Racing Louisville jugará en casa la primera final de su historia

Louisville jugará en casa

Racing Louisville, anfitrión de este torneo, jugará en casa la final de la TWC. Primera final de la historia de este joven equipo, que 18 meses atrás apenas tenía entrenador y un nombre provisional.

Noche sin duda histórica para las locales, que no sólo lograron el pase a la final, si no que batieron el récord de asistencia en el Lynn Family Stadium: 7310 personas que se congregaron para animar hasta el último aliento a sus jugadoras.

Nadia Nadim salía anunciada en el once inicial, pero se produjo un cambio de última hora minutos antes de comenzar el partido. Matthews sustituía a la internacional danesa, aquejada de unas molestias en los isquios durante el calentamiento. El equipo decidió sacarla de la alineación por precaución.

Las Red Stars recuperaban a sus olímpicas. Davidson y Krueger salieron de inicio tras su vuelta de Tokio.

El partido no sólo era la semifinal de la TWC, sino que además es el primer partido de la jornada 16 de la NWSL.

RACING LOUISVILLE FC 1 – CHICAGO RED STARS 1

Salieron las locales con ganas de comerse el mundo. O, al menos, de hacer un buen papel frente a su entregada afición. Las de Louisville, como ya vienen acostumbrando, comenzaron con la presión alta en los primeros compases del encuentro.

Simon daba el primer aviso con un potentísimo tiro desde lejos que salió rozando el palo largo.

La defensa de las Red Stars por momentos parecía no haber salido al campo, y en uno de estos errores defensivos llegó el primer gol. Sacaban las de Chicago de puerta. Miller se la pasaba en corto a una defensora y Ebony Salmon, la más lista de la clase, se la robaba sin mayor dificultad.

Si la pasividad de la defensa en el uno contra uno fue clamorosa, aún lo fue más la pasividad de la portera, que se quedó clavada viendo cómo la joven delantera inglesa se plantaba ante ella. Salmon no perdonaba y anotaba el quinto de su cuenta personal en la NWSL.

Watt y Pugh trataban de llegar al área rival, pero el resto del equipo no las acompañaba. Wright tuvo su oportunidad, pero el tiro salió fuera por centímetros.

Mientras las visitantes sufrían por crear ocasiones, las locales llegaban con facilidad al área rival. Nagasato, Salmon y Matthews lograban deshacerse de sus marcas y ponían en aprietos a Miller una y otra vez.

Apatía entre las Red Stars

La primera ocasión de peligro real de las Red Stars llegó casi a punto de sonar el silbato para irse al vestuario. Mallory Pugh lo intentaba desde lejos y el balón cogió un efecto extraño, pero Betos pudo hacerse con él sin mayor problema.

Con el 1-0 en el marcador nos fuimos al descanso en Louisville. Las de Christy Holly dominaban a unas Red Stars muy faltas de ideas y precisión.

A la vuelta del descanso, todo parecía indicar que la situación se mantendría. El equipo de Rory Dames apenas llegaba al área rival, mucho menos con peligro.

Sin embargo, esto es fútbol. Nadie dijo que fuese bonito, ni mucho menos justo.

Corría el minuto 57 y la defensa de Louisville despejaba un balón que llegaba a su área sin pena ni gloria. La mala suerte quiso que el despeje cayese a los pies de Kealia Watt, que remató según le llegaba, pillando a la defensa y a la portera completamente desprevenidas. Chicago anotaba el gol del empate y parecían respirar de nuevo.

Louisville jugará en casa - Salmon

El gol de Watt insufló vida a las visitantes

Gautrat y Hill entraron de nuevo en la dinámica del partido y poco a poco fueron tomando las riendas del encuentro. La apatía en el ataque del primer tiempo había desaparecido, para desgracia de Racing Louisville.

Pugh pudo adelantar a las suyas tras una gran jugada individual, pero ahí estaba un muro llamado Michelle Betos para decirle que las cosas no funcionan así en su presencia.

Betos tuvo otro par de intervenciones salvadoras para las locales. Pese a los intentos de Holly de reorganizar su equipo introduciendo cambios, las de Louisville estaban sufriendo por mantener la igualdad en el marcador. Aún así, supieron aguantar el resultado hasta cumplirse el tiempo reglamentario.

La tanda de penaltis, al igual que en el encuentro entre Bayern y PSG, decidirían quién sería el segundo finalista de la noche.

La suerte de los penaltis recayó en las locales

Lanzaban primero las Red Stars. El penalti de Pugh era detenido por Betos, mientras que Yuki Nagasato anotaba para Racing Louisville. 1-0 para las locales.

Davidson no perdonaba y anotaba para Chicago. Miller detenía el segundo lanzamiento de las locales. Empate a uno.

Woldmoe tampoco fallaba y le daba la ventaja momentáneamente a las Red Stars. McCaskill devolvía la igualdad en la tercera ronda. Empate a dos.

Stanton y Miramontez anotaban sus respectivos lanzamientos. Empate a tres en la cuarta ronda.

Anotaba también Watt y las de Louisville hacían lo propio. Empatadas de nuevo en la quinta ronda. Nos íbamos a la muerte súbita.

Hill fallaba desde los once metros. La presión no pudo con McClure, que anotaba el tanto de la victoria para las suyas.

Racing Louisville jugará en casa la primera final de su historia. Tras los penaltis, se clasifican para el partido del sábado contra el Bayern Munich.

FICHA DEL PARTIDO

Racing Louisville: Betos (P) (C), Bonner, Riehl, Simon (Miramontez, min. 72), Fox, McCaskill, Olofsson, Nagasato, Kizer (Ekic, min. 72), Matthews (Milliet, min. 59) y Salmon (McClure, min. 79).

Entrenador: Christy Holly.

Chicago Red Stars: Miller (P), Gorden, Krueger, Wright (Milazzo, min. 75), Davidson, Gautrat (Stanton, min. 90+2), Johnson (Hill, min. 46), Colaprico, Watt, Doniak (Killion, min.46) y Pugh.

Entrenador: Rory Dames.

Goles: 1-0 Salmon (min. 10) y 1-1 Watt (min. 57).

Árbitra: Karen Abt.

Partido disputado en Lynn Family Stadium, Louisville (Kentucky).

Asistencia: 7310 personas.

Incidencias: Tarjeta amarilla a Salmon (Louisville, min. 57), tarjeta amarilla a Riehl (Louisville, min. 65) y tarjeta amarilla a Nagasato (Louisville, min. 90).

Premio «Player of the Match»: Michelle Betos.

Autora: Marga Martín

Fotografía: Racing Louisville FC

Artículos relacionados