Choque de altos vuelos

Partido de altos vuelos en la tercera confrontación entre ambos combinados nacionales en los últimos dieciocho meses. Desde aquel enfrentamiento en Alicante, en plena preparación de ambos combinados nacionales para el Mundial del pasado verano en Francia, pasando por la propia confrontación en las eliminatorias del torneo mundial donde las americanas hasta el momento siempre habían salido vencedoras, aunque cada vez con más dificultades por parte del laureado combinado americano.

Las americanas, fieles a su estilo de juego y a la identidad que desde hace años pasean allí por donde van, salieron de inicio a por el partido, con un potencial físico de transiciones y una presión alta que normalmente amedrenta a sus rivales, pero que en el caso de España cada vez parecen haberles tomado mejor la medida. Y es que el conjunto de Jorge Vilda cada vez tiene más madurez sobre el verde, además de una mayor identidad y ADN en su juego, a la vez que es capaz de amoldarse al rival que tiene delante.

Las primeras en avisar fueron precisamente las americanas con un par de remates, casi a bocajarro, bien solventados por una solvente y segura Sandra Paños, especialmente en un disparo tras recorte de Rapinoe. No obstante, las pupilas de Vilda también enseñaron los dientes y antes de la media hora de juego dispusieron de la ocasión más clara de gol en un remate de cabeza desde el área pequeña de Jenni que, estando superada Naeher, se encontró con el poste. Este palo permitió la transición en ataque de las americanas que tras una excelente conducción de Ertz podía haber acabado en disgusto si no se le hubiera ido demasiado largo el balón a Lloyd dentro del área.

Justo después de la media hora de juego y tras unos minutos de transiciones rápidas —y hasta un cierto juego desordenado de ambos equipos— llegaría una recuperación en medio campo de las americanas que acabó con un nuevo disparo de Rapinoe y otra gran intervención de Paños, que envió el esférico a la esquina. En este córner no llegaría por poco Lavelle, en el segundo palo, en una nueva acción de peligro.

Hasta que la colegiada señaló el túnel de vestuarios llegarían los minutos de mayor control del balón por parte del combinado español, con una Alexia inconmensurable en el centro del campo que dispuso de un par de ocasiones, una de ellas en remate a cabeza que fue atajado por Naeher sin mayores problemas.

En el segundo tiempo, como sucedió al inicio del encuentro, las americanas saltaron al verde a solventar el encuentro en los primeros compases de este segundo acto. Vimos diferentes aproximaciones a los aledaños del marco de una Sandra Paños que se mostraba infranqueable, como en un excelente disparo de Mewis desde la frontal a la que respondía nuevamente de forma acertada la cancerbera alicantina.

Después de aguantar el vendaval americano volvió el dominio del encuentro por parte del combinado de Vilda, aunque sin que en los minutos iniciales se mostrara peligrosa en una zona de finalización donde llegaba pero sin tener la ideas claras de cómo atacar la defensa en estático de las americanas, a quienes realmente ponían en apuros cuando las obligaban a rápidas transiciones ataque-defensa. A pesar de la falta de acierto seguirían siendo Jenni, y especialmente las llegadas de segunda línea de Alexia, las que generarían mayor peligro ante la portería de una Naeher muy segura por arriba y en todas sus intervenciones.

Los minutos fueron cayendo con el balón en un tímido dominio del combinado español y unas americanas que intentaban transitar tan rápido que el paso de los minutos dejaba entrever la inactividad competitiva de estos últimos meses de sus jugadoras, que solo compiten en la liga de su país. Los cambios fueron cayendo en ambos combinados ante la necesidad de buscar piernas frescas para seguir con ese ritmo frenético que imponían las americanas con una presión arriba y unas salidas fulgurantes. Por su parte las pupilas de Vilda seguían con el dominio, pero con la misma falta de pegada que cada partido frente a las americanas vienen atesorando, una vez  tomada la medida al resto de aspectos del juego.

Y precisamente en la pegada fue donde finalmente se decidió el partido. Una falta lateral permitiría que Ertz, muy activa en todo el partido, se colara entre Jenni y Virginia para cabecear al fondo de las mallas a pesar del esfuerzo de Sandra Paños, que llegó a rozar el balón aunque no con la fuerza suficiente para despejar el esférico. Quedaban tres minutos y quedaba esa sensación de un marcador injusto por lo visto en Nueva Jersey, donde ningún combinado había sido muy superior al otro, pero donde el mayor acierto del combinado de Andonovski le permitió llevarse el tercer partido en tres encuentros entre ambos combinados nacionales.

Habrá que esperar al miércoles para ver cuán positivo habrá sido este resultado para el combinado español en su próximo enfrentamiento en este torneo internacional, midiéndose al combinado inglés dirigido por Neville.

ALINEACIONES

Estados Unidos: Alyssa Naeher, Emily Sonnet, Abby Dahlkemper, Becky Sauerbrunn, Crystal Dunn, Samantha Mewis (Lindsay Horan 70’), Julie Ertz, Rose Lavelle, Lynn Williams (Jessica McDonald 89’), Carli Lloyd (Tobin Heath 67’) y Megan Rapinoe (Christen Press 67’).
Seleccionador: Vlatko Andonovski.

España: Sandra Paños, Mapi León, Irene Paredes, Marta Corredera, Ona Batlle, Virginia Torrecillas, Alexia Putellas, Patri Guijarro (Mariona Caldentey 61’), Jenni Hermoso, Marta Cardona (Sheila Garcìa 76’) y Lucía García (Alba Redondo 86’).
Entrenador: Jorge Vilda.

Goles: Julie Ertz 87’.

Colegiada: Katia García (Federación Mexicana).
Estadio: Red Bull Arena de Nueva Jersey.

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía: RFEF 

Artículos relacionados