrar el lado correcto de las mallas holandesas.

Respuesta inmediata de las holandesas de una de sus jugadoras más importantes y constantes en este primer tiempo, De Keijzer, al internarse por banda derecha, si bien su esfuerzo buscando una compañera en el centro del área no era recompensado al no llegar ninguna Orange al remate. La misma atacante holandesa se quedaba sola en el minuto 33, pero dicha acción sería anulada por fuera de juego señalado por la asistente.

En el minuto 38, llegaría una jugada polémica en el encuentro cuando el balón rebotaba en la mano de una defensora española, si bien la colegiada no señalaría nada en esa acción pese a las tímidas protestas de las jugadoras holandesas. En las siguientes acciones sería España quien, primero a través de un disparo que se marcharía por alto, y posteriormente en un remate a la madera de Hernández, aprovechando un excelente servicio desde la banda por parte de Salma, tendría la ocasión de adelantarse en el marcador.

Dicha acción sería la antesala del primer gol neerlandés conseguido por su hasta entonces jugadora más insistente en el encuentro. La presión española que hasta esos momentos había impedido una mayor fluidez en el juego de las holandesas provocaba que la cancerbera sacase en largo, al balón dividido saltaban hasta dos defensoras españolas y una sola holandesa, el balón tocado hacia atrás por una de las zagueras españolas caía a la espalda de la zaga española, ganando el espacio De Keijzer quien ganaba perfectamente la posición con el cuerpo a Ana Tejada y conseguía superar por bajo la salida tardía de la portera española, en lo que suponía un jarro de agua fría antes del descanso. Un descanso que llegaría sin la goleadora holandesa sobre el rectángulo de juego al lesionarse en la rodilla, teniendo que ser sustituida entre lágrimas por la gravedad que podría suponer la lesión en la rodilla.

Con el marcador en contra, las jugadoras de Toña Is tenían que mostrar su mejor versión para revertir la desventaja en el marcador. En la primera parte Salma no había podido superar a su par más que en los minutos finales, y parecía que las indicaciones de la seleccionadora iban en la dirección de seguir percutiendo por el lado izquierdo del ataque español, intentando que Salma pudiera llegar a superar a su marcadora y servir balones al medio para intentan recuperar buscar los remates bien de las atacantes españolas o de las jugadoras que llegasen de segunda línea. Fruto de este trabajo e insistencia, y con una Salma que por fin conseguía superar con claridad a la lateral encargada de su marca, llegarían las ocasiones más claras de gol del combinado nacional. Primero en una nueva incursión de Salma por el lado izquierdo del ataque. El centro de la aragonesa fue rematado al palo por Carrillo, que había superado a su marca, y en la continuación de dicha acción, desde el lado derecho del ataque español sería Martínez Salinas, quien se toparía nuevamente con el larguero de la portería defendida por Dinkla.

Las acciones de ataque de las jugadoras de Toña Is, seguirían en los minutos siguientes, siempre con la misma protagonista, Salma, que seguía superando a su par y sirviendo balones a sus compañeras, aunque éstas adolecían de la falta de acierto que no había faltado frente a Portugal. En el minuto 53, sería la zurda Eva Alonso quien desperdiciaría un nuevo servicio franco, disparando cerca del poste de la portería de Dinkla.

Pero tanto perdonar lo acabarían pagando las jugadoras del combinado nacional, llegando el fatídico minuto 60, en el que un pase por alto de una excelente Brugts sería rematado de volea por Stiekema ante la pasividad de la defensa española que parecía estar mirando más que defendiendo la acción de ataque de las holandesas. Quedaban 30 minutos de partido por delante, tiempo aparentemente más que suficiente para intentar cuanto menos llevar el partido a la prórroga, pero este segundo tanto haría demasiado daño a las españolas que fueron perdiendo fuerza, pasando a ser superadas claramente por las holandesas que incluso tuvieron desde entonces mayor control del balón, haciendo grande el campo y provocando que las españolas tuvieran que correr en demasía detrás del balón, gastando sus fuerzas más en recuperar el balón y dejando que las ideas se fueran consumiendo ante el cansancio de tener que correr en lugar de mantener la posesión del esférico.

En realidad, el juego del combinado nacional pareció un espejismo para lo que se estaba acabando de ver sobre un verde en el que las jugadoras españolas centraban sus únicos argumentos en la capacidad individual de Salma que parecía la única jugadora que quería el balón para intentar una vez tras otra, y en ocasiones de forma excesivamente individual, superar el entramado defensivo de las holandesas. Un equipo neerlandés dirigido en la banda por Robert de Pauw con las ideas muy claras, con un equipo muy bien colocado dentro del rectángulo de juego que bien se vio beneficiado de conseguir el segundo gol cuando las españolas parecían estar más cerca de conseguir el empate.

Y la sentencia definitiva llegaría en el minuto 85, cuando el combinado español estaba intentando resarcirse y acercarse en el marcador. Un balón perdido en la zona de medios, sería aprovechado por Tromp, quien coronaría un excelente partido recogiendo el balón en zona de tres cuartos, quebrando a su marca con un excelente giro de cadera, superando a la carrera a las tres jugadoras españolas que la perseguían y cruzando perfectamente el balón al pisar el área en un balón ajustadísimo ante el que nada pudo hacer María Valenzuela, pese a su estirada.

El gol del honor llegaría en uno de los pocos disparos de las jugadoras españolas de los últimos 25 minutos, cuando el equipo holandés ya no mantenía esa gran intensidad defensiva mostrada en todo el encuentro, circunstancia aprovechada por Lloris para disparar desde lejos, superando la estirada de la hasta entonces perfecta cancerbera holandesa Dinkla.

El silbato final llevaría a la explosión de alegría de unas holandesas que habían sabido jugar perfectamente sus bazas en el partido, y a la desolación de una expedición española que no podrá revalidar el entorchado europeo y que se había topado con una inexpugnable Holanda en su camino que había sido capaz de superarlas en todos los aspectos del juego que llevan a conseguir materializar en el marcador el juego mostrado encima del verde.

 

Alineaciones

Holanda: Claire Dinkla, Kim Everaerts, Marit Auèe, Samantha Van Diemen, Abali (Bouzerrade 72’), Dana Foederer, Iris Stiekema, Nikita Tromp, Ella Peddemors (Van den Hevvel 88’), Esmee Brugts (Hulswit 88’), Lotje De Keijzer (Brandau 45’).

España: María Valenzuela, Jana Fernández, Teresa Mérida, Ana Tejada, Esther Laborde, Eva Alonso, Paola Hernández (Palá 71’), Silvia Llorís, Mariajo Martínez (Bartel 85’), Salma Paralluelo, Sara Carrillo.

Goles: 1-0 De Keijzer 41’, 2-0 Stiekema 60’, 3-0 Tromp 85’, 3-1 Lloris 90+2.

Colegiada: Sabina Bolic (Cro).

Asistentes: Josefin Aronsson (Swe) y Anita Vad (Hun)

Cuarto árbitro: Reelika Turi (Est)

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía:

RFEF

 

Artículos relacionados