El Barcelona mereció mucho más pero se quedó sin premio

Sí, el Barcelona mereció mucho más, sin ningún ápice de exageración. Tuvo las ocasiones más claras, tanto en la primera parte como en la segunda. Mantuvo el control del esférico por más tiempo que el conjunto alemán. Se movió muy bien entre líneas y filtró balones con muchísimo peligro. Hizo casi todo bien salvo en los postreros desenlaces del encuentro, donde ya presionado por la amenaza certera del cronómetro, le faltó claridad y le sobró precipitación.

En el otro bando estaban las jugadoras del Wolfsburgo, que a pesar de ir de verde se las saben todas y también desarrollaron su rol rozando la perfección. ¿Mejor que las españolas? Yo me atrevería a decir que no, de ninguna de las maneras, pero si nos ceñimos a la verdad absoluta del marcador, hay que rendirse y conceder que sí, que fueron mejores. Y creo que tan solo porque supieron aprovechar la endeblez y fragilidad en un momento oportuno de la defensa azulgrana, y convertir en  gol un balón que bailoteó en los alrededores del área chica y donde se pecó de bisoñez. Por ahí, lamentablemente si que hay que conceder el estatus de «mejores» a las alemanas. Porque es que las españolas también dispusieron de esas situaciones en el área germana y en más número, aunque no fueron lo suficientemente hábiles para aprovecharse y alojar la pelota al fondo de las redes. Aquello de «no quiso entrar» se podía aplicar sin riesgo a manosear los tópicos.

La primera parte fue linda, de esa belleza que al espectador sin colores le hace pegarse al sofá y disfrutar sin concesiones. De ese esplendor que consigue que los que no son adictos a esto del balompie se enganchen y disfruten. Dos equipos fuertes, dinámicos, cada uno con sus armas, peleando los balones, acariciando la pelota como al ser más querido. Se decía que el físico de las alemanas podía decantar la balanza, no se notó. Se hablaba con toda la razón de los números que eran dos conjuntos donde el ataque predomina sobre la defensa, la realidad es que al final de los novena minutos tan solo se consiguió un gol. A los puntos, llevándonos la descripción del encuentro a otros deportes, el Barcelona fue superior. Anímicamente las jugadoras azulgranas debieron recibir el descanso con la sensación de que podían decantar la eliminatoria de su lado. Mariona, Putellas y Hermoso ejercían de maestras y desarrollaban una clase magistral que concluyó sin el premio merecido.

La segunda mitad parecía beber de la misma fuente, aunque el gol del Wolfsburgo cambió el libreto de las unas y de las otras. Las alemanas se sintieron más cómodas y se jugaron sus bazas al contraataque, que en ocasiones causó pavor pero que concluyó con munición de fogueo. También se permitieron la frivolidad de conceder ocasiones en los dominios de su guardameta. El Barcelona porfió en su idea, continuó con el plan que estaba funcionando, intentó refrescar con los cambios, pero la irremediable persistencia del tiempo y las defensas germanas fueron poco a poco limando astillas al reloj y diluyó  finalmente, cual azucarillo, la agudeza de las españolas.

Es una pena, teníamos la esperanza de que uno de nuestros equipos consiguiera una plaza en la final y no se ha podido dar. El Barcelona esta noche, sin menospreciar al Wolfsburgo, mereció un poco más.

FICHA TÉCNICA

WOLFSBURGO – Abt, Doorsoun, Hendrich, Bloodworth, Wedemeyer, Engen, Popp (Oberdof 85´), Huth, Pajor (Bremer 77´), Rolfo (Wolter 68´) y Halder.

BARCELONA – Paños, Marta, Pereira, Maria León, Leila (Martens 85´), Hamroui (Losada 85´), Alexia (Guijarro 77´), Graham, Hermoso, Mariona y Oshoala (Aitana 65´).

GOLES – 1-0 Rolfo min. 58.

ARBITRA – Katalin Kulcsar.

AMONESTACIONES – Tarjeta amarilla para Wedemeyer, Mariona y Marta.

 

Autor: Emilio Mahugo

Fotografía: DFB-Frauenfußball 

Artículos relacionados