La dificultad de clubs humildes por sobrevivir

A pesar del gran salto que esta dando el fútbol femenino en España, aún muchos clubs humildes siguen luchando por sobrevivir en este mundo. A muchos de ellos no les queda otro remedio que desaparecer debido a los problemas económicos que plantea tener un equipo y no poder contar con los suficientes ingresos para hacer frente a los gastos o por desavenecias de las jugadoras con el club.

Lorca Féminas Agrupación Deportiva

De estos casos hay muchos, el más reciente fue la desaparición del Lorca Féminas a finales de junio de 2021. El club murciano no pudo hacer frente a una deuda de 90.000 euros, por lo que la entidad, tras diez años, dejó de competir.

Este equipo era un histórico del fútbol femenino, cierto es que nunca militó en Primera División, pero sí disputó una fase de ascenso, la del 2015-2016. Aunque fueron el Real Betis Balompié Féminas y la UD Tacuense quien ascendieron.

Además, ascendió un par de veces a Segunda División y peleó por subir a la máxima categoría estatal, siendo el primer conjunto de la Región que optaba a plantarse en la élite femenina del fútbol español.

El conjunto blanquiazul esta última temporada había descendido a Autonómica cuando llegó estar consolidado en la Primera Nacional. A pesar de eso, la situación económica del Lorca Féminas era inviable y no le quedó otro remedio que desaparecer.

El Lagunak

Otro claro ejemplo de club humilde que tuvo que hacer cambios, esta vez por disidencias, para poder mantener otras categorías, fue el SD Lagunak. Un club histórico fundado en 1990 como el primer equipo de fútbol femenino de Navarra.

Durante los años 90 fue la referencia del fútbol femenino, y llegó a ascender hasta la máxima categoría, la Superliga, equivalente hoy en día a la Primera Iberdrola. En sus años dorados jugó nueve años en Primera División y disputó tres finales de la Copa de la Reina (1998, 2000 y 2006).

En este caso, como hemos comentado antes, el problema es que muchas de las jugadoras que jugaban en ese equipo decidieron marcharse a jugar al equipo vecino, la SD Multivera. Esta decisión de las jugadoras fue tomada al conocer el interés en impulsar el fútbol femenino en Mutilva y por problemas relacionados con el Lagunak.

Nuevos proyectos

Ya sea por un motivo u otro, estas noticias son muy tristes para el fútbol femenino y más ahora cuando los grandes clubs están mejorando de manera notable tanto económicamente como en su juego. Deberíamos cuidar siempre a nuestros equipos más humildes que desde años han estado dando todo por el fútbol femenino.

Desde este diario nos encantaría no tener que volver a escribir sobre este tema y sí sobre clubs que siguen apoyando el fútbol femenino. En este caso tenemos que hablar del Avilés, que en junio apostó junto a Femiastur por contar con una sección femenina. El proyecto ha salido adelante y el equipo asturiano ya tiene varias categorías donde ir creciendo con sus jugadoras.

 

Autora: Elena González Lorenzo

Fotografía: Dani Blanco 

 

Artículos relacionados