El Barça golea al Minsk en los octavos de la UWCL

Lluís Cortés había comparecido en la previa para avisar de la necesidad de sentenciar a base de goles el partido de ida en esta ronda de Champions. Lo basaba en dos aspectos básicos y fundamentales. Salir con la máxima intensidad desde el inicio del partido para evitar los sustos que por experiencias previas sabía que podía sufrir su equipo. Como segundo y quizás aún más importante, la idea necesaria y objetivo máximo a asumir como lo era no encajar ningún gol teniendo en cuenta el valor doble de los goles conseguidos fuera de casa y que, en caso de lograrlo, podían permitir al conjunto bielorruso creer o pensar en tener posibilidades de plantar cara a un Barcelona que sobre el papel era infinita mente superior a su rival.

De hecho, el técnico del Minsk ya había reconocido en la previa que para ellas el hacer frente al Barcelona ya era un premio y una fiesta. Con el planteamiento del partido lo convirtió en una auténtica fiesta, pero en una fiesta en la que fueron invitados de piedra, porque la línea defensiva que planteó en el primer tiempo fue una clara invitación a que el Barcelona tuviera muchas ocasiones efectivas llegadas desde segunda línea.

Los primeros treinta minutos de juego fueron una oda al fútbol por parte de las blaugranas, que salían con criterio desde atrás, que encontraban perfectamente las rápidas combinaciones y cambios de orientación gracias a un tridente mágico en el centro del campo, que percutían con profundidad y amplitud con sus rápidas jugadoras de banda y que llegaban como puñales a zona de finalización. Así fue como Oshoala, Alexia, Mariona y especialmente Aitana, bigoleadora en el día de ayer, se dieron un auténtico festín de ocasiones. Estas jugadoras
consiguieron perforar hasta en cuatro ocasiones la portería de un Minsk en el que Natalia Voskobovich fue la auténtica heroína al detener diferentes disparos de las azulgrana evitando con ello que se viera un resultado escandaloso en el electrónico.

Las blaugrana llegaban cuando y por donde querían no solo por su calidad sino también por la debilidad de un rival que no sabía como frenar a las blaugrana, ni siquiera se mostraban con un mínimo de agresividad defensiva que dificultará el gran trabajo del equipo blaugrana, que estaba disfrutando sobre el terreno de juego y hacía disfrutar de la afición que se había desplazado hasta el Johan Cruyff para disfrutar de una nueva jornada de Champions, una competición atractiva por poder ver equipos extranjeros y que se presenta muy a tiro del conjunto blaugrana, muy mejorado respecto el año pasado.

Cierto es que adelantarse en el minuto 6 de partido gracias a quien siempre comparece con su cita con el gol como la nigeriana Oshoala, quien aprovechaba perfectamente una de las múltiples incursiones de Graham por banda derecha, dando un excelente servicio atrás para la goleadora blaugrana, ayuda y mucho. Más aún si en el minuto 20 aparece una de las referentes del fútbol femenino como Marta Torrejón, quien remataba a la escuadra con la cabeza un excelente servicio nuevamente de Graham desde la esquina.

Faltaba por aparecer Aitana, una jugadora de esas que enamoran con su juego, que no solo esta desplegando junto a Alexia y Patri un excelente juego combinativo, lleno de magia e imaginación, sino que además está mostrando una eficacia goleadora que la catapulta hacia ser actualmente una de las mejores centrocampistas del mundo. Primero ya estuvo cerca del gol con un remate potente al travesaño, para acto seguido y en cuestión de cuatro minutos conseguir un doblete. Primero en un remate cruzado tras un excelente servicio de su compañera de línea, una Alexia siempre necesaria y presente en todas las acciones, y posteriormente con un remate de cabeza de esos antológicos, cayendo hacia atrás, como quien parece no llegar, para ubicar el balón lejos del alcance de la cancerbera dela Minsk que solo tocó el balón sin poder impedir que tras tocar también en el poste acabaré entrando en el portería traspasando poco a poco la línea de gol con esa misma sutileza que tiene la jugadora blaugrana en cada una de sus acciones.

Cuatro goles en una media hora de juego casi rozando la perfección, con un Minsk que solo había traspasado la línea medular para entregar el balón nuevamente a la zaga blaugrana para que iniciara como si de un entreno sin portería contraria a la que atacar.

El descanso le vino bien al Minsk y no también a las azulgranas, que salieron como acostumbran en los primeros actos, relajadas en exceso, cierto es que con un claro marcador a su favor. Las bielorrusas empezaron a pisar de forma habitual el campo rival y aunque no generaban peligro real frente a Sandra Paños, sí que daban esa sensación de inseguridad que podía derivar en alguna ocasión de gol y que podía empequeñecer de forma injusta el gran trabajo blaugrana del primer tiempo. Hay que destacar en esta fase la gran actuación de Leila, que se mostró profunda en ataque y hacia grandes repliegues para defender, permitiendo que el resto de sus compañeras siguieran percutiendo en las zonas de ataque al tener una gran seguridad defensiva detrás. Lluís Cortés había introducido un cambio con el merecido descanso para Mapi que reaparecía tras lesión, dando entrada a una de las sensaciones de la pretemporada azulgrana: Laia Codina, que se colocaba de central junto a Andrea Pereira, cumpliendo a la perfección con el cometido que le había pedido su entrenador.

El segundo tiempo fue muriendo, excesivamente marcado por la diferencia en el marcador y el Barcelona entró en una fase en que su circulación de balón era demasiado lenta como para sorprender a un entramado defensivo con una mayor intensidad que también ayudaba en esas dificultades encontradas en el segundo tiempo. Las azulgranas seguían generando ocasiones, pero ni con tanta frecuencia ni con tanta claridad como en el primer tiempo. Bajo estas circunstancias Lluís Cortés aprovechó el partido para dar minutos a Candela Andújar. El último cambio introducido en el partido, con la presencia de Jenni Hermosos volvió a dotar el ataque blaugrana de ese punch en los minutos finales, en los que logró el quinto tanto con un remate de cabeza aprovechándose del rechace del larguero a otro excelente remate de Marta Torrejón.

Rueda de prensa

Este resultado además supone para las blaugranas dar un golpe encima de la mesa en Europa, donde sus posibles rivales también acometieron goleadas en los partidos de ida de sus eliminatorias, con lo que como dijo Lluís Cortés en la rueda de prensa, «si queremos demostrar y estar a la misma altura que los equipos punteros de Europa hay que conseguir resultados abultados como estos dando un golpe encima de la mesa, y de ello hemos hablado en el descanso».

El partido de vuelta será un mero trámite, con un equipo bielorruso que en boca de su entrenador estaba en fase de aprendizaje, que estos partidos le servían para crecer y evolucionar y que tiene que ser más intenso en todas sus líneas, pero en boca de su entrenador están aprendiendo e hicieron bien todo lo que podía hacer y que solo lleva seis meses en el cargo trabajando con el equipo y por ello es necesario avanzar poco a poco.

Ficha técnica:

FC Barcelona: Sandra Paños, Mapi León (Laia Codina 46’), Leila Ouahabi, Andrea Pereira, Marta Torrejon, Patri Guijarro, Alexia Putellas, Aitana Bonmatí, Mariona Candentey, Asisat Oshoala (Jenni Hermoso 60’) y Caroline Graham (Candela Andújar 57’).

Entrenador: Lluís Cortés.

ZFK Minsk: Natalia Voskobovich, Alvine Njolle, Lyubov Shmatko, Margarita Yushko, Maria Galay, Anastasia Linnik (Valeria Belaya 86’), Anna Kozyupa, Nadege Cisse (Anastasia Popova 81’), Yuliya Duben (Anastasia Shuppo 62’), Emueje Ogbiagbevha, Tamila Khimich.

Entrenador: Volodymyr Reva.

Colegiada: Rebecca Welch (England).

Asistentes: Sina Massey y Helen Byrne (England)

4ª colegiada: Kirsty Dowie (England).

Goles: 1-0 Oshoala 6, 2-0 Marta Torrejón 20’, 3-0 Aitana Bonmatí 22’, 4-0 Aitana Bonmatí 26’, 5-0 Jenni Hermoso 85’.

Estadio Johan Cruyff.

Asistencia: 1698 espectadore

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: Jordi Vinuesa

Artículos relacionados