Editorial: Día Internacional de la Mujer 2020

Hoy, como bien saben, es el Día Internacional de la Mujer, una fecha señalada en el calendario para recordarla todo el año. El rol de la mujer ha cambiado sustancialmente con el paso de las décadas. De estar en segundo plano en la sociedad a tener cada día mayor protagonismo, aunque aún en muchos ámbitos no goza de la misma igualdad que los hombres.

Pero, ¿cuál es la solución para lograr una igualdad real y efectiva? Verdaderamente es algo tan sencillo como elemental, tratar a la mujer y al hombre como personas sin distinción de sexos, como personas. Es evidente que los puestos de decisión y poder están ocupados casi en su totalidad por hombres y que muchos no ven a la mujer con capacidad para desempeñar una labor de gran responsabilidad, con lo cual esta queda relegada a un segundo plano. Hay quien piensa que para evitar esto lo ideal es imponer o realizar una paridad en la empresa, organismo o institución correspondiente. Craso error. Como decíamos unas líneas más arriba, hombres y mujeres han de ser tratados como personas y los méritos de cada cual han de determinar quién debe ocupar un puesto superior y quién uno inferior. Ni feminismo ni machismo lo que debe primar es el humanismo, pero es evidente que mientras subsista la cerrazón actual, el machismo social de muchos y mientras la mujer esté estereotipada como el sexo débil, el feminismo será considerado, de manera errónea, como la única solución para acabar con la injusta desigualdad existente en la actualidad y se verá como el contrapeso que equilibre la balanza del estatus social. Pero ahora es necesario para alzar la voz contra las injusticias que, por desgracia, sufren aún las mujeres y días como este, por su simbolismo, nos recuerdan que este asunto ha de ser solucionado cuanto antes.

En el plano deportivo, pese a los constantes éxitos por ellas cosechados, compiten con peores condiciones que la obligan a realizar un doble esfuerzo para gozar del mismo reconocimiento. Nosotros nos vamos a ceñir en el ámbito futbolístico. Huelga decir (vaya con la palabra) que durante meses hemos vivido un claro ejemplo de lo que comentamos con las tan numerosas como infructuosas negociaciones para lograr firmar un Convenio Colectivo para el fútbol femenino. Sí, finalmente se rubricó en un texto de mínimos que da a las mujeres que practican este bello deporte unas condiciones más dignas, aunque a años luz de lo deseado y ni de lejos paritario con sus colegas masculinos. Cierto es que en algunos países o equipos (contados con los dedos de las manos) la igualdad es una realidad, pero en la inmensa mayoría, como es el caso de España, todavía hay que trabajar mucho para avanzar en este tema.

ciberprotector

Todos tenemos una responsabilidad para evitar agravios y desigualdades por sexo. Las instituciones, sobre todo. La educación es capital porque una persona ilustrada considera igual a una mujer que a un hombre. Los medios de comunicación desempeñamos también un papel muy importante para visibilizar a las mujeres. Todo el equipo de Reinas del balón seguirá trabajando por la igualdad real y efectiva.

 

Autor: Luis Fernando Ramos

Fotomontaje: Lorena Peña

Artículos relacionados