Jill Ellis revalida título mundialista

La favorita Estados Unidos revalida el título mundialista consiguiendo así su cuarto cetro en cinco finales disputadas, en un partido en el que el marcador, perezoso en estrenarse, fue empujado nuevamente en favor de las estadounidenses gracias a la intervención del VAR.

Una Holanda que partía con sólo tres goles en contra en la fase eliminatoria de su segunda participación, al igual que las americanas, inició pasiva y ordenadamente los primeros compases, esperando a la vigente campeona que dominaba en juego. Así, las campeonas de Europa consiguieron romper con la barrera del conjunto americano de adelantarse antes del minuto 12, sello distintivo del partido que consiguieron mantener durante toda la primera parte.

A pesar de las dos líneas recogidas en defensa acertadamente planteadas para evitar el desorden y la consecuente muestra de espacios, Holanda se aventuró en el gusto de ambas selecciones por los espacios a las espaldas y el juego rápido, en una apuesta más peligrosa en favor de las estadounidenses, que no parecían encontrar su versión arrolladora.

Las ocasiones más claras llegaron del conjunto de las barras y estrellas con Lavelle y Morgan, y como acostumbran, metieron la marcha extra en el último tercio. Pero el descanso llegaría sin recoger el balón del fondo de la portería, con una Holanda sin generar y un Estados Unidos dominando pero por primera vez con falta de gol.

Ya adentrada la segunda parte sería en una acción sobre Morgan, en la que Van der Gragt no ve de dónde viene, y entra con la pierna a la altura del hombro de ésta sin tocar balón, cuando el VAR intervendría de la mano del español Del Cerro Grande con un penalti sobre Morgan. Otra vez Rapinoe (con 6 goles en 5 partidos) sería la encargada de convertir la pena máxima (número 100 en la WWC) engañando a Sari, a la cual, a pesar de no ajustar el lanzamiento, dejó clavada. Faltaba media hora para finalizar el partido.

Con este tanto, las americanas explotarían la ventaja de knockear al rival para aumentar ésta con un gol de Lavelle, que conduciendo hasta la frontal cruzó un zurdazo para superar a Van Veenendaal.
Después del plan perfecto, volvieron a marcar los ritmos, acercando más el tercero que la posible recortada por parte de las orange, que no consiguieron generar ocasiones y desaparecieron tras aguantar muy bien hasta la apertura del marcador.

De esta forma, Jill Ellis y las suyas se alzan con su segundo título consecutivo, hasta ahora sólo conseguido por Alemania (2003-2007), convertiéndose en la primera mujer al mando de una selección en ganar dos mundiales.

 

Ficha técnica:

 

Estados Unidos: Alyssa Naeher; Kelley O’Hara (Ali Krieger, min. 46), Abby Dahlkemper, Becky Sauerbrunn, Crystal Dunn; Julie Ertz, Samantha Mewis, Rose Lavelle; Tobin Heath (Carli Lloyd, min. 87), Alex Morgan y Megan Rapinoe (Christen Press, min. 79).

Países Bajos: Sari van Veenendaal; Desiree van Lunteren, Anouk Dekker (Shanice van de Sanden, min. 73), Stefanie van der Gragt, Dominique Bloodworth; Jackie Groenen, Daniëlle van de Donk, Sherida Spitse; Lineth Beerensteyn, Lieke Martens (Jill Roord, min. 70) y Vivianne Miedema.

Goles: 1-0, min.61: Rapinoe, (6 goles en 5 partidos). 2-0, min.69: Lavelle, (3 goles en 6 partidos).

Árbitra: Stephanie Frappart (FRA). Amonestó a Spitse (min. 10), Dahlkemper (min. 42) y Van der Gragt (min. 60).

Espectadores: 57.900 en el Stade de Lyon.

Incidencias: gol 50 de Rapinoe, penalti 100 de la historia de la WWC, segundo título consecutivo para USA.

Trofeos:

-Guante de oro: Van Veenendaal
-Bota de oro: Rapinoe
-Bota de plata: Morgan
-Balón de oro: Rapinoe
-Balón de bronce: Lavelle

 

Autora: Noelia García

Fotografías: Lorena Peña

Artículos relacionados