Cara y cruz en los desplazamientos

Semana de doble carga competitiva para las pupilas de Salvador Jaspe. Después de un provechoso aunque trabajado stage en Viella, y tras dar inicio a los partidos de pretemporada con una victoria en tierras leridanas, las blanquiazules afrontaban una semana con un partido el miércoles en el campo del Campeón del grupo III de Segunda División y por tanto nuevo equipo de la recién creada Liga Reto Iberdrola, para acto seguido desplazarse hasta Italia para afrontar el domingo 18 un test aún más serio frente al Inter de Milán lo que suponía, además, tener que desplazarse un par de días en el mini stage previsto en tierras italianas. Una prueba de fuego de cara a eventuales semanas en las que el equipo puede tener que afrontar partido de fin de semana y otro durante la semana y, de esta forma, con la carga en las piernas es otra manera de preparar y estimular al cuerpo frente a esta posible situación a lo largo de la temporada.

Como decíamos el primero de los encuentros se disputó en tierras aragonesas, el miércoles 14 a las 6 de la tarde frente a un equipo que había mostrado su gran solidez como bloque que le había otorgado el campeonato liguero. Las blanquiazules afrontaban el reto como un paso más en ese largo camino de preparación, conscientes que deberían de estar muy concentradas en el juego defensivo para no dejarse sorprender y ser el máximo de efectiva frente al marco rival.

Como era de esperar, y como casi siempre sucede en este tipo de encuentros, las aragonesas querían demostrar que podían estar a la altura de un equipo que milita en Iberdrola, y que esa división es a la que aspiran después que fueren apeadas de la misma hace un par de temporadas. Por ello dio la sensación de empezar más sólido el equipo local, con un despliegue físico encomiable para intentar contrarrestar la teórica superioridad de las jugadoras de Jaspe.

El once inicial de Salvador Jaspe estuvo compuesto por Mimi, Elba, Inés, Paola y Brenda en la línea defensiva, con un centro del campo ocupado por Torroda y Ayaka ayudadas en las bandas por Paloma e Irene, mientras que como jugadoras referencia en ataque saltaron inicialmente Paula Moreno y Julve.

Como decíamos, las jugadoras del conjunto perico tuvieron que afrontar unos primeros minutos de tú a tú frente a unas jugadoras aragonesas que presionaban bien la salida de balón de sus oponentes buscando robar lo antes posible para generar peligro, al mismo tiempo que para evitar que su rival pudiere llegar en condiciones a su portería.

No obstante, el Espanyol, que como ya hemos indicado se mostró muy sólido y serio desde que Jaspe tomó las riendas la temporada pasada, es un equipo que sabe muy bien lo que tiene que hacer y las nuevas incorporaciones de esta temporada además se prestan a mejorar el juego y la seriedad de la temporada anterior. Conscientes de ello, esperaron su momento, aguantaron las acometidas iniciales del Zaragoza hasta que pudieron deshacerse de esa presión, y merced a una excelente jugada individual de una Anna Torroda que crece a pasos agigantados, consiguieron adelantarse en el electrónico pasado los veinte minutos de juego gracias a un gran conducción de la centrocampista que después de pisar área disparo lejos del alcance de la cancerbera local.

A raíz del gol visitante se empezó a ver un partido más vistoso en lo que a ocasiones de gol se refiere. Las locales reaccionaron de inmediato, más aún cuando se habían visto cerca de poder superar a su rival, y en tres acciones de ataque pudieron conseguir algo más para su saco, si bien las grandes intervenciones de Mimi impidieron que en el electrónico se viera reflejado parte del trabajo realizado. Por su parte las blanquiazules tuvieron también sus oportunidades frente al marco Zaragozista, si bien tampoco pudieron ver su premio reflejado en el marcador, con lo que se han al descanso con la ventaja mínima.

El segundo tiempo sería aprovechado por ambos entrenadores para empezar con el carrusel de cambios, para dar descanso a unas y carga de minutos y oportunidades a otras, eso sí sin perder nada de intensidad el partido. La pretemporada es para demostrar que se puede contar con cualquiera cuando haga falta y todas las jugadoras se entregan al máximo, tanto las recién llegadas como aquellas que no quieren perder su sitio.

La tónica vista en el primer tiempo sería la que nos seguirían ofreciendo ambos conjuntos en este segundo tiempo, con un Espanyol que conseguía superar el gran trabajo defensivo de la locales, con diferentes oportunidades de gol en las botas de Eli y Yiyi, y, un equipo local que también podía disfrutar de oportunidades para llevar las tablas al marcador. Con esa situación se llegaría al tramo final del partido en el que quizás el mayor oficio perico llevaría a las de Jaspe, a través de una de las incorporaciones de este año, la punta Yiyi, a conseguir el gol de la tranquilidad, aprovechando un gran centro desde la línea de fondo de Baudet, quien previamente había recibido de Xenia, en una buena jugada colectiva.

Con la victoria bajo el brazo, a las pupilas de Jaspe les quedaba el desplazamiento del fin de semana a tierras italianas para afrontar este mini stage que tendría su punto culminante con el amistoso que el domingo 18 por la mañana disputarían frente al ASD Femminile Inter Milano.

El técnico espanyolista afrontaría este encuentro con un once en el que prácticamente lo único que mantenía firme respecto del partido disputado entre semana en tierras aragonesas sería la portería y la línea defensiva. Así saltarían al campo Mimi, Elba, Inés, Paloma y Brenda en línea defensiva, un centro del campo formado por Torrodà (que también repetía titularidad) y Letti acompañadas en bandas por Yiyi yBaudet, y una punta de ataque donde se mantenía Paula Moreno ayudada por Eli.

El partido nos ofrecería dos partes bien diferenciadas. En la primera veríamos a un conjunto italiano muy enchufado que salía a morder en cada acción y que no quería dejar espacios a su equipo rival conscientes de la capacidad de las visitantes, que se mostraron dubitativas y contrariamente lo mostrado hasta el momento, perdieron durante unos minutos esa capacidad defensiva que atesoran, y vieron y vivieron en su piel que cuando no estas totalmente concentrada y el equipo contrario ejerce un gran presión y es mucho más efectivo puedes perder el encuentro en esos compases iniciales y tener que remar y mucho para revertir la situación. Precisamente esta es la situación que les tocó vivir a las blanquiazules en tierras italianas donde en un primer tiempo fulgurante y lleno de efectividad las delanteras italianas se dieron un festín de goles, que se inició muy pronto cuando en el minuto ocho y a la salida de un córner Stefania conseguiría adelantar a su equipo en el electrónico. Ello su fue el preludio de lo que iba a suceder en este primer acto. Y es que antes de llegar al descanso el electrónico acabaría reflejando un claro, aunque ciertamente engañoso tres a cero a favor de las locales, al aprovechar éstas las ocasiones generadas a la contra, y gracias a las dianas de sus otra dos delanteras Marinelli y Van Krekhoven.

El descanso era necesario para el equipo de Jaspe, que necesitaba no solo respirar, sino sobretodo recomponerse para intentar competir en el partido y cuanto menos sacar algunas conclusiones positivas de un partido más en el camino de la preparación. Las jugadoras de refresco parecieron sentar mejor en el equipo blanquiazul que no en el italiano, quizás como muestra de la mayor capacidad y calidad de la plantilla confeccionada este año desde la secretaría técnica. Así, en este segundo tiempo, se vio quizás una versión más parecida a la que su entrenador pretende de sus jugadoras para afrontar la Liga. Un Espanyol más agresivo, un Espanyol más protagonista, un Espanyol más acertado de cara al gol, y que ello se da si generas ocasiones de calidad frente al marco rival que te permitan afrontar esos metros finales con mayor posibilidad de finalizar en gol. Y el gol, el primero de ellos, llegó gracias a un centro medido de Torrodà que la japonesa Ayaka aprovechó para rematar de forma certera de cabeza al fondo de las mallas de Chiara, la cancerbera italiana. El gol acabó de animar a las blanquiazules quienes en una jugada combinativa entre Julve y Ayaka, servirían un balón a Yiyi para que ésta de un gran zapatazo desde fuera del área, convirtiera su segundo gol, convirtiéndose de momento en la pichichi de la pretemporada.

De ahí hasta el final las jugadoras de Jaspe siguieron intentando igualar la contienda, pero quizás habían esperado demasiado para entrar al máximo de sus posibilidades al encuentro que se les acabó haciendo corto al no conseguir el gol que igualará el electrónico y que impidiera la primera derrota d la pretemporada.

El siguiente alto en el camino de la preparación de las jugadoras de Jaspe es la disputa este jueves de la semifinal de la acopa Catalunya en Palamós este jueves 22 de agosto a las 6 de la tarde frente al equipo leridano del AEM, equipo de la Liga Reto Iberdrola, justo por debajo de la Liga que disputan las blanquiazules.

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía:

Inter

 

Artículos relacionados