20 años de la inspiración estadounidense del 99

Caluroso 11 de junio de 1999. Un emblemático Rose Bowl de Pasadena en California, albergando el actual récord de asistencia a un evento deportivo femenino con 90.185 espectadores, sería testigo de uno de los momentos más icónicos de la historia del fútbol femenino hasta la fecha.

Tal día como hoy se cumplen veinte años, veinte años de aquella final de la tercera edición de la Copa Mundial Femenina, en la que por primera vez clasificarían 16 equipos debido al éxito del formato y se arbitraría con un equipo formado íntegramente por mujeres. Estados Unidos sería sede del evento para lo que fue su segundo entorchado mundial (primera vez que se recibió el trofeo) y llegaría a una final contra China en la que todo se resolvería en los penaltis debido a la ausencia de goles agotado el 120.

Tal vez muchos aún no hayan caído en dicho momento, pero seguro que si ven la imagen de Brandi Chastain arrodillada en el césped en sujetador deportivo con los puños en alto sabrán de lo que hablo.

La defensa norteamericana tiraría el quinto penalti decisivo con su pierna débil a consejo del entrenador y marcaría, en lo que sin duda se convertiría, gracias en parte a Lacy Atkins (ya que pocos fotógrafos capturaron el momento) en una imagen que dio la vuelta al mundo cambiando la percepción social que se tenía sobre la mujer deportista hasta la fecha. Fue la imagen del cambio y de una edición que daría paso a un nuevo milenio para el crecimiento de la disciplina, como bien anunciaba la misma FIFA, señalando ésta como un auténtico hito de la historia del deporte. Un gol eufórico que el entrenador de Brandi calificó como ¨Un momento de culmen para la mujer, un momento de liberación¨.

Por primera vez el torneo se disputó en estadios grandes, se superaron los 660.000 espectadores y los medios enviaron un total de 2500 representantes para retransmitir cada partido. Unos 40 millones de espectadores en el país anfitrión vieron cómo se alzaban con su segundo título.  El mismo Bill Clinton, que presenció dicho encuentro, tuvo palabras para este evento anunciando que ¨Todo el país está absorto en este espectáculo. Esta Copa Mundial ha sido un éxito mucho mayor del que la gente se habría imaginado, su impacto se dejará sentir durante mucho tiempo no solo en Estados Unidos, sino también en el mundo entero¨.

La protagonista de una de las mejores fotos deportivas de la historia según varios medios, aseguró en su retirada, en 2004, que en aquel momento de locura no pensaba en nada, sólo en que ese era el momento más importante de toda su carrera. Dicho momento ya posee una estatua en el estadio que albergó la inspiración que marcó a toda una generación posterior como declaran varias futbolistas, entre ellas Carli Lloyd, gran responsable de las dos últimas estrellas consecutivas de Estados Unidos, y Vero Boquete, nuestra futbolista más internacional.

¨No puedes prepararte para el ataque mediático que te sucederá, pero abrázalo. No escuches los comentarios sexistas sobre quitarte la camiseta. Cuando haces una entrevista tras otra, donde todos preguntan por qué, sé tú mismo. Me pertenece. Esa imagen se convertirá en una de las más emblemáticas de toda la historia del deporte. Se mantendrá por la gloria. Durante tanto tiempo, las futbolistas femeninas vivieron en un mundo anónimo con el deseo desesperado de que el deporte se generalice. Las mujeres querían que las jóvenes tuvieran algo a lo que aspirar, a verlo. Así que haz cada entrevista que tengas que hacer. Conduce la conversación. Dale una voz al fútbol. Ya le has dado una imagen¨. Brandi Chastain, The Players Tribune.

 

Autora: Noelia García

Fotografía: Lacy Atkins

 

Artículos relacionados