Juego sin premio

Duelo en todo lo alto en Valenciennes para dirimir el liderato del grupo entre el combinado nacional español y la Maanchaft alemana. Ambos combinados sumaron los tres puntos en la primera jornada y con ello aumentaron sustancialmente sus posibilidades de pasar la primera fase. En este partido además podía resolverse, con la victoria de cualquiera de los dos combinados el evitar el peligroso cruce de octavos con la todopoderosa armada estadounidense, que horas antes había asustado a propios y extraños con una inusual goleada muy poco acorde con lo que deberían de ser los resultados de los partidos en un Mundial de fútbol. Cierto es que fue un partido pasado por agua, y es que sólo escuchar el silbato inicial de la colegiada empezó el diluvio sobre Valenciennes, circunstancia que favorecía poder ver un juego rápido y vistoso.

Jorge Vilda introdujo algunas modificaciones no sólo en su once, sino principalmente en su idea de juego. Saltó al terreno de juego La Roja con un doble pivote formado por Silvia Meseguer y Virginia Torrecilla con la clara idea de tener más control en el medio del campo con un doble objetivo, corregir errores vistos en el primer partido, y especialmente controlar las transiciones de las alemanas. El fútbol alemán en todas sus versiones es un fútbol muy basado en las rápidas transiciones, sin ser un fútbol directo a la vieja usanza sí que fundamenta su trabajo en una gran presión defensiva que les permite salir como cohetes a zonas de ataque en muy pocos pases, y en ello fundamentan gran parte de su juego.

Al mencionado cambio se añadía la inclusión de Nahikari en la punta de ataque para dotar de más agresividad y velocidad en la zona de ataque española, inclusión que estuvo a punto de dar sus frutos a los veinte segundos de iniciarse el encuentro, pues casi llega a un balón perdido cerca de la frontal al que tuvo que salir para despejar con el pie la cancerbera alemana para evitar males mayores.

Por su parte, España interpretó perfectamente el partido desde el inicio, presionando la zona de creación alemana y con una mayor posesión del balón a lo largo de todo el partido y con algunas llegadas claras de peligro. Jenny Hermoso en una posición quizás más a su medida, con la movilidad y calidad que atesora y que le permite ser la jugadora que filtre el último pase, bien escudada en este encuentro por una inspirada y mejorada Virginia Torrecilla, y una tenaz Silvia Meseguer que recuperaba la titularidad, encontraron a Nahikari en diferentes ocasiones, una de ellas muy claras en un mano a mano en el minuto 14 que no acertó entre los tres palos. Posteriormente, sería Meseguer quien no acertaría a encontrar el camino de las mallas alemanas.

La Maanschaft seguía a lo suyo consciente de que se sentía más cómoda entregando el balón en la mayor parte del encuentro y buscando esas transiciones rápidas que le permitieran generar peligro. Precisamente, al filo del descanso, obtuvieron demasiado premio para lo mostrado hasta el momento, y en una de esas acciones eléctricas sería Daebritz quien aprovecharía el rechace de Sandra Paños para anticiparse a la acción de Marta Torrejón y alojar el esférico dentro del marco español. El conjunto de Jorge Vilda había estado mejor sobre el verde, usando sus armas, pero las alemanas habían hecho uso d las suyas y siempre logran sacar más de lo que a veces su juego refleja en el verde. Habían estado percutiendo constantemente por el flanco derecho español donde a pesar de las ayudas defensivas que realizaba todo el equipo, se habían visto superadas en más de una ocasión por las atacantes alemanas.

Todo quedaba abierto para el segundo tiempo al que entraron mejor las alemanas de inicio que dispusieron de un remate de cabeza de Popp para haberse alejado en el marcador. Pero España volvió a recuperar el control del balón y volvió a llegar una ocasión clara para España nuevamente en la botas de Nahikari pero nuevamente no estuvo lo suficientemente acertada cara al gol como para lograr la igualada. España seguía perdonando, y ante este circunstancia, al cuarto de hora del segundo tiempo Jorge Vilda volvía a recurrir a Lucía García, quien había sido un gran revulsivo en el encuentro frente a Sudáfrica. No obstante, las alemanas, al igual que sucediera contra China, fueron de menos a más y poco a poco sin ganar la posesión del balón sí que es cierto que iban imponiendo su forma de jugar, controlaban mucho más el juego desplegado por España y al final conseguirían no sólo los puntos, sino disparar en mayor número de ocasiones a portería. En este segundo tiempo, España, consciente que un punto les podía permitir dar el paso casi definitivo para poder acceder a los octavos, siguió percutiendo sobre el marco alemán, si bien con más corazón que cabeza y en los minutos finales incluso con cierta precipitación, circunstancia normal atendiendo al premio que se podía conseguir frente al poco margen de corregir errores que quedaba antes del silbato final.

Primero derrota frente a una de las siempre favoritas y dentro de la lectura del encuentro destacar lo positivo, una mejoría en el juego de España que está perfectamente capacitada para acceder por primera vez en su historia a los octavos de final, si bien todo parece que quedará para la última jornada frente a China, a la espera de lo que hagan las asiáticas en el partido de esta segunda jornada frente a Sudáfrica. Al final del partido tanto a Vilda como las jugadoras reconocían que “hay que estar orgullosas del trabajo hecho, demostrando que podemos competir contra cualquiera y hemos sido superiores a ellas”, destacando como elemento fundamental de la derrota el no haber acertado cara a portería.

 

Alineaciones

 

Alemania: Almuth Schult, Katherine Hendrich (Klara Buehl 46’), Marina Hegering, Giulia Gwinn, Sara Doorsoun, Lena Goessling (Melanie Leupolz 80’), Sara Daebritz, Lena Oberdorf (Lina Magull 64’), Svenja Huth, Alexandra Popp y Verena Schweers.

 

España: Sandra Paños, Marta Corredera, Mapi Leon, Marta Torrejón, Irene Paredes, Silvia Meseguer (Patri Guijarro 66’), Jenny Hermoso, Virginia Torrecilla, Alexia Putellas (Aitana Bonmatí 77’), Mariona Caldenteny (Lucia Garcia 59’) y Nahikari García.

 

Goles: 1-0 Daebritz 42’.

 

Colegiada: Kateryna Monzul (Ucrania)

Asistentes: Maryna Striletska y Oleksandra Ardasheva (Ucrania).

Cuarta Colegiada: Sandra Braz (Portugal).

Árbitros asistentes de vídeo: Danny Makelie (Nederland), Michelle O’Neill (Irlanda), Pawel Gil (Polonia).

Árbitro asistente de reserva: Mihaela Tepusa (Romania).

 

Stade du HainautValenciennes

Asistencia: 20761 espectadores

 

Autor: Enric Solé Altarriba

Fotografía:

RFEF

 

Artículos relacionados